Noticias

El poder de compra de la AUH será 9% mayor al de su lanzamiento

El incremento de la Asignación Universal por Hijo (AUH) anunciado el lunes por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner llevará al poder de compra de la prestación a uno de sus mayores niveles históricos y representará un alza de casi 9% en términos reales si se compara con el nivel que tenía cuando se lanzó el beneficio.

El dato surge de un análisis realizado por la consultora Ecolatina dado a conocer tras la decisión gubernamental de aumentar un 30% la AUH en julio y enviar un proyecto de ley al Congreso para actualizar de forma automática el valor de la asignación. Tras el anuncio y de forma retroactiva a junio, el valor de la AUH pasará de $644 a 837 pesos.

De acuerdo a Ecolatina, con esta suba, que tendrá un impacto fiscal cercano a los $10.000 millones en 2015, el beneficio real de la prestación será casi un 9% superior al que tenía en el momento de su lanzamiento a fines de 2009, si se compara en relación a la Canasta Básica Alimentaria (CBA).

En este sentido, la consultora explicó que dado que la prestación nació con el objetivo de reducir los niveles de indigencia, para calcular el valor real de la prestación se debe deflactar su valor nominal por la evolución del precio de la CBA y no por el nivel general de precios.

De esta forma y debido a que según los cálculos de Ecolatina la línea de indigencia se sitúa en $1.222 para un adulto equivalente y en $855 para un niño. Con la suba la prestación logrará por segunda vez desde su concepción su objetivo de brindarle a cada niño los medios necesarios para alimentarse. La otra vez que la AUH logró un incremento en términos reales fue en 2013, también año electoral.

«Como suele suceder, esta situación no se mantendrá en el tiempo. Es que todos los años el Gobierno decide arbitrariamente el momento y el monto en el cual la recomposición de la prestación tendrá lugar, y en un contexto de elevada inflación, cada mes que queda fijo el valor nominal de la AUH pierde poder de compra y, por lo tanto, deja de cumplir su objetivo primario», advirtieron desde Ecolatina.

En tanto, para la consultora la decisión gubernamental de enviar un proyecto de ley para que la AUH se actualice de forma automática, si bien es positiva, también presenta problemas porque»no preserva el poder de compra en momentos de aceleración o desaceleración de la inflación».

«El haber mínimo jubilatorio en términos reales durante 2014 es una buena muestra de este inconveniente. Durante ese año la inflación se aceleró abruptamente luego de la devaluación de enero. Por su parte los haberes sufrieron un aumento nominal que los cubrió de la inflación del semestre pasado, pero no la existente en ese momento. De esta manera, su poder de compra se resintió y logró recuperarse sólo de forma parcial a principios de este año cuando se desaceleró la inflación», apuntaron en Ecolatina.

Además, la consultora evaluó que «si aceptamos que el objetivo principal de la prestación es brindar a sus beneficiarios el acceso a una canasta alimentaria, es lógico pensar que la prestación debe estar atada al precio de los alimentos, teniendo en cuenta que la evolución de los salarios y los ingresos fiscales suele ser distinta a la de éstos».

En este sentido, precisó que «en 2014 la CBA llegó a aumentar 50% mientras que la suba del nivel general de precios rozaba el 40% y los salarios trepaban 30 por ciento».

compartir