Noticias

Con una paritaria paralela, los aceiteros obtendrán un aumento del 36%

Tras varios días de negociaciones y paros, los trabajadores aceiteros cedieron durante el fin de semana al tope de 27% anual que el gobierno nacional impone a las paritarias, aunque no de forma oficial.

Sin embargo, a partir de una paritaria desdoblada, el gremio apunta a lograr un incremento del orden del 36%, cercano a lo que habían acordado inicialmente con las empresas del sector y que el Estado se negaba a homologar.

El secretario general de la Federación de Trabajadores Aceiteros, Daniel Yofra, precisó que elacuerdo avalado por el ministerio de Trabajo consiste en un aumento del 27,8%, en línea con lo firmado por grandes gremios oficialistas como UOM y UOCRA.

A ese aumento, las patronales aceptaron sumarle otro porcentaje con lo que los trabajadores percibirán una mejora total del 36% al cabo de un año, señaló el jefe sindical de uno de los gremios más poderosos del país.

El acuerdo fue alcanzado tras 25 días de huelga en el polo exportador de Rosario, con decenas de buques parados en las aguas del río Paran a la espera de poder cargar productos con destino internacional.

En declaraciones relevadas por la agencia Noticias Argentinas, Yofra dijo que el gobierno nacional «no quería que el aumento supere el 28 por ciento», por lo que la Federación de Trabajadores propuso aplicar el mecanismo de una paritaria doble, «con la confianza que lo van a hacer y lo van a homologar».

El aumento ser en un pago y retroactivo a abril por lo que los trabajadores percibirán un básico de 13.420 pesos, más 880 pesos de adicional por presentismo. Con ese incremento, el salario de un empleado llegará a 14.300 pesos, lo que significa un 36% sobre los 10.500 pesos del básico anterior.

La labor en las terminales asentadas en San Lorenzo, Puerto San Martín y Timbúes se había normalizado en la tarde del sábado y el flujo de camiones para descarga se incrementó durante el fin de semana.

Yofra explicó que el problema no estaba en homologación oficial, sino «que no aceptaban una negociación dentro del Ministerio de Trabajo de esas características».

«Y le explicamos que, independientemente de la política que tenga el Gobierno, nosotrosestábamos en un sector que era altamente rentable y lo que estábamos pidiendo era sobre un estudio del salario mínimo, vital y móvil», sentenció.

compartir