Noticias

Esta vez, los mercados subieron después del triunfo de Scioli: ¿hubo un cambio de humor en los inversores?

Ocurre después de cada elección: al día siguiente, las miradas de los analistas, operdores y empresarios se posan sobre los mercados financieros.

La “votación” ocurre los lunes y no es más que la reacción del mundo de los negocios a losresultados electorales. Este primer día de la semana no fue distinto, aunque tuvo un condimento especial: los inversores fueron haciendo sus apuestas mientras se terminaban de contar los votos.

La primera reacción fue positiva: hubo una fuerte alza en los precios de acciones y bonos, tanto en la plaza local como en los papeles argentinos que se ofrecen en Wall Street.

En forma simultánea, se registró una caída de 10 centavos en la cotización del dólar “paralelo”, hasta los $14,82.

El índice de acciones líderes Merval registró una suba de casi 6% impulsado por los papeles bancarios y por el de las energéticas.

Se destacaron las mejoras de Edenor (+8,9%), BBVA Francés (+7,9%) y Banco Macro (+7,8%).

El balance final dejó 61 alzas, 2 bajas y 8 papeles sin cambios, con un monto operado de $256 millones.

La “buena onda” se contagió a Wall Street.  Allí, el índice que engloba a las acciones argentinas que cotizan bajo la forma de ADR registró un avance del 4,6%.

En esa plaza, Edenor subió casi 8% y Banco Galicia, el 7%.

Otras perfomances destacables fueron las de TGS (+3,4%), Telecom Argentina (+5,6%), YPF(+3,1%) e Irsa (+5,3%).

No es casual que los papeles de compañías eléctricas se hayan ubicado entre los que más escalaron: los operadores prevén que, apenas asuma, el próximo jefe de Estado modifique las estructuras tarifarias de los servicios públicos.

De hecho, tanto los equipos técnicos de Macri y de Scioli trabajan en un nuevo cuadro, de manera de disminuir el volumen de subsidios estatales.

Los bonos de deuda no fueron ajenos al clima favorable y treparon hasta el 1,5%, mientras que el riesgo país bajó 19 puntos, a 573.

Antes para abajo, ahora para arriba
A primera vista, esta reacción positiva puede llamar la atención. Sobre todo si se tiene en cuenta que ante otros eventos políticos recientes, la respuesta de los mercados había sido lasalida masiva de los inversores, provocando un desplome en los activos con riesgo argentino.

En particular, sorprende que el “festejo” en la city porteña se haya producido después deltriunfo de Scioli quien, con un 38,5% de los votos, logró sacarle 8,5 puntos a la coalición liderada por Macri.

Hasta ahora, los operadores financieros no se habían mostrado muy entusiastas ante la perspectiva de un Scioli presidente.

En tanto, los precios de los papeles reaccionaron al alza cuando -en medio de insistentes rumores- parecía que era cuestión de horas un acuerdo entre Macri-Massa.  Luego, cuando esa alianza entró en terrenos de dudas, se acomodaron a la baja.

Como antecedente más reciente, también se habían registrado caras largas y órdenes de venta el lunes siguiente a la elección porteña.

Aquella en la que Rodríguez Larreta se impuso sobre Martín Lousteau en una victoria que, a raíz de la magra diferencia lograda, tuvo sabor a derrota.

La explicación que daban en ese entonces los analistas era que las dificultades de Macri para conducir al PRO hacia una triunfo más holgado (en su propio campo de juego) habían generadoescepticismo sobre sus chances reales a nivel nacional.

En otro episodio que se diera semanas atrás, la reacción del mercado fue profundamentenegativa cuando Scioli anunció que Carlos Zannini sería su compañero en la fórmula con aspiraciones a la Casa Rosada.

Es que su perfil ultra K y sus opiniones antimercado no hicieron otra cosa que reducir laschances que se habían generado respecto de un futuro cambio en la actual política económica orientado a corregir distorsiones y desequilibrios (como el atraso cambiario, el rojo en las cuentas públicas y la alta emisión de pesos) y a intentar amigarse con los mercados de créditos.

“No hay nada más cobarde que el dinero”, ironizaba un operador. Sin embargo, esta vez -a diferencia de lo sucedido en aquella oportunidad- acciones y bonos se revalorizaron.

Esto abrió el interrogante sobre por qué la victoria de más de ocho puntos lograda porScioli-Zannini empujó hacia arriba a los activos financieros.

¿Cuál es la diferencia?, preguntó iProfesional a varios operadores de la city porteña.

“El escenario cambió. El mercado interpreta que al Frente Para la Victoria no le quedará otra alternativa que moderarse. Sus candidatos serán menos kirchneristas y se mostraránmás “sciolistas”, añadió la fuente consultada.

