Juan Llach: «Si pensaban quedarse tendrían que haber hecho las cosas distintas»

stamos armando ninguna bomba porque estamos pensando en quedarnos» dijo el miércoles el ministro de Economía Axel Kicillof respecto de las críticas que le realizan al modelo económico ciertos sectores de la oposición.
Kicillof indicó que estos sectores políticos buscan «justificar lo que piensan hacer, que es el ajuste violento, el tarifazo, el sobreendeudamiento«, o bien impulsar una «devaluación» en caso de imponerse en las urnas.
Respecto de estas pretensiones de que el oficialismo permanezca en el poder después de los comicios de octubre, el economista Juan Llach consideró que «si es que realmente pensaban quedarse, tendrían que haber hecho las cosas distintas, porque ciertamente el próximo gobierno, sea cual fuere, va a tener desafíos muy grandes producto de graves errores de política económica que se han cometido sobre todo desde el año 2011.»
Esas políticas, según el analista, «hacen que el desempeño 2011-2015 de la Argentina sea, entre 150 países emergentes, el que está en el rango 140 en materia del crecimiento del Producto Bruto Interno y en materia de inflación. Hay solamente un país al que le ha ido peor, que es Venezuela.»
Luego, al ser consultado por las promesas que los titulares del PRO y el Frente Renovador -Mauricio Macri y Sergio Massa- realizaron acerca de una rápida eliminación del cepo cambiario en caso de llegar al Gobierno, Llach respondió: «La cuestión del cepo es compleja ciertamente, y en general yo creo que el próximo gobierno va a tener una tarea, que es técnicamente posible, yo veo algunas dificultades políticas».
«Va a requerir algo a lo que la Argentina no está muy acostumbrada por tantos años de política autocrática: va a requerir acuerdos«, añadió, pero consideró que «es técnicamente factible levantar en cepo en poco tiempo«.
Insistió en que «más allá de si es ‘bomba’ o no», los «desafíos que deja este Gobierno son enormes», y mencionó el déficit fiscal, la caída «brutal» de las exportaciones, la situación de las economías regionales y la de las Pyme industriales, el empleo, entre otros problemas. «Da igual si se llama o no bomba. La realidad de los números duros es sumamente compleja», afirmó. 
Sin embargo, en ese marco, Llach admitió que «es razonable suponer que la economía argentina en el 2016 puede crecer tranquilamente 5 o 6 por ciento
«Más allá de que sea bomba o no sea bomba, realmente si ellos querían quedarse, se equivocaron de política económica«, continuó el economista.
Por eso, advirtió Llach acerca del candidato oficialista mejor posicionado en las encuestas, «Scioli si ve alguna perspectiva de ganar las elecciones debe estar bastante preocupado, porque van a tener por delante una tarea difícil».
«Pero como va a haber mucha oportunidad de inversión en la Argentina, no va a tener que ser una política de ajuste. Tiene que ser una política de crecimiento y desarrollo donde claramente hay que corregir problemas, pero sobre la base de un gran impulso a la inversión privada y a la recuperación de la confianza de la gente para consumir», sentenció.
Fuente: Iprofesional
compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *