Noticias

La puertita del juez Griesa: a pesar de sus amenazas, dejó abierta una última chance para negociar

Al final, parece que no todo es malas noticias en el juzgado de Thomas Griesa: los expertos en los vericuetos de la negociación de la deuda aseguran que, a pesar de las declaraciones furibundas del juez estadounidense más famoso de la Argentina,también hay algunos guiños.

Ocurre que la última decisión de Griesa, de poner la lupa sobre los bienes comerciales que la Argentina posea en los Estados Unidos (de los que el país deberá informarle en un plazo máximo de diez días) dejó una puerta abierta a una futura negociación con los fondos buitre, para salir del default.

Esa posibilidad quedó más despejada más por lo que el juez calló que por lo expresado en la audiencia del último miércoles.

La sensación que quedó entre analistas que siguen de cerca el caso argentino en Wall Street es que Griesa pudo haber sido mucho más duro con la Argentina. Concretamente, estaba en condiciones de aplicar sanciones económicas y lo evitó. Pudo hacerlo: el magistrado ya declaró en “desacato” al país en septiembre del año pasado.

Una sanción económica se interpretaría más como una presión política del juez. Una interferencia adicional para el próximo Gobierno, antes que como un castigo sobre las cuentas públicas. De hecho, según el fallo de Griesa, mientras no se salde, la deuda con los holdouts se incrementa a razón del 9% anual.

La multa contra la Argentina ya fue reclamada en distintas audiencias por los abogados de los fondos buitre. El pedido fue de un castigo de u$s50.000 diarios, retroactivo al año 2012, cuando Griesa emitió su fallo original a favor de los fondos. Ese monto podría trepar a los u$s160 millones, equivalente al 10% del fallo del magistrado neoyorquino.

Ahora bien: ¿la última decisión de Griesa saca a la Argentina definitivamente del mercado? Dicho de otra manera: si el Gobierno lo pretendiera, ¿podría volver a buscar dólares emitiendo un título público?

La última emisión del país fue en abril pasado, cuando se colocaron u$s1.400 millones en Bonar 2014, el triple de la oferta inicial. La venta de los títulos se hizo en el mercado local para cubrirse de la pelea legal con los fondos buitre. La tasa de interés conseguida fue del 8,95%anual.

¿No puede o no quiere?
Si Axel Kicillof quisiera colocar el mismo bono hoy, el mercado le fijaría una tasa del 10,4% anual, un punto y medio más que cuatro meses atrás.

Mario Blejer, ex presidente del Banco Central, y actual asesor de Daniel Scioli, asegura, ante la consulta de iProfesional, que el fallo de Griesa no le quita chances al Gobierno de pasar la gorra en el mercado.

“Es una cuestión de precio; no de acceso”. Y agrega: “Eso sí; no creo que fuera conveniente”, remarca, atento al elevado costo que los inversores le reclamarían a la Argentina para prestarle dinero.

En tanto, Daniel Marx, ex secretario de Finanzas y vice ministro de Economía durante la Alianza, coincide con la visión de su colega. “El Gobierno podría salir al mercado. Griesa ha incrementado su amenaza hacia el país pero no le impediría emitir una nueva serie de papeles”, dice.

Dado el encarecimiento en el costo del dinero, Marx supone que la Casa Rosada intentará “aguantar hasta diciembre” sin verse en la necesidad de convalidar semejante tasa de interés.

“En caso de necesitarlo, podría probar con una emisión de YPF, por una cuestión de imagen nomás”, completa en diálogo con iProfesional.

La decisión del juez neoyorquino no dejó afuera de la cancha a la Argentina, pero en Wall Street suponen que, finalmente, las chances de que el equipo económico vuelva a testear al mercado son muy bajas.

La razón principal: que el Gobierno cuenta con reservas suficientes en el Banco Central como para pagar el próximo gran vencimiento de deuda que tiene, el Boden 2015 por unos 3.500 millones de dólares, dentro de 50 días, y nada más.

El segundo dato en importancia, por fuera del alto costo que tendría una eventual colocación, refiere a la actitud que tendrían los principales bancos de Wall Street.

En Nueva York suponen que varios de ellos rechazarían la invitación. ¿Por qué? Instituciones como el Deutsche, JP Morgan o el BBVA, que fueron activos participantes en colocaciones anteriores, recibieron intimaciones de parte de los abogados de los holdouts para conocer la lista de inversores que habían suscripto la emisión de abril del Bonar 24.

Las entidades financieras no difundieron esa información confidencial, pero el pedido aguarda una respuesta de Griesa. Con esa situación pendiente, los bancos de Wall Street no querrán exponer a sus clientes a un conflicto todavía abierto.

“No van a ser tan audaces esta vez”, señaló el analista principal de uno de las instituciones que suelen participar en las colocaciones de títulos de deuda.

Es muy probable que exista una definición del tema en los próximos días, cuando venza el nuevo plazo que le impuso el juez a la Argentina para que identifique a los bienes comerciales instalados en los Estados Unidos, y que son pasibles de embargos.

En Wall Street prestan atención a esa cuestión. Los analistas de los bancos de inversión evalúan que si Griesa no impone una sanción monetaria es porque evita instalar otra traba para que, eventualmente, el próximo inquilino de la Casa Rosada pueda llegar a un acuerdo con los holdouts.

Para llegar sin sobresaltos adicionales a fin de año, y sin tener que verse en la obligación de tener que emitir un bono por encima del 10% anual en dólares, el Gobierno tomó un atajo, que le cuesta caro a la actividad económica: las trabas a las importaciones. En el primer semestre del año, las compras en el exterior retrocedieron un 13% respecto del mismo lapso de 2014.

El colapso del comercio exterior puede sostenerse en el corto y mediano plazo pero no mucho más.

Sea por la vía del endeudamiento o por la vía de las inversiones directas, o una mezcla de ambas alternativas, el Gobierno que asuma en diciembre tendrá que poner en el tope de las prioridades el financiamiento de dólares para volver a impulsar la actividad económica.

Griesa, pese a su dureza, pudo haber dejado una puerta abierta hacia un próximo acuerdo con los holdouts.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/217811-La-puertita-del-juez-Griesa-a-pesar-de-sus-amenazas-dejo-abierta-una-ultima-chance-para-negociar

compartir