Noticias

Sequía cambiaria: el BCRA no puede dejar de vender reservas

El desierto cambiario se ve cada vez más árido y las esperanzas que tenía el Gobierno de dar con algún oasis se terminaron de desvanecer: quedaron archivados los planes para captar fondos de los mercados del exterior, y en duda, por el particular momento que atraviesan los mercados internacionales, la posibilidad de que ese rol lo cumplan otra vez algunos emisores sustitutos, como YPF.

El Banco Central (BCRA) completó ayer la 19a jornada consecutiva con saldo negativo por sus intervenciones en la plaza cambiaria local: declaró ventas por US$ 50 millones, aunque en el mercado estiman que se desprendió de US$ 90 millones, con lo que sumó 32 ruedas con pérdidas de las últimas 35.

En ese lapso se vio forzado a resignar más de US$ 2600 millones de sus reservas (US$ 2311 millones confirmados desde el 27 de julio hasta la primera semana de septiembre y el resto, estimado, según las cifras que reportó en los últimos días, aunque suelen ser 50% inferiores a las que más tarde confirman sus planillas). La cifra implica de 13 a 33% de su posición neta de reservas, según como se considere a esa posición.

Vale recordar que, si bien la entidad que conduce Alejandro Vanoli reporta a diario una tenencia bruta estable en torno de los US$ 33.500 millones (ayer informó 33.487 millones), en esa cifra, por ejemplo, incluye el equivalente a US$ 10.000 millones del swap con China y otros US$ 2000 millones correspondientes a pagos de deuda ya efectuados pero que quedaron bloqueados por decisión judicial y se mantienen en cuentas de Nación Fideicomisos.

Los datos no hacen más que acrecentar el nerviosismo del mercado respecto de la posición real de reservas que dejará la gestión kirchnerista, aunque ya hay coincidencia en que podrá ser más endeble que la que recibió. Vale recordar que, al asumir Néstor Kirchner la presidencia el 25 de mayo de 2003, esa tenencia rondaba los US$ 10.800 millones y se mostraba en recuperación, tras haber tocado un mínimo deUS$ 8200 millones a fines de enero.

Ahora, tomando en cuenta que el BCRA vendió a razón de US$ 90 millones por día en las últimas dos semanas (para evitar que un salto del dólar oficial aumente el temor a una devaluación) y que el Gobierno decidió afrontar con reservas el pago del Boden 15 (US$ 6300 millones) en octubre, no son pocos los que creen que, al terminar Cristina Kirchner su mandato, la posición de la entidad pueda quedar más débil que entonces.

El economista Juan Manuel Pazos, del estudio Broda, explica que “la pérdida de reservas incrementa la expectativa de un tipo de cambio más alto en el futuro, lo que complica el manejo cambiario al alimentar la demanda de divisas”. La resultante de ese cóctel es el voraz aumento del apetito dolarizador visto en los últimos tres meses, apenas el mercado percibió que la liquidación de los dólares de la soja comenzaba a escasear. Por estos días, según ABC Mercado de Cambios, los ingresos del sector cerealero promedian los US$ 50 millones por día, el menor aporte en 180 días. Esto deja al BCRA cada vez más solo a la hora de ofertar divisas y acelera el ritmo de erosión de las reservas, lo que, con una elección presidencial como telón de fondo, implica una dinámica preocupante.

MÁS BONOS PARA ECONOMÍA Y PARA NEUQUÉN

  • El Ministerio de Economía anunció ayer una nueva licitación de Bonad 17, los títulos en pesos atados a la variación del tipo de cambio (dollar-linked, en la jerga financiera), para pasado mañana, por un monto ampliable equivalente a US$ 500 millones. Es la segunda emisión de este bono que hace Economía en lo que va de 2015.
  • Por su parte, la provincia de Neuquen inició esta semana un road show en el exterior con la intención de tentar a los inversores con un nuevo bono por US$ 350 millones. Se trata de un título a 12 años de plazo, con 4 años de gracia y tasa de interés fija, que estará respaldado en un 100% por regalías pretroleras.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1827950-sequia-cambiaria-el-bcra-no-puede-dejar-de-vender-reservas

compartir