Noticias

En sintonía con los empresarios de IDEA, Scioli promete “reglas claras” y un buen clima de negocios

Ante un nutrido grupo que reunió a varios de los empresarios más importantes de la Argentina, Daniel Scioli se preocupó por sortear con éxito una de sus últimas pruebas de fuego a diez días de las elecciones presidenciales.

El candidato del Frente para la Victoria (FpV) habló en la cena inaugural del Coloquio de IDEA 2015 con un discurso plagado de guiños hacia los hombres de negocios.

El gobernador bonaerense trató de zanjear las diferencias que el famoso “círculo rojo” tiene con la fuerza política que representa y eligió hablarle al empresariado “de igual a igual”.

Scioli aseguró que sabe “lo que le preocupa a todos” y se comprometió a generar “un inmejorable clima de negocios”.
Justamente, el clima fue lo que diferenció a la apertura del Coloquio de IDEA este año respecto de sus ediciones anteriores.

Durante la noche del miércoles, mientras que en las calles una espesa y fría niebla cubría a la ciudad de Mar del Plata, la sensación térmica que se respiraba en el encuentro era decamaradería.

Fue la primera vez en más de una década que la cumbre empresaria más importante del país escuchó con tanta expectativa a un funcionario del oficialismo.

A las 1.400 personas que se acercaron anoche a la cena inaugural, hubo casi 200 hombres de negocios menos afortunados que quedaron en lista de espera, luego de que se colmara completamente la capacidad del lugar.

Antes de la llegada del gobernador bonaerense, y en un coktail de bienvenida donde vinos y espumantes matizaron la espera del candidato, muchos de los presentes se aventuraban a decir que, salvo alguna sorpresa de último minuto, Scioli tenía prácticamente “el partido ganado”.

El referente del FpV, que buscó capitalizar esa ansiedad del empresariado, se presentó con algunas figuras de su eventual gabinete, como Julián Domínguez; el actual titular de la ANSES, Diego Bossio; el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey; el presidente del Grupo Provincia, Santiago Montoya; el asesor general de Gobierno, Gustavo Ferrari; y el economista Miguel Bein.

Aunque sin abandonar el habitual tono de su discurso, cargado de “fe y esperanza”, el aspirante a suceder a Cristina Kirchner, decidió mostrarse como el ganador de los comicios e, incluso, en un tramo de su discurso, abordó algunos puntos de su plan en materia económica.

“Vengo de su lado del mostrador”, aseguró el candidato, que fue presentado por los organizadores del evento como “ex director de Electrolux”, la firma de electrodomésticos local.

Sin vueltas, desde el primer momento de su alocución se refirió a dos temas que hoy por hoy marcan la agenda económica de la industria y de las economías regionales: la inflación y la falta de competitividad.

Remarcó que recuperar esta última, esencial para el desarrollo del país, “no se logra con megadevaluaciones, sino mejorando el perfil productivo”.

Acto seguido, el actual gobernador garantizó que si llega a la Casa Rosada su gestión va a impulsar “un vigoroso mercado interno, porque la movilidad social ascendente permitirá incluir a trabajadores formales”.

“La clave es la inversión, no el ajuste”, subrayó en varias partes de su discurso, ante un empresariado que lo miraba entre escéptico y ansioso. En este punto, demostró susdiferencias con el actual Gobierno y enfatizó en que a esas inversiones “hay que salir a buscarlas”.

“Un país desendeudado presenta inmejorables oportunidades”, sostuvo, en lo que algunos interpretaron como la confirmación de que, más allá de lo que diga en otros ámbitos, la solución del conflicto con los fondos buitre es un tema prioritario en su agenda.

El candidato aprovechó la atención del influyente auditorio para volver a remarcar lo que su administración necesitará en caso de llegar al sillón de Rivadavia: la concreción de un fuerte pacto social.

Scioli apeló a la “voluntad empresarial para comprometerse con el futuro del país, que es clave para que podamos integrarnos cada vez más, con el comercio, la industria, el campo y la construcción, para encarar juntos la etapa que se viene”.

Luego de llamar a la construcción de “una mesa nacional de diálogo”, a partir del 11 de diciembre, el gobernador bonaerense intentó seducir a los hombres de negocios diciéndoles exactamente lo que ellos querían escuchar: “Sus activos van a valer cada vez más, sus empresas van a valer cada vez más”. Así, el candidato del FpV apeló a la fibra sensible del establishment local para ganarse su simpatía: el bolsillo.

Pese a las diferencias con la actual jefa de Estado, a la que no mencionó en ningún tramo de su presentación -en las que no faltaron alusiones al Papa Francisco, Scioli eligió la consigna”continuidad con cambio” e instó al sector empresarial a “ir en busca de lo conocido, de lo confiable, de lo que da tranquilidad”.

“Sé lo que les preocupa a ustedes”, volvió a decir hacia el final de su discurso, para luego asegurar que encarará esos problemas “uno por uno, en un marco de paz social, diálogo y de búsqueda de puntos de encuentro”.

Como si se tratara de un cortejo, el candidato trató de decir todo aquello que sus interlocutores deseaban escuchar y los empresarios lo sabían. Quizás por esto, sus palabrasno cosecharon los aplausos esperados. Es que prácticamente no hubo lugar para la sorpresa.

Más allá de las arengas del actual gobernador, el “círculo rojo” todavía tiene otros favoritos entre los aspirantes a suceder a CFK y muchos de los presentes se resisten a pensar en un recambio presidencial con un trámite “expeditivo”, es decir, sin el escenario de segunda vuelta.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/221086-En-sintona-con-los-empresarios-de-IDEA-Scioli-promete-reglas-claras-y-un-buen-clima-de-negocios

compartir