Noticias

“Te llamo cuando lo tenga”: ya es toda una odisea conseguir repuestos para el auto o un electrodoméstico

s trabas a las importaciones, ya sea por las demoras en la autorización de declaraciones juradas por parte de la Secretaría de Comercio, como por la no habilitación de dólares desde el Banco Central, están generando un serio perjuicio a la industria.

Desde cámaras sectoriales vienen alertando que es una de las grandes razones por las cuales la producción acumula 22 meses consecutivos de caídas.

Sin embargo, los problemas derivados por el “cerrojo”, no sólo lo están sufriendo las fábricas. También generan complicaciones en la vida cotidiana de muchos argentinos.

La falta de autopartes para arreglar un vehículo o la escasez de insumos para reparar unelectrodoméstico se han convertido en situaciones habituales y que van más allá de las estadísticas que publica mensualmente el INDEC.

“Todos los embarques ingresan de a cuentagotas. Las demoras nos obligaron a cambiar la forma en que trabajamos porque la oferta de repuestos y piezas corre por debajo de la demanda. Cuando nos llega una importación, el stock se agota en cuestión de horas”, afirmó en diálogo con iProfesional un representante de la alemana Bosch, empresa que opera, justamente, en dos de las áreas más críticas por estos días: la automotriz y la de artículos del hogar.

Si se tuviese que elaborar un ranking que refleje el rubro que atraviesa las mayores dificultades por las trabas a las importaciones, el automotor lideraría la tabla con total comodidad.

Hoy en día conseguir un radiador, componentes de un embrague, correas de distribución,neumáticos específicos y hasta baterías puede volverse una verdadera odisea, incluso para autos de producción nacional.

Esto lleva a que en los talleres, cualquier arreglo -que en teoría debería demandar una o dos jornadas de trabajo- pueda extenderse durante semanas si los repuestos son importados.

Desde la zona de Warnes, el propietario de una de las principales casas de autopartes con más de dos décadas de trayectoria, aseguró que “los faltantes se han ido agravando en estos últimos meses”.

“En esta industria, la mayoría de los componentes vienen de afuera, por eso las dificultades. También hay proveedores locales. El inconveniente es que los sustitutos nacionales tienen algunos problemas de calidad o no se adaptan de la misma manera que los originales”, precisó.

La fuente agregó que, en el caso de vehículos masivos y que cuentan con un gran parque circulando por las calles del país, “alguna solución siempre termina apareciendo, pero es común que haya más demoras”.

Sin embargo, aclaró que “las mayores dificultades se dan con los modelos importados, y esto involucra desde los más nuevos hasta los viejos. Hay piezas que directamente sonimposibles de conseguir. El tema es cuando no pueden ser sustituidas por otras nacionales. Dependiendo del problema que tenga el auto, esto puede llevar a que esté parado durante semanas”.

El presidente de la Cámara de Repuesteros y Afines de La Plata (CRAYA), Claudio Odoguardi, brindó un panorama similar: “Tenemos dificultades para abastecernos de juegos de aros, pastillas de freno, bielas o bancadas y componentes básicos de todas las marcas’’.

“Las bujías o filtros de origen brasileño, en general de muy buena calidad, ya casi no se consiguen y hay que reemplazarlos por alguna marca local. El problema es que uno de los pocos proveedores nacionales tiene una capacidad de producción limitada y los pedidos nos llegan con muchas demoras”,  añadió.

El directivo aseguró que estas dificultades, dependiendo del tipo de problema, pueden llevar a que la permanencia de un vehículo en un taller se extienda más allá de la cuenta.

“En muchos casos notamos que las demoras pueden ser de una, dos semanas o más”, sostuvo directivo de la entidad.

Sin embargo, aclaró que cuando se trata de arreglar un choque y hay numerososcomponentes comprometidos, especialmente de motor y tren delantero, “los plazos pueden extenderse más allá de los dos meses, especialmente si el modelo esimportado”.

Pero las dificultades no sólo se presentan para quienes sufren averías o choques. Conseguir un repuesto fundamental de cualquier vehículo, como es una batería, también puederepresentar un problema.

“Hay modelos que llevan baterías con polos invertidos y que se volvieron muy difíciles de encontrar. Y cuando aparecen hay que pagarlas casi $2.000. La causa es que hay embarques demorados en Aduana y se produjo un problema de oferta, que lo están pagando los clientes”, afirmó el dueño de una empresa del rubro, que cuenta con cuatro puntos de colocación y venta en la Ciudad de Buenos Aires

Desde CRAYA también hicieron hincapié en las diferencias de calidad entre el repuesto original o la alternativa nacional.

A modo de ejemplo, Odoguardi afirmó que están escaseando correas dentadas importadas, en especial las que son específicas para algunos modelos de camionetas demarcas asiáticas.

“No se consiguen la originales y las que pueden adaptarse tienen una vida útil menor a los dos años. Si esto no se le informa al cliente, se corre el riesgo de romper el motor, porque el cambio de correas habitualmente se hace a los 60.000 kilómetros, que puede representar tres o cuatro años de uso”, acotó.

