Uncategorized

Tres cámaras y el gremio bancario reclaman un billete mayor al de $100

En una decisión inédita, tres de las cuatro cámaras bancarias de la Argentina y La Bancaria (el gremio de los empleados del sector) enviaron una carta conjunta al titular del BCRA, Alejandro Vanoli, en la que reclaman a la autoridad monetaria la creación de un billete con mayor denominación al de 100 pesos.

En la misiva aseguran que la cantidad de billetes que circulan en la economía es tal que se está volviendo un tema poco menos que inmanejable para el sector financiero, pero también para el público.

Se trata del primer pedido formal que realiza el sector privado y también los gremios para conseguir que comience a emitirse un billete mayor al de $100. Es probable que en las próximas horas se sumen al reclamo distintas asociaciones de consumidores.

Estos pedidos se apoyan, además, en distintos proyectos de ley que fueron presentados para que el Gobierno emita billetes de denominación más alta, según Ambito Financiero.

Hace más de dos años ya lo había reclamado el entonces diputado Alfonso Prat Gay, y hace pocas semanas lo hizo Julio Cobos, actualmente diputado por la UCR, quien pidió billetes de $500 y $1.000. En el medio también hubo proyectos similares de otros legisladores como Carlos Reutemann y Roy Cortina.

Las cámaras bancarias que firman la nota enviada a Vanoli son tres: Adeba (bancos privados de capital nacional), ABA (extranjeros) y ABE (banca especializada). En cambio, no participa Abappra, que agrupa a los bancos públicos. Entidades como el Nación, Provincia y Credicoop no acompañaron el reclamo de los demás bancos del sistema. Sergio Palazzo, titular de La Bancaria, también consideró razonable el reclamo y acompañó la carta.

El Gobierno, sin embargo, ha hecho oídos sordos a estos reclamos y últimamente incluso decidió “redoblar” la apuesta.

Hace pocos meses se lanzó un nuevo billete de $50 con la imagen de las islas Malvinas. Los primeros ya están circulando y llaman la atención por su tono azulado. Pero hace pocos días se anunció un nuevo billete de $100 con la imagen de las Madres de Plaza de Mayo, algo que para muchos resultó inexplicable. “Ya que aprovecharon para hacer un nuevo billete, ¿por qué no lanzaron el de $500 y listo?”, se pregunta el tesorero de una entidad nacional.

Además, para el BCRA el lanzamiento de un nuevo billete tiene costos vinculados con las pruebas de seguridad. Además, para el Estado resultaría importante ahorrar costos vinculados a la impresión con un billete más alto, ya que habría que emitir menor cantidad de papel.

El principal punto referido por banqueros y sindicalistas en la nota enviada a Vanoli está relacionado con la inseguridad. El traslado de grandes cantidades de billetes para operaciones cada vez más chicas resulta dificultoso y en muchos casos peligroso ante la necesidad de trasladarse con bolsos o cajas con los billetes. Es creciente el número de delitos relacionados con esta situación, especialmente con gente que sale del banco y luego es perseguida, incluso por largas distancias.

Pero también se generan problemas crecientes para la logística de los bancos. La cantidad de pesos que van dentro del cajero automático y las terminales autoservicio es siempre la misma, pero el volumen que requiere el público es mayor. Y esto se agravará sustancialmente con los próximos aumentos de sueldo que arrancan en abril.

La consecuencia es que las máquinas se quedan más rápido sin billetes, pero además se descomponen mucho más rápido ante la cantidad de billetes que deben expedir. Para colmo, las dificultades para importar provoca que incluso algunos cajeros nuevos deban ser “desguazados” para conseguir los repuestos de otras máquinas.

Allí no terminan las dificultades. Es creciente el número de sucursales que en muchas ocasiones directamente se ve impedida de contar los billetes cuando se realizan operaciones dentro de la misma por montos grandes, por ejemplo en una compraventa de inmuebles o compra de autos.

Aquellas que no tienen grandes máquinas para contar billetes pueden demorar varias horas para que se cierre la transacción y se ven obligadas a involucrar a varios empleados de caja para efectuar el conteo.

Fuente: Iprofesional
compartir