Noticias

Parrilli, sobre la AFI y los golpes de mercado: “No vamos a ir a las calles a ver quién compra o vende dólares”

El director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli, aseguró este miércoles que el organismo “no” irá a “las calles o a los lugares donde se compran o venden dólares a ver quién compra o vende”.

El martes, el decreto 1311 oficializó la “nueva doctrina de inteligencia”, según la cual la AFI podrá realizar tareas de espionaje frente a “atentados contra el orden constitucional y la vida democrática”, entre ellos corridas bancarias, cambiarias, desabastecimientos y “golpes de mercado”, lo que generó una amplia polémica y que Parrilli atribuyó a “una interpretación tendenciosa, que buscó desvirtuar un hecho trascendente”, por la puesta en marcha de la AFI.

“De ninguna manera esa va a ser nuestra tarea”, enfatizó el funcionario, cuando, en diálogo con radio La Red, fue consultado sobre si la AFI controlaría bancos, casas de cambio u operaciones de compra y venta de dólares.

“No vamos a ir a las calles o los lugares donde se compran o venden dólares a ver quién compra o vende, o a una agencia de cambio, de ninguna manera va a ser nuestra tarea. El artículo 3º, inciso 1, prohíbe que realicemos tareas represivas, de investigación criminal o funciones policiales”, puntualizó.

Según el decreto 1311, la doctrina de inteligencia prevé casos de “terrorismo y atentados contra el orden constitucional y la vida democrática, ya sea que se trate de grupos políticos y/o militares que se alzaren en armas contra los poderes públicos y/o el orden constitucional o se trate de grupos económicos y/o financieros -empresas, bancos, compañías financieras- que lleven a cabo acciones tendientes a la desestabilización”, mediante corridas, desabastecimientos y “golpes de mercado”.

“La mala interpretación es tendenciosa, busca desvirtuar un hecho trascendente. También se dijo que nos íbamos a perpetuar en el cargo. Nunca se pensó en eso. El director y el subdirector son nombrados por el presidente con rango de ministros. El 10 de diciembre, o antes si lo dispone la presidenta, me voy”, aseguró.

La especulación financiera se combate mediante la reunión de “información, datos,análisis, y en todo caso, si vemos que hay la posible comisión de un delito, lo ponemos en conocimiento de las autoridades para que actúen”, precisó Parrilli.

“No somos nosotros los que vamos a hacer la investigación criminal, ni vamos a andar buscando argentinos a ver si compran o no un dólar o si ponen un plazo fijo. No es nuestra tarea”, remarcó.

Nerviosismo en la city
Luego de la publicación de la nueva doctrina en el Boletín Oficial y ante la inquietud que se había generado en el ámbito empresarial, el funcionario se apuró a dar una versión tranquilizadora con el fin de evitar las especulaciones sobre una escalada de nuevos controles financieros y llevar calma a los mercados.

Sin embargo, a juzgar por las primeras reacciones no logró su cometido: ayer, el dólar blue que había alcanzado una relativa calma en los últimos días, tuvo una abrupta suba de 15 centavos, que los operadores atribuyen a un regreso del temor sobre prácticas represivas en el sistema financiero.

“El objetivo de cuidar y no espiar a los argentinos”, aseguró Parrilli, luego de anunciar el traspaso del control de las escuchas telefónicas desde AFI a a la Procuración General de la Nación, a cargo de Alejandra Gils Carbó.

En conferencia de prensa, aseguró que por la “férrea conducción institucional” del organismo no habrá más espionaje político como lo hacía la ex SIDE de la Dictadura, a partir de los “controles” y sistemas de “transparencias” establecidos por ley.

De todos modos, aseguró que “las instituciones son los hombres”, y expresó “que alguien que no tiene esos principios la puede conducir de cualquier manera”.

