Uncategorized

Otro dolor de cabeza para Cristina Kirchner: ahora enfrenta un “juicio buitre” por la expropiación de YPF

El fondo Buford Capital, que se dedica a comprar juicios internacionales, adquirió un litigio encabezan dos empresas en liquidación que había utilizado la familia Eskenazi entre 2008 y 2011 para comprar el 25% de la ahora petrolera estatal YPF.

Este miércoles, a poco de cumplirse tres años de la renacionalización de la petrolera, Buford Capital presentó una demanda en la Corte de Nueva York contra la República Argentinay contra la empresa que dirige Miguel Galluccio en reclamo de una compensación por las acciones expropiadas, alegando que durante el proceso se violaron las normas de oferta pública de Estados Unidos.

Como esos títulos pertenecían originalmente a la familia Esquenazi, en los papeles la acción legal está impulsada por las empresas Petersen Energía Inversora y Petersen Energía. Sin embargo, a los fines prácticos es este “fondo buitre” el que está detrás de esta acción.

Según publica el diario La Nación este holding “compró el juicio” con el único fin de litigar contra la Argentina. Esta empresa es una de las más importantes de Estados Unidos que invierte en la industria del litigio corporativo, tal como se lo conoce en la jerga, y tiene una cartera valuada en U$S500 millones.

Aún se desconoce el monto de la demanda, pero los allegados a la causa estima que pueda tratarse de una compensación por u$s 3.300 millones. La presentación se basa en el hecho que, al momento de llevarse a cabo la expropiación el Gobierno argentino no lanzó una oferta pública de adquisición sobre las acciones a un precio predeterminado para retomar el control de la firma, tal como lo establecían “los estatutos de YPF” y el prospecto de oferta pública que la compañía presentó ante la Comisión de Valores de Estados Unidos en 1993.

Así los litigantes afirman que fueron violados sus derechos como inversores en la firma. “Pero Argentina e YPF intencionalmente y de mala fe rompieron esas promesas”, dice el texto de la presentación judicial alegando que “el resultados de violar el requisitos de oferta de compra y otras conductas ilícitas fueron devastadoras para Petersen y otros accionistas de YPF”.

Sin embargo, en un comunicado emitido por el Grupo Petersen esta mañana, la familia Esquenazi se desvincula de este litigio. “El grupo no tiene injerencia alguna en cualquier proceso judicial que se esté desarrollando en la Argentina o en el exterior”, aseguraron.

¿Cómo llegó Buford Capital a demandar a la Argentina?
Para entender los motivos de esta presentación, hay que remitirse a 2008 cuando, a instancias de Néstor Kirchner, la familia Esquenazi compró a Repsol el 14,4% de YPF. Más tarde, en 2011 ejerció una opción de compra hasta alzarse con un cuarto de la propiedad de la firma.

Para realizar estas operaciones los Esquenazi debieron crear dos firmas localizadas en España: Petersen Energía Inversora y Petersen Energía. Luego, en una maniobra poco común, la compra del paquete accionario se materializó vía un préstamos de Repsol y otros cinco que fueron concedidos por los bancos Itaú, Credit Suisse, Citibank, Standard Bank y BNP Paribas. Éstos empréstitos serían saldados con las utilidades que diera la compañía.

Entonces, cuando en abril de 2012, la presidenta Cristina Kircher impulsa la expropiación de la petrolera que hasta entonces era controlada por Repsol, el Grupo Petersen se vio imposibilitado de repagar los préstamos, el pool de acreedores ejecutó las garantías y se quedó con las acciones que estos poseían en la petrolera.

Por esta razón es que el holding empresario buscó esta mañana despegarse de esta nueva demanda, alegando que “desde ese momento no poseen ninguna tenencia accionaria en YPF”

Fuente: Iprofesional
compartir