Su opinión refleja lo que se vivió este lunes en el microcentro porteño. La revalorización de acciones y bonos ya no necesariamente debe ligarse a las chances de una segunda vuelta entre Scioli y Macri.

Más bien, lo sucedido tiene que ver con la percepción de que ha comenzado a gestarse unanueva fase no sólo en el plano político sino también en el campo inversor.

Sobre este último punto, se observa un creciente interés por tomar posiciones en activos argentinos.

En esto coinciden gran cantidad de operadores bursátiles consultados, que hacen referencia alatractivo que generan los papeles locales, que acrecienta la demanda, si bien aún no puede hablarse de una oleada de compras.

Incluso, varios de ellos dan cuenta de otro cambio de tendencia por el lado de laoferta: observan que muchos de quienes poseen acciones y bonos argentinos en sus carteras ahora se muestran más proclives a conservar sus tenencias dado que, estiman, tienen un alto potencial de suba.

Clima inversor
Por lo pronto, el sentimiento preponderante es que en la Argentina está en los albores de unnuevo ciclo político, que tendrá diferencias marcadas con el kirchnerismo.

Sea quien fuere el que triunfe en las urnas -por necesidad o por convicción- deberá adoptar una postura más “market friendly”.

“Gane quien gane, deberá amigarse con los mercados de crédito externo. Y serán los propios inversores extranjeros los que revertirán el proceso de salida de divisas, una vez que se solucione el conflicto con los holdouts”, afirma a iProfesional Roberto Arevalo, director de Calificación Soberana de Standard & Poor’s.

El propio Scioli, en las últimas horas, ha dado claros indicios de querer transitar un camino diferente: “Voy a corregir todo lo que haga falta”, afirmó en varias oportunidades cada vez que se le preguntó sobre futuras iniciativas, en caso de que fuera electo Presidente.

De hecho, más que repetir las consignas agresivas contra los “buitres”, ahora apunta a ser visto como un rol de conciliador, siendo que restan 70 días para las elecciones generales e intenta captar votantes del centro.

Desde Nueva York, Darío Epstein, director de Research For Traders, destaca: “La sensación es que tanto Scioli como Macri o Massa van a implementar políticas promercado.Probablemente sus tiempos sean distintos, pero los tres tendrán una postura más amistosa hacia los inversores, en comparación con la de Cristina Kirchner”.

Por otra parte, Epstein señala que es un buen momento para tomar posiciones: “Los preciosde los activos financieros están castigados por demás. Notamos que hay fondos internacionales interesados en entrar al país ya que avizoran una ganancia por corrección del mercado”.

En un sentido similar se expresa Fernando Losada, economista jefe para América Latina de AllianceBernstein: “No hubo sorpresas en el resultado de las elecciones. Y, lo más importante, es que la plaza financiera cree que tanto Scioli como Macri girarán con discursos más hacia el centro”.

En este sentido, el ex vice ministro Daniel Marx Considera que “los dos candidatos se estáncorriendo al centro” y que “tienen una actitud más pragmática”.

“Los inversores están releyendo a Scioli. Lo ven más apoyado en Mario Blejer y en Miguel Bein, más moderado”, destaca el ex secretario de Finanzas Miguel Kiguel.

“Tendrá una faz más conciliadora con los mercados, buscando a futuro tender un puente deentendimiento con los holdouts. Quizá vaya más lento en algunas cuestiones, como desarmar el cepo, pero con intenciones de ir resolviendo estas cosas”, completa.

Un viejo recuerdo
El actual escenario financiero, señalan operadores de la city porteña, se parece al de principios de año.

Todavía recuerdan cuando Cristina Kirchner arrancó su discurso ante la Asamblea Legislativa citando un tuit del periodista del Financial Times, Joseph Cotterill, en el que éste comentaba cómo los bonos argentinos habían llegado a cotizar por encima de la par.

La mandataria lo había mencionado como un claro ejemplo de lo bien que funcionaba laeconomía.

Sin embargo, el propio Cotterill, también por Twitter, le respondió con aclaraciones que resultaron que incómodas para el relato oficial.

“Gracias por la mención hacia mi persona en su discurso. Pero temo que el precio de los bonos sube a medida que a usted le queda menos tiempo en el Gobierno”, escribió Cotterill.

Este episodio, que tuviera lugar hace unos meses, ha vuelto a ganar actualidad en la city, ya que no son pocos los ejecutivos de financieras que atribuyen la mejora en los precios alcambio de gestión.

La sensación generalizada es que se avecina una nueva era en la que la propia falta de dólares obligará al que gane la Presidencia a adoptar una postura más market friendly.

Esto es lo que percibe el mercado que, dicho sea de paso, ya viene reforzando su la toma de posiciones en acciones y bonos argentinos.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/217432-Esta-vez-los-mercados-subieron-despues-del-triunfo-de-Scioli-hubo-un-cambio-de-humor-en-los-inversores

compartir