Sumarían otros $ 6 mil millones los subsidios para las eléctricas

Los mayores subsidios del Estado Nacional a las distribuidoras eléctricas (Edesur y Edenor) podrían representar alrededor de $ 6.000 millones, según cálculos preliminares de especialistas en el sector.Tal como informó Clarín el lunes, el Poder Ejecutivo informó que aplicará un “aumento transitorio” en el dinero que reciben las distribuidoras eléctricas por su servicio. La modificación supone Edenor y Edesur obtendrán hasta dos o tres veces más que sus ingresos de 2014.
La resolución de la secretaría de Energía –a cargo de Mariana Matranga– establece que el Poder Ejecutivo le pagará a las distribuidoras un valor superior al que las empresas le cobran a los usuarios.Por ejemplo, el cargo fijo que las distribuidoras le facturan a los usuarios de menor poder adquisitivo es de $ 16. A través de la implementación de un “cuadro teórico” decidido por la secretaría de Energía, ahora las empresas percibirán $ 34 por ese concepto. El Estado se hará cargo de ese 110% de diferencia entre lo que pagan los clientes y lo que irá a las compañías.
Aunque el Gobierno no explicó la resolución, los especialistas en regulaciones estiman que los mayores subsidios serán directos para las empresas, sin pasar por las facturas que van a los hogares.Un cliente de Edenor que recibe subsidios, de bajo consumo, está pagando $ 0,042 por kilovatio. El “cuadro teórico” estatal reconoce a Edenor $ 0,16 por kilovatio por ese cliente, es decir un 280% más. El Gobierno se hará cargo de la diferencia.
El Gobierno justificó este incremento, argumentando que el dinero servirá para que las eléctricas puedan cumplir con sus deudas con Cammessa –la administradora mayorista del sistema eléctrico, controlada por el Estado– y abonar los “mutuos” (préstamos) que el Poder Ejecutivo les hizo para pagar obras, gastos corrientes y hasta sueldos.
El nuevo esquema les mejorará las cuentas de las empresas. Los especialistas suponen que, además de darles plata para pagarle al Gobierno, también les quedará adicional para recomponer sus arcas.El “cuadro teórico” del Poder Ejecutivo con las empresas no representa nueva “tarifa”, una distinción importante porque el término “tarifa” tiene otras implicancias legales. Las boletas que llegarán a los hogares, comercios e industrias se mantendrán sin cambios, con los valores vigentes desde 2008. Los ingresos de las empresas escalarán entre $ 5.000 millones y $ 6.000 millones, según estimaciones que los especialistas todavía no quieren hacer públicas.
La decisión no tendría impacto en el bolsillo de los consumidores en forma directa, según dicen especialistas. Pero los millones que costará la jugada saldrán del erario público.
El Estado validó un incremento menor a las empresas por los clientes cuyas facturas no están subsidiadas. Los clientes de esos hogares pagan $ 0,36/$0,37 por kilovatio. El Gobierno le pagará un 34% más, lo que da $ 0,49 por kilovatio.
Fuente: Clarín
compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *