El gremio del transporte confirma el paro nacional contra el Impuesto a las Ganancias

Los sindicatos del transporte confirmarán este miércoles la realización del paro nacional de la actividad previsto para el martes que viene en contra del Impuesto a las Ganancias, lo que habilitará la inmediata adhesión de las centrales obreras opositoras.

Con menos margen de tiempo para una negociación de parte del Gobierno, el gremialismo contrario a la Casa Rosada prepara una medida de fuerza contundente para despedir a las actuales autoridades y, sobre todo, enviar una señal a los presidenciables.

Los convocantes originales de la medida de fuerza se reunirán por la tarde en la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), en Bartolomé Mitre al 1900, y a las 19 darán a conocer la ratificación de la protesta. Son 22 gremios del transporte terrestre, ferroviario, fluvial y aéreo que están en condiciones de garantizar una huelga casi total.

Como espejo de esa decisión, la CGT opositora de Hugo Moyano tiene pautada para este mediodía una reunión de su Consejo Directivo para comunicar su adhesión. Sus principales dirigentes dan por hecho esa postura, aunque se mantiene la desconfianza sobre todo hacia el líder del gremio de los colectiveros (UTA), Roberto Fernández, que en otras ocasiones desairó a sus colegas al levantar protestas a instancias de negociaciones reservadas con el Ejecutivo.

Sin embargo, este miércoles Fernández confirmó que la UTA acompañará la medida, aunque continúa en diálogo con el gobierno nacional. «No estamos enfrentados con el Gobierno, los trabajadores queremos que termine su mandato como corresponde, para eso la hemos votado a la Presidenta, pero si no hay diálogo esto termina mal», dijo por Radio Mitre.

«Hemos tenido una conversación con el ministro de Trabajo pero todo lo hablado queda a la merced de la señora Presidenta que tiene que tomar las determinaciones. Entiendo que no le vamos a apurar los tiempos, pero cada día que pasa para los trabajadores se hace más imposible. Los cortes son mayores, ya hay muchas suspensiones y cierran cada vez más comercios», añadió.

Los funcionarios designados por Cristina de Kirchner para negociar con el sector, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, planean nuevos encuentros previos al paro. El principal argumento para disuadir a los gremialistas es la distribución de subsidios imprescindible para el pago de salarios, sobre todo en el transporte de micros de larga distancia y en el área ferroviaria.

Mientras la CTA del estatal Pablo Micheli tiene resuelto desde hace semanas sumarse a la protesta, incluso con su propia agenda de reclamos, que excede la lista de los gremialistas del transporte, la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo, es la más celosa de la postura final de los organizadores. Sin embargo, sus dirigentes también prevén adherir en caso de concretarse el paro. Otro gremio afectado por Ganancias y que a pesar de no integrar ninguna central opositora hará huelga ese día es la Asociación Bancaria.

Entre los sindicatos de la CGT oficialista, a excepción de la UTA y los maquinistas de La Fraternidad, no hubo otras adhesiones. Sin embargo, también en ese espacio se espera una definición del Gobierno sobre Ganancias para adecuar el planteo en la actual ronda de paritarias.

Bancarios adhieren
El primer gremio que confirmó su adhesión fue la Asociación Bancaria. Su secretario general, Sergio Palazzo, anunció que los trabajadores de las entidades financieras se plegarán a la medida de fuerza.

En línea con el reclamo, Palazzo señaló que el sindicato de bancarios «en las negociaciones colectivas pidió que el sector empresario acompañe la pérdida que tiene el trabajador (por la contribución de Ganancias), implementando algún sistema de devolución» del monto tributado.

«Hay que ser claro, el único responsable de la pérdida de poder adquisitivo a manos de ese impuesto es el Estado, y el Gobierno es quien administra el Estado nacional», dijo el sindicalista en declaraciones radiales reproducidas por NA.

El secretario general del gremio bancario indicó que su sector podría ir a un nuevo paro «ante la desidia que tienen en resolver el problema».

Palazzo aseguró que desde el ámbito gubernamental «suponen que porque afecta al 10% de la población trabajadora, quienes reclaman somos poco menos que la burguesa salarial» y recordó que los sueldos de 20 mil pesos tributan «hasta $3.000 en Ganancias».

«En el sector bancario, en forma directa, entre el 50% y el 66% de la masa trabajadora, dependiendo de cada institución bancaria, lo tributa; y en la banca pública es más grande el porcentaje, aunque en los bancos Provincia (de Buenos Aires) y Ciudad les devuelven a sus trabajadores el porcentaje que se les retiene por Ganancias», manifestó.

Finalmente, el gremialista recordó que la Asociación Bancaria tiene «una posición clara respecto a Ganancias, ya que en el 2014, el sindicato realizó diez paros nacionales, de los cuales seis fueron por Ganancias».

El Gobierno busca desactivar la medida
Antes de ingresar a la Casa Rosada, el jefe de Gabinete aseguró este miércoles por la mañana que buscará «de todas las maneras posibles encontrar una alternativa» para lograr desactivar el paro.

«Nunca me quedé de brazos cruzados y siempre traté de explicar todo lo que fuera posible con el propósito de encontrar una alternativa entre todos y evitar el paro», apuntó el funcionario en diálogo con los medios.

Fernández, que participó de las fallidas negociaciones con los gremios en la Casa de Gobierno, agregó: «Intentaré de todas las maneras posibles encontrar una alternativa para impedir que lleguemos al paro».

Fuente: iprofesional
compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *