Uncategorized

La Argentina se queda sin cambio: 7 de cada 10 billetes que circulan ya son de $100

Con 100 pesos ya no comprás nada”, es la frase cada vez más escuchada en la calle, y según los datos oficiales del Banco Central, es una realidad.

Es que hoy 7 de cada 10 billetes que circulan en la calle son de la mayor denominación emitida por la entidad monetaria.

Con exactitud, del total de los 4.855 millones de papeles de distintos valores que están en poder de la gente, más de 3.222 millones (el 66%) son de 100 pesos.

Luego, mucho más lejos, se ubican los de $2 (menos del 10% del total) y los de $10 (7,9%), según un informe del BCRA.

Este dato se suma a la solicitud inédita del miércoles, en la que tres de las cuatro cámaras bancarias de la Argentina y La Bancaria (gremio que agrupa a los empleados del sector) enviaron por primera vez una carta conjunta al titular del BCRA, Alejandro Vanoli, en la que le solicitan la creación de un billete con mayor denominación al de 100 pesos.

Los “reclamantes” fueron Adeba (bancos privados nacionales), ABA (entidades extranjeras) yABE (banca especializada). La que no figuró fue Abappra, ya que agrupa a los bancos públicos, como Nación y Provincia.

Y en las próximas horas se podrían sumar al reclamo distintas asociaciones de consumidores.

Es que, hoy por hoy, con un billete con la figura de Roca, o Evita, o los recientemente incorporados de las Madres Plaza Mayo, apenas alcanza para pagar una diversidad de gastos cotidianos, como un almuerzo liviano, una estadía en un estacionamiento, un combo en un fast food o sólo una entrada de cine.

Y desde hace un tiempo se presentaron distintos proyectos de ley para que el Gobierno emita billetes de denominación más elevada.

Hace dos años atrás uno lo impulsó el diputado Alfonso Prat Gay, y hace pocas semanas se sumó Julio Cobos (diputado de la UCR), quien solicitó billetes de $500 y $1.000.

También hubo propuestas similares de otros legisladores, como Carlos Reutemann y Roy Cortina. Pero, hasta el momento, no hay respuesta oficial.

Y esta semana el vicepresidente el Banco Ciudad, Juan Curutchet, reiteró el pedido para que el Banco Central autorice la emisión de billetes de 200, 500 y 1.000 pesos.

De hecho, en el último tiempo se lanzaron dos nuevos billetes, pero de numeraciones ya existentes y con un objeto conmemorativo, como el de $50 con la imagen de las islas Malvinas, y el reciente de $100 con la imagen de las Madres de Plaza de Mayo.

Esta actitud inexplicable, en la que ya conviven tres tipos diferentes de diseños para los papeles de $100, confirmó la tendencia de los últimos años: pese a la alta inflación, el Gobierno no pretende demostrarlo en “los números de los billetes” que circulan.

Además, para el Banco Central cada vez más se le incrementan los costos vinculados a la impresión, ya que deben emitir cada día una mayor cantidad por la suba de precios, lo que se contrarrestaría con un billete de mayor valor, ya que se tendría que emitir menor cantidad de unidades.

También la gran cantidad de papeles que circulan genera más costos tanto de traslado como administrativos, para la contabilización y atesoramiento de los pesos.

Para los bancos también es engorroso y más costoso, porque la reposición de los cajeros automáticos debe realizarse de forma más frecuente, ya que la demanda de billetes de la gente es cada vez mayor por el efecto inflacionario, mientras la capacidad máxima de las máquinas es la misma.

Según cifras del sistema, el 56% de los retiros por cajero automático superan hoy los 2.000 pesos. Y la extracción promedio, que era de $80 en febrero de 2008, ronda los $1.500 en la actualidad.

Esto obliga a los bancos a cargar las expendedoras cada vez con más billetes de $100, al extremo de que hoy se encuentran numerosos cajeros que unicamente entregan papeles de esa denominación.

“Lo hemos planteado hace cuatro años. Es un problema físico, mecánico. En los cajones que alimentan a los cajeros automáticos no entra más de una determinada cantidad de billetes: van de 500.000 a 800.000 pesos con los billetes que tenemos ahora, solo de 100 pesos”, explicó Curutchet.

A lo que se suman los cuellos de botella que tienen las entidades financieras para contar los pesos, trasladarlos a las sucursales y mantenerlos resguardados.

En una importante entidad bancaria privada revelaron a iProfesional que, directamente, “solo llevan una contabilización detallada de los billetes de 100, del resto es imposible controlarlos porque son muchas unidades y el costo de hacerlo es mayor al valor de los propios papeles”.

Justamente, un tema que también se pone en juego es la inseguridad e incremento de delitos relacionados a la posesión de dinero, como las salideras bancarias.

Fuente: Iprofesional
compartir