En tanto, un representante del gigante Bosch reconoció que “los faltantes de determinados productos, por ejemplo los inyectores para vehículos Chevrolet  se extienden hasta tres meses. Esto nos obligó a armar listas de espera”.

Todas estas dificultades que deben atravesar los propietarios de un auto, y que se han ido profundizando en los últimos años, responden a un problema estructural de la industria automotriz argentina: el 70% de las piezas que componen un vehículo nacional sonimportadas de modo que, a la hora de reemplazarlas, es común que escaseen componentes alternativos fabricados en el país.

Poco y más caro
Al problema de los faltantes también hay que sumarle otra variable determinante: el factor precio.

La disparada del tipo de cambio a comienzos del año pasado no pasó desapercibida en el sector, dado que provocó que prácticamente todos los repuestos se encarecieran en pesos.

El dueño de una casa de autopartes de Almagro, con más de 30 años de trayectoria, advirtió que  “las distribuidoras tienen que hacer malabares en la Aduana para poder liberar uncontainer. Pero también vemos que hay casos de especulación por parte de algunasempresas, que luego remarcan los precios”.

Un relevamiento realizado por iProfesional permitió detectar que las subas acumuladasdurante el último año y medio fueron del 100% al 180%, tal como puede observarse a continuación:

• Pastillas de freno: para determinados modelos de Chevrolet, costaban $500 en enero de 2014. Hoy su precio alcanza los $1.400, lo que implica un alza del 180%.

• Equipo de distribución con correa y tensores: el año pasado valía $1.100 pesos y en la actualidad no se consigue por menos de $2.700 (+145%).

• Filtros de combustible: para determinadas versiones, era posible obtenerlos a $200. Dieciocho meses después, la misma unidad cotiza a $400 (+100%).

• Embragues para modelos de gama media: su precio promediaba los $2.000. Hoy en día un repuesto similar se consigue a $4.100 (+105%).

• Radiadores: pasaron de costar $1.000 a comienzos de 2014 a unos $2.000 en la actualidad (+100%).

• Baterías: antes de la devaluación de 2014 valían $500 pesos, mientras que por estos días su cotización asciende a los $1.000 (+100%).

Este cuadro de situación lleva a que un arreglo o la sustitución de ciertos componentes impliquen una importante erogación para el propietario del vehículo.

Cambiar el sistema de combustible, por ejemplo, incluyendo mano de obra y repuestos, hoy puede insumir unos $22.000 para un modelo nuevo de gama media.

Hace un año y medio este mismo trabajo costaba la mitad, con el agravante de que se resolvía en menos tiempo ya que actualmente, si los inyectores son importados, esto puede implicar una demora de hasta 90 días.

Si el problema no impide que el motor funcione, entonces el propietario podrá programar laentrada al taller una vez que lleguen los repuestos.

En cambio, si el inconveniente impide usar el vehículo, entonces no quedará más remedio queadaptarse a las demoras en la Aduana.

Una odisea en el hogar
El problema de los faltantes también se hace extensivo al hogar, donde la escasez de piezas se hace sentir en una amplia gama de electrodomésticos.

Augusto Alioto, dueño de Centenario Hogar, un service especializado en pequeños electros, afirmó que “es muy común que los aparatos no puedan repararse por falta de repuestos. Para los nacionales, es más fácil conseguir piezas, pero para los importados casi no están trayendo”.

“Si el producto está en garantía, las marcas directamente lo cambian por uno nuevo. Pero si la cobertura expiró, para algunos productos directamente no hay solución”, dijo.

“En grandes electrodomésticos hay problemas con repuestos para de heladeras y plaquetas de lavarropas de marcas como Samsung, LG, Whirlpool o General Electric. Es una lotería: a veces no se consiguen o demoran dos o incluso tres meses en llegar”, afirmó Miguel Pontoreiro, responsable del service Electrogas.

“Algunos clientes pueden esperar, pero cuando se trata de una heladera no tienen mucha más alternativa que desprenderse del equipo averiado y comprar una nuevo”, agregó.

Algo similar sucede con los hornos eléctricos, como es el caso de los producidos por la firmaSmeg. Las plaquetas ya dejaron de entrar al país y las casas de service directamente no dan respuestas ante cualquier tipo de inconveniente, lo que deja inutilisable a los apartos.

Desde una cámara de electrónica advirtieron a iProfesional que los faltantes también pegan en el segmento de la informática: “No están entrando impresoras familiares, que sonimportadas. Estamos con grandes problemas”.

Desde la entidad agregaron que además “se sintió la escasez en algunos modelos de televisores. También hubo una merma importante de celulares, por las trabas al ingreso deinsumos para abastecer a las plantas de Tierra del Fuego”.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/214909-Te-llamo-cuando-lo-tenga-ya-es-toda-una-odisea-conseguir-repuestos-para-el-auto-o-un-electrodomestico

compartir