Prevén para 2016 un leve crecimiento, con mayor inflación

La cercanía de las elecciones presidenciales de octubre permite anticipar una leve mejora en el nivel de actividad, que este año terminaría con una leve recesión de -0,6% y el próximo registraría un suave crecimiento del 1 por ciento.

Sin embargo, la inflación seguirá en niveles bastante altos, de 28,7%, este año. El próximo estará algunos peldaños más altos, entre 32 y 45 por ciento, según los pronósticos de consultoras y bancos relevados en el informe LatinFocus Consensus Forecast difundido ayer.

El reporte, titulado «Las perspectivas mejoran», indica que «los recientes datos económicos sugieren que la estancada actividad económica argentina finalmente se está tomando un respiro en el segundo trimestre; en abril, la producción industrial registró la más leve baja en nueve meses y la confianza del consumidor su mayor suba en tres años en mayo», según el índice de la Universidad Di Tella.

«La reciente mejora en el sentimiento de la gente refleja el deseo de que las elecciones presidenciales de octubre traigan un cambio importante a nivel económico», se expresó. Los panelistas consultados por Latinfocus «esperan que el nuevo gobierno implemente políticas económicas más ortodoxas luego de la elección de octubre y, debido a la recuperación gradual del precio de las materias primas» han mejorado sus pronósticos en materia de actividad económica local.

En los equipos económicos de los principales precandidatos presidenciales se reconoce que el año próximo será duro y que habrá que implementar medidas que nadie difundirá hasta ganar.

En cuanto a los índices no oficiales, el promedio de los consultados por Latinfocus cree que el PBI caerá 0,6% este año y subirá 1% el próximo; en el detalle, aparecen grandes contrastes: para este año, el banco Nomura afirmó que la economía caerá el 3%, el estudio Espert, -2,1; Ferreres, -1,6%; Econométrica, -1,3% y tanto Citigroup como Itaú, -1 por ciento. Del otro lado se ubica el estudio Bein, con un alza de 1,5%.

Para el año próximo, hay dos firmas que anticiparon una recesión: el Citi con el -3% y Capital Economics con -1%, mientras que Abeceb apenas calculó un 0%; los números más positivos correspondieron al banco JP Morgan y la consultora Elypsis, con el 3,5 por ciento.

En cuanto a la inflación, también los promedios escondieron profundas disparidades, ya que para 2015 (con un consenso del 28,7%), Nomura calculó una suba del 42% y Capital Economics del 37,5%, mientras que en la otra punta se ubicaron el estudio Bein, con el 24%, y Elypsis, con el 23,5%. En su propio informe, Eduardo Levy Yeyati, director de Elypsis, expresó que «la inflación en baja es en gran medida la contracara del atraso cambiario y tarifario, y aumenta el desafío del próximo gobierno para mostrar avances en este frente sin recurrir a estas dos anclas». Por su parte, Luciano Cohan, economista jefe de la consultora señaló: «La inflación se encuentra contenida, en niveles por debajo del 2% mensual, por lo que revisamos nuestro pronóstico al 25%, tanto para fin de año como para el promedio de todo 2015».

Sin embargo, la mayoría de los analistas ubicó la suba de precios en torno del 40 por ciento para el año que viene: el Citigroup cree que será del 45%; Nomura, del 40%; FIEL, 39%; Bank of America, 38,3%; Ferreres, 35% y Empiria, 35%. En el otro extremo se ubicó el Deutsche Bank con el 21,1 por ciento.

En su último informe, el banco alemán recomendó a los inversores permanecer «largos» en los Boden 15 y cambiar de los Bonar 17 a los Global 17, advirtiendo, además, que «se restauró algún premio en la tasa de interés que refleja la incertidumbre por las elecciones parejas, los desafíos poselectorales y las dificultades en particular para alcanzar un acuerdo con los holdouts«. La entidad dijo que hay muy poca diferencia en las encuestas entre «la moderada continuidad [representada por Daniel Scioli] y el cambio sin ambigüedades [representado por Mauricio Macri]».

Hacia adelante, advirtió, «controlar la inflación en medio de un creciente financiamiento del Banco Central seguirá siendo un desafío, pese a los duros controles sobre el comercio y el capital. Sin embargo, aclaró, «la inmediatez de la elección presidencial parece ser un gran factor de estabilización: las reservas internacionales acumuladas en los últimos meses compran el tiempo necesario hasta octubre, pero no necesariamente previenen los riesgos asociados con la fragilidad económica y social; en particular, si las perspectivas de continuidad política aumentan con el tiempo».

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1802429-preven-para-2016-un-leve-crecimiento-con-mayor-inflacion

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *