Noticias

Con un paro de camioneros, Moyano desafía las paritarias «cuidadas» y busca retomar el centro de la escena política

Hugo Moyano adoptó como propio el lema que utilizara el titular de la CGT en los años 60, Augusto Vandor: golpear para negociar.

Con una táctica similar a la del sindicalista que intentó sin éxito desarrollar un «peronismo sin perón», el gremio liderado por el camionero inició este jueves un paro general en todo el transporte de cargas, en reclamo de un aumento salarial del 35%, paritarias «libres» y la derogación de Ganancias.

La medida será acompañada además con un acto en el Club Deportivo Español que oficiará de escenario para su retorno al centro de la escena política, ante más de 50.000 trabajadores, luego de que abandonara las calles tras el paro general del 31 de marzo, que tuvo como reclamo central el impuesto sobre los salarios.

Desde las 6, la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros paraliza los servicios estratégicos de recolección de residuos en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, el transporte de combustible y mercadería para los supermercados y el traslado de caudales que a su vez impacta en el abastecimiento de cajeros automáticos de bancos, entre otras de las 43 ramas de la actividad.

La protesta es una demostración de fuerza hacia el Gobierno, que el lunes debió convalidar un 36% de aumento a los aceiteros, tras 25 días de paro.

El secretario adjunto del sindicato, Pablo moyano, afirmó en la previa que el Ejecutivo «le pone techo, puerta y ventana a las paritarias» y reiteró que en el acto se reclamará que las paritarias «sean libres y no como está presionando el Gobierno para que no se firme más allá del 27 por ciento».

Las cámaras del sector acudieron el martes al Ministerio de Trabajo para que convocara a una comisión negociadora y dejara sin efecto la medida de fuerza, cuando todavía las negociaciones salariales del sector no arrancaron. Los empresarios consideran que se trata de un paro «preventivo» en un clima más conflictivo que el de años anteriores, en los que el gremio comenzaba primero con asambleas y afectaba a sólo a algunas ramas.

Desde la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) señalaron a iProfesional que el miércoles por la tarde la cartera laboral no les había informado ninguna resolución. El sector busca que las autoridades adopten un rol protagónico, como lo hicieron en las negociaciones de aceiteros y bancarios, en las que el ministro de Economía, Axel Kicillof, intervino activamente, a diferencia de otros años, y trató de moderar las demandas salariales.

No obstante, el líder de la central obrera opositora reforzó el miércoles el reclamo salarial al sostener que su gremio «no va a firmar por una cifra que no tenga un 3 adelante».

«Mañana vamos a rebasar la cancha del Deportivo Español, para decirles a los señores empresarios que con Camioneros no se juega, que no estamos dispuestos a resignar un solo centavo de nuestros salarios y de ahí en más, ni un paso atrás», advirtió Hugo Moyano.

Durante la jornada, miles de camioneros que el miércoles partieron hacia Buenos Aires desde distintas partes del país se reunirán en el club, donde Moyano pronunciará un fuerte discurso contra la política del Gobierno y buscará respaldo para continuar al frente del sindicato y de la CGT.

Así despejará los rumores que habían trascendido sobre su posible alejamiento del gremiopara concentrarse en Independiente, donde asumió como presidente. Ahora también iría por la presidencia de la AFA.

El dirigente sindical aprovechará el mitín para enviar un mensaje a los precandidatos, a quienes desde el entorno del camionero criticaron en los últimos días por no responder a los reclamos de los trabajadores.

En un escenario electoral incierto y con el massismo en crisis, el titular de la central opositora pretende mantener el diálogo con todos los opositores, como lo viene haciendo a través de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), cuyos dirigentes ya se reunieron con Mauricio Macri, Ernesto Sanz y la cúpula de la UIA.

Paro general
La huelga de los camioneros servirá de termómetro del paro nacional del 9 de junio, junto a los gremios del transporte, la CGT Azul y Blanca y la CTA-Autónoma. Desde la Unión Tranviaria Automotor aseguraron en las últimas horas a este medio que la medida de fuerza sigue en pie.

La organización es clave para la concreción de la protesta, ya que es la que garantiza la interrupción del servicio de los colectivos, micros y algunos sectores del subterráneo.

«No hay posibilidad de levantarlo», dijo el vocero de la UTA, Mario Calegaris.

En el marco de la conciliación obligatoria, los colectiveros continúan las negociaciones para obtener un aumento del 32%. El Gobierno le ofrece un 27,8% que, sumado a otros conceptos, le permitiría al gremio mostrar a sus afiliados una cifra cercana a la que reclaman. Pero el cierre quedaría supeditado a la huelga general, por lo que es probable que no se firme en lo inmediato, teniendo en cuenta que el incremento salarial va atado a los subsidios que maneja Economía.

En tanto, las cámaras empresarias de las droguerías denunciaron este miércoles unaparalización operativa «absoluta» y alertaron sobre la falta de medicamentos en farmacias de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense debido al «agravamiento» del conflicto gremial con el sindicato del sector en medio de las negociaciones paritarias.

En las últimas horas tuvieron inconvenientes con la normal distribución Droguería del Sud, Suizo Argentina, Monroe Americana, Disval, Asoprofarma y COFALOZA.

En este marco, la institución informó que le pidió al ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, que «intervenga para que este conflicto no afecte a nuestra de red de farmacias de la Provincia de Buenos Aires, como así tampoco la dispensa de los medicamentos a nuestros pacientes».
Sanidad reclama un aumento salarial de 33 por ciento, y rechazó la oferta empresaria de un 28 por ciento. La cifra es la misma que negocian los bancarios. Luego de que se cerraran las paritarias de tres millones de trabajadores en línea con el «techo» oficial, los gremios reclaman ahora subas muy superiores al 27%. Ese es el caso de los técnicos de la televisión (35%), cuero y propaganda médica (38%), gastronómicos (40%), y alimentación (43%).
Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/213120-Con-un-paro-de-camioneros-Moyano-desafia-las-paritarias-cuidadas-y-busca-retomar-el-centro-de-la-escena-politica
compartir