Uncategorized

Venezuela, Brasil y la Argentina, los países con menor crecimiento de América latina, según el FMI

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a rebajar sus perspectivas de crecimiento para América latina, y consideró que la economía regional se desacelerará hasta llegar al 0,9 %, afectados principalmente por las recesiones pronosticadas para la Argentina, Brasil y Venezuela.

En su informe de Perspectivas Económicas Globales (WEO, por sus siglas en inglés), publicado hoy en vísperas de su reunión de primavera, el FMI redujo el ritmo de crecimiento esperado de la región en cuatro décimas para este año (0,9%) y en tres (a 2%) para 2016 respecto a sus anteriores cálculos.

Tras crecer un 2,9 % en 2013 y un 1,3 % el año pasado, los pronósticos divulgados hoy son una mala noticia para Latinoamérica, que sigue sin generar riqueza a la altura de su potencial, especialmente por los malos datos en la Argentina, Brasil y Venezuela, dice el FMI.

“La baja confianza de los empresarios y consumidores en Brasil y la intensificación de la crisis en Venezuela han pesado en las previsiones a corto plazo”, explica el FMI en su informe.

En su nuevo informe, el Fondo revisó a la baja las perspectivas para la economía argentina para este año, que era del 1%, y ahora calcula que entrará en recesión, al contraerse un 0,3%. Mientras tanto, proyecta para el año próximo un crecimiento del 0,1 %.

En su informe, el FMI insiste en que las previsiones se basan en datos oficiales del Gobierno argentino, de los cuales remarcan que carecen de precisión.

También afecta a la revisión a nivel regional el hecho de que Brasil, la mayor economía latinoamericana, registrará una contracción del 1% al cierre de este año, para conseguir un crecimiento de solo un 1 % en 2016.

El FMI pronostica en este informe una de las correcciones a la baja más pronunciadas para Brasil, que según la institución multilateral no está abordando “desafíos de competitividad” y se enfrenta al riesgo de tener que racionar la electricidad o el agua, además del persistente déficit fiscal y una inflación que repuntará hasta el 7,8 % en 2015.

En tanto, de las grandes economías de la región, Venezuela será la que sufrirá la mayor contracción este año (un 7 %) debido al fuerte desplome de los precios de los hidrocarburos, el control estatal de la economía y “otras distorsiones han intensificado las carencias de productos básicos” para una economía ya en recesión. El año que viene seguirá en baja, con una contracción del 4%.

“Las caídas en los mercados de materias primas seguirán siendo uno de los mayores lastres de la actividad económica en Sudamérica, a pesar de que un petróleo más barato y la recuperación estadounidense dan impulso a otras economías de la región”, indicó el FMI.

Además, México ha visto sus previsiones de crecimiento para los próximos dos años rebajadas ligeramente con respecto a la previsiones de enero y ahora se cree que crecerá en el entorno del 3 % en ambos ejercicios.

El FMI mantiene sus “perspectivas sólidas” para México, aunque más moderadas debido a que la “debilidad en la demanda interna y una posición fiscal más restringida lastra el efecto positivo del crecimiento en Estados Unidos”, que se cree que crecerá un 3 % en 2015 y un 3,3 % en 2016.

Entre las economías que crecerán con más fuerza este año en la región, el organismo destaca a Bolivia, con un 4,3 %; las de Centroamérica, con un 4,2 % de media; Paraguay, con el 4 %; Perú, con un 3,8 %, y Colombia (3,4 %).

Hace una semana, la Comisión Económica para América latina y el Caribe (Cepal) también revisó a la baja las perspectivas de crecimiento de la región de un 2,2% a un 1 ciento este año, presionada por una contracción de 0,9% en Brasil y una nula expansión de la Argentina.

Agencias EFE y AFP

Fuente: La Nación

compartir