Noticias

El BCRA sube las tasas para desalentar más traspasos al dólar

Los bancos estarán obligados a subir desde el lunes entre 1 y 7,6 puntos porcentuales las tasas de interés que pagan por los depósitos a plazos fijo en pesos, y además generalizar a los grandes depositantes y empresas los beneficios hasta ahora diseñados para tratar de proteger el ahorro en moneda nacional de los más chicos.

La medida, que deja a la vista el grado de inquietud que le generó al Gobierno el sostenido avance de los precios libres del dólar en el último mes, fue anunciada ayer por el presidente del Banco Central (BCRA), Alejandro Vanoli, al presentar un plan de “nuevos estímulos para el ahorro en pesos”. Es un intento por convencer a quienes en los últimos meses habían apostado a la renta en pesos (aunque con la idea de realizar una ganancia medible en dólares) de que mantengan esa idea en los próximos meses en lugar de retirar sus depósitos y convertirlos en dólares. En lo posible, hasta las elecciones presidenciales.

“Nos quieren asustar con pretendidas corridas que no existen”, dijo ayer la presidenta Cristina Kirchner por cadena nacional, sólo minutos antes de que Vanoli actuara como si esas brujas -que no existen- anduvieran por acá.

El anuncio fue oportuno: llega cuando dos tercios de quienes constituyeron plazos fijos deben decidir si los renuevan o no, en un contexto sensibilizado por la carrera alcista que ensayaron los precios libres del dólar en el último mes.

Hay que recordar que en las últimas dos semanas (como advirtió LA NACION) los plazos fijos privados en pesos habían caído en casi $ 4000 millones, básicamente por retiros afectados (de más de $ 1 millón).

Por lo pronto, éste es el primer esfuerzo coordinado oficial por tratar de evitar que la dolarización de ahorros y carteras de inversión se transforme en una nueva y abierta corrida contra el peso, como las vividas en los últimos años, lo que buscará evitar a toda costa de cara a las elecciones. “Queremos que los argentinos lleguen tranquilos al momento de votar”, confesó Vanoli ayer.

Es que, al tiempo que el BCRA le inyecta un nuevo anabólico al peso para tratar de mejorar su imagen ante los ahorristas, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) redobla sus esfuerzos por tirar abajo las cotizaciones del tipo de cambio que surge de operaciones bursátiles.

En los últimos tres días ese organismo vendió a precios inferiores a los de mercado unos $ 500 millones que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) -diseñado para asegurar el pago futuro de jubilaciones- tenía en bonos dolarizados.

Así, aunque deberá asumir temporalmente una pérdida contable, logró bajar de $ 13,70 a $ 13,30 el precio del contado con liquidación y le quitó presión al blue, que, en consonancia con eso, perdió ayer otros 25 centavos (cerró a $ 14,64), para alejarse cada vez más del tope anual de $ 15,09 marcado dos ruedas antes. El problema es que si la corrección bajista en los precios de estos títulos fuera temporal, como es posible en un contexto de incertidumbre agravada por el proceso electoral, habrá terminado subsidiando a los que buscaron cobertura cambiaria comprando este tipo de bonos en dólares.

El nuevo corredor obligatorio de tasas para los plazos fijos arranca el lunes en el 23,6% nominal anual (para depósitos a 30 días, por los que hoy se paga 22,6%) y llega hasta el 26,2% nominal anual en los que se extiendan por hasta 210 días.

Se trata de una transferencia de recursos a favor de los ahorristas, que el BCRA calculó en $ 625 millones por mes y que estará a cargo de los bancos. “Tienen una rentabilidad importante y es una contribución que deben hacer en este momento a la estabilidad”, dijo ayer Vanoli. Los compensarán sólo parcialmente con una alza de 13 a 18% en las tasas con que retribuyen los pases pasivos, que son los préstamos de muy corto plazo para manejo de la liquidez.

Pero la novedad es que ahora este sistema de tasa pasiva regulada tiende a universalizarse. Hasta ahora, sólo accedían a él los titulares de plazos fijos que no superaran los $ 350.000. El resto, básicamente grandes depositantes, debían conformarse con la tasas de mercado, que rondaban el 20%.

Desde el lunes ese tope sube a un $ 1 millón y pueden acceder al beneficio tanto grandes ahorristas como empresas, para quienes la retribución sube entonces en más de 7 puntos. No es casual: son los depositantes que habían iniciado la retirada de los plazos fijos en las últimas semanas.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1813109-el-bcra-sube-las-tasas-para-desalentar-mas-traspasos-al-dolar

compartir