Consultado sobre la ex central de Inteligencia y los espionajes a politicos, el funcionario descartó esa posibilidad ya que “hay una ley diferente y además porque habrá transparencia y controles, no solo en la comisión”.

“Nosotros creemos que con la ley (que modificó la ex SIDE) y este decreto creamos las herramientas institucionales y legales para que eso no ocurra”, al sostener que eso no ha de suceder en la medida que “haya una férrea conducción política institucional; no politica partidaria, de las tareas de inteligencia que se lleven adelante a partir de la agencia federal”, indicó el funcionario.

El decreto 
“La inteligencia nacional debe velar por la protección y el cuidado de los argentinos, y no ‘espiarlos'”, publicó este martes el Gobierno en el Boletín Oficial.

El decreto 1311/2015, firmado por la presidenta Cristina Kirchner y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, estalece la Nueva Doctrina de Inteligencia Nacional.

Se trata de un decreto de 18 artículos más un anexo de 400 páginas. Allí se establecen los lineamientos para las investigaciones y amplía el abanico de tareas que el organismo a cargo de Oscar Parrilli tendrá de ahora en adelante.

La nueva normativa establece que la AFI tendrá que prevenir cuatro tipos de delitos en el campo de la seguridad interior. El más llamativo es quizás el segundo punto, que establece que el organismo tendrá que trabajar para evitar “los atentados contra el orden institucional y la vida democrática, ya sea que se trate de grupos políticos y/o militares (…) o grupos económicos y/o financieros”.

Y tipifica como esa clase de crímenes a las “corridas bancarias, cambiarias, desabastecimientos, golpes de mercado”.

En este último grupo son nombrados como posibles agresores las “empresas, bancos, compañías, financieras, etc”.

“La inteligencia nacional debe velar por la protección y el cuidado de los argentinos, y no ‘espiarlos'”, plantea en su capítulo I, en la primera página.

“El sistema de inteligencia nacional se configura como un ‘observatorio’ abocado exclusivamente a la producción y gestión de conocimientos acerca del conjunto de problemáticas relevantes en materia de defensa nacional y de seguridad interior”.

A continuación, describe qué tipo de “problemáticas” son “relevantes”. Entre las agresiones de origen externo o el terrorismo aparecen los “atentados contra el orden constitucional y la vida democrática” por parte de “grupos políticos y/o militares que se alzaren en armas contra los poderes públicos y/o el orden constitucional o se trate de grupos económicos y/o financieros -empresas, bancos, compañías financieras, etc.- que lleven a cabo acciones tendientes a la desestabilización de gobiernos democráticos mediante corridas bancarias y cambiarias, desabastecimientos, ‘golpes de mercado’, etc.”.

Para estos “atentados contra el orden constitucional y la vida democrática”, la Nueva Doctrina de Inteligencia Nacional prevé una “Dirección Operacional de Inteligencia sobre Terrorismo y Delitos Contra el Orden Constitucional” y una “Dirección Operacional de Inteligencia sobre Crimen Organizado”, con las respectivas dependencias “Dirección de Inteligencia sobre Delitos Contra el Orden Constitucional” y la “Dirección de Inteligencia sobre Delincuencia Económica y Financiera”.

La Dirección de Inteligencia sobre Delitos Contra el Orden Constitucional es la encargada de la “producción de inteligencia orientada al conocimiento de las actividades que atenten contra el orden constitucional, y de los grupos nacionales o extranjeros resposables de llevarlas a cabo”.

La Dirección de Inteligencia sobre Delincuencia Económica y Financiera es la encargada de “la producción de inteligencia orientada al conocimiento de las actividades de la delincuencia económica y financiera, así como de lavado de dinero y de las economías criminales, y de los grupos nacionales o extranjeros responsables de llevarlas a cabo”.

 

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/215352-No-aclares-que-oscurece-Parrilli-trato-de-llevar-calma-al-mercado-financiero-pero-el-blue-se-disparo-igual?page_y=0

compartir