Noticias

El Banco Mundial Aseguro que la Argentina Crecerá 1,1% Este Año

Un pronóstico un poco más optimista

La entidad revisó al alza una proyección inicial que mostraba una caída de 0,3 por ciento. El cambio se fundamentó en un leve aumento de la actividad apuntalada por el consumo público. Mal pronóstico para la región.

El Banco Mundial elevó sus perspectivas de crecimiento para la Argentina al corregir la caída estimada originalmente para este año de 0,3 por ciento y reemplazarla por un aumento del 1,1 por ciento. El cambio en las estimaciones respecto del informe de enero se fundamentó en un leve aumento de la actividad apuntalada por el consumo público. La mejora en el indicador para el país contrasta con las previsiones negativas del banco para el resto de la región, en donde estima una “dura transición” para este año, con mayores costos de endeudamiento y menores precios de algunos commodities. El informe redujo la estimación de crecimiento para América latina y el Caribe al 0,4 por ciento. Por su parte, proyecta también para la Argentina crecimientos del 1,8 y 3 por ciento para los próximos dos años, respectivamente.

A mediados de año la entidad que conduce Jim Young Kim publica una actualización del panorama económico mundial que difunde en enero. En esta revisión descontó una inminente alza en las tasas de interés en Estados Unidos, lo que, prevé, reducirá los flujos de capital y fomentará la inestabilidad de los mercados financieros de países en desarrollo. Este año de transición, como lo define el organismo, estará signado además por las caídas en los precios del petróleo y otros commodities.

En referencia a la economía argentina, el informe se torna más optimista que a principio de año a partir de lo que considera un “modesto crecimiento impulsado por el consumo público”. También destaca un salto en la confianza de los inversores para con el país. Estas mejoras le permiten anticipar una crecimiento del 1,1 por ciento del PIB para este año. No obstante, remarca que, dentro del contexto general, la economía argentina se verá afectada por la baja en la cotización de la soja, principal materia prima exportable del país, a partir de menores ingresos por los derechos de exportación. El BM espera que la actividad económica mantenga la senda de crecimiento en 2016 y 2017 “en un entorno macroeconómico más fuerte y con un acceso recuperado a los mercados internacionales de capital”.

La mejora en la actividad para el país contrasta con la situación del resto de la región. De acuerdo con el informe del BM, el crecimiento para la América latina y el Caribe será apenas de 0,4 por ciento este año, debido a “problemas económicos internos con los que está lidiando América del Sur, incluidas sequías generalizadas, poca confianza de los inversionistas y bajos precios de los productos básicos”. “Para el período 2016-17, se proyecta que la región repunte un 2,4 por ciento, en promedio, en la medida en que América del Sur salga de la recesión y el sólido crecimiento de Estados Unidos potencie la actividad en América del Norte y Central y en el Caribe”, se remarca en la actualización del BM.

Brasil, el principal socio comercial argentino, puede exhibir una contracción de su economía del 1,3 por ciento este año. Entre los problemas que destaca para la administración de Dilma Rousseff, se destaca la caída en la confianza de inversionistas y empresas debido a las investigaciones por los escándalos de corrupción sobre Petrobras y firmas proveedoras. En México, la confianza sigue siendo precaria y la actividad se recupera, aunque a un ritmo menor del esperado debido a bajos precios del petróleo, un débil primer trimestre en Estados Unidos e incremento moderado de salarios. El resultado será un crecimiento de su Producto del 2,6 por ciento para este año.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-274713-2015-06-12.html

compartir