Noticias

Las empresas medianas son las que mas invierten en desarrollo e ingeniería

Una apuesta por la innovación

Los ministerios de Ciencia y Tecnología y Trabajo presentaron los resultados de una masiva encuesta nacional sobre los aportes de la innovación en las empresas y su incidencia en el empleo. Las pymes son las que más recursos volcaron.

Los sectores de la industria nacional que más invierten en actividades de innovación en relación a sus ventas son los laboratorios farmacéuticos, los de caucho y plástico, maquinaria y equipo y papel y edición. En esa lista el último lugar es ocupado por el sector de alimentos, bebidas y tabaco. A diferencia de lo que usualmente se piensa, la apuesta por la innovación es más importante en las empresas medianas, luego en las firmas chicas y por último en las grandes. Esos datos surgen de los resultados de la Encuesta Nacional de Dinámica de Empleo e Innovación (Endei) que dirige el Ministerio de Ciencia y Tecnología junto al Ministerio de Trabajo.

La Endei analizó el comportamiento de 18.726 empresas en 2012, que se sumaron a la información recolectada en 2011 y 2010. Esas firmas empleaban en ese momento a 1,2 millón de trabajadores. El 58 por ciento eran empresas pequeñas (de 10 a 25 ocupados), que explicaron el 7 por ciento de las ventas y el 15 por ciento del empleo. El 32 por ciento eran firmas medianas (26 a 99 ocupados), con el 15 por ciento de las ventas y el 24 por ciento del empleo. Las empresas de más de 100 ocupados eran el 10 por ciento, pero explicaban el 78 por ciento de las ventas y el 61 por ciento del empleo.

En 2012 esas empresas invirtieron 17 mil millones de pesos en actividades de innovación, una suba anual del 24 por ciento. La inversión en actividades de innovación (AI) consiste en innovación y desarrollo dentro de la firma, mejoras de diseño industrial y de ingeniería interna.

“Acá muchos se ponen nerviosos cuando los salarios reales crecen por encima de la productividad, pero nadie se escandaliza cuando la productividad crece por encima de los salarios”, indicó ayer el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en la presentación de la encuesta. En tanto, su par de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, planteó que “tenemos que ir hacia empresas de base tecnológica basadas en el crecimiento. Por eso se necesita esta medición, para ver la situación, dónde están los problemas”.

La encuesta desagrega los datos en función del tamaño de la empresa. El resultado es que entre 2010 y 2012 el promedio de inversión en AI en relación a las ventas totales fue de 1,37 por ciento. Las empresas medianas registraron un 1,90 por ciento, por encima de las pequeñas (1,28 por ciento) y de las compañías grandes (1,27 por ciento).

A nivel sectorial, los laboratorios farmacéuticos invirtieron el 4,3 por ciento de las ventas, muy por encima del promedio de la industria nacional. En segundo lugar apareció el sector de caucho y plástico, con el 2,96 por ciento. Le siguieron maquinaria y equipo (2,28), papel y edición (2,06), química y petroquímica (1,75), material eléctrico, aparatos eléctricos, radio y TV (1,42), madera y muebles (1,40), siderurgia y metalurgia (1,35), automotriz, industria naval y equipo ferroviario (1,17) y textil y confecciones (1,07). El último lugar era para alimentos, bebida y tabaco, con el 0,65 por ciento de inversión sobre las ventas totales.

El 60 por ciento de las empresas relevadas apostó por la innovación. De ese grupo, el 94 por ciento “obtuvo resultados”, según la encuesta. El 39 por ciento de las empresas los logró en el plano de innovación en el producto, el proceso organizacional y comercial. El 32 por ciento, sólo en procesos y productos y el 11 por ciento únicamente en producto. Las firmas que invirtieron tuvieron en promedio un valor agregado por trabajador de 327 mil pesos en 2012, mientras que las compañías que no realizaron ese esfuerzo registraron un promedio de 283 mil pesos. Entre las empresas grandes el valor agregado por empleado fue de 355 mil pesos, superior a las medianas (303 mil pesos) y a las pequeñas (184 mil pesos).

El personal ocupado en tareas de innovación ascendió de 41.518 empleados en 2010 a 44.364 en 2012. En promedio, fue sólo en 3,6 por ciento de la plantilla de las empresas. Las firmas de material eléctrico, aparatos eléctricos, radio y TV dedicaron una mayor porción de sus planteles a esta actividad, seguido por la industria farmacéutica y maquinaria y equipo.

Entre las empresas que lograron mejoras de innovación, 44 por ciento organizó cursos de formación para sus trabajadores. Las empresas grandes presentan mejores indicadores de actividades de formación, seguidas por las medianas y las pequeñas.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-276588-2015-07-08.html

compartir