Noticias

¿Sigue Dilma?: los diez puntos clave para entender cómo impacta en Argentina la crisis en Brasil

Faltando pocos días para las elecciones y para un cambio de gestión en la Argentina, la realidad que atraviesa Brasil, el principal socio comercial -que históricamente tuvo un impacto preponderante sobre la industria nacional y el nivel de inversiones-, se convirtió en un foco extra de presión.

En el país vecino ya no quedan analistas que hablen del “milagro brasileño”. A la nación que comanda Dilma Rousseff prácticamente no le queda ningún indicador a mano que evidencie algún resultado positivo.

La mandataria, por cierto, también está en el ojo del huracán. La sucesora de Luis Inácio Lula da Silva, que arribó como la “dama de hierro”, ahora está atravesando su peor momento.

No sólo se está quedando sin poder, sino que también hay altas chances de que debaenfrentar un juicio político, por el que se vea obligada a tener que pedir licencia.

Por un lado, apenas 8% de la población hoy por hoy apoya su gestión. En tanto que el 70% considera que su administración es mala o muy mala y cerca del 66% de los encuestados cree que debería ser sometida a un impeachment.

En medio de su proceso de debilitamiento, Dilma está cediendo terreno. Por un lado, designó adiez nuevos ministros de los cuales tres fueron funcionarios en tiempos de Lula, lo que incrementó los rumores sobre su pérdida de autonomía en manos del ex presidente.

Por otro, según destacó el analista Gustavo Segré, en diálogo con iProfesional desde San Pablo, la mandataria le acaba de entregar un Ministerio clave, como el de Salud, al PMDB, agrupación que forma una inestable coalición de Gobierno junto con el Partido de los Trabajadores.

De acuerdo con el experto, “el objetivo de Rousseff no es más que lograr un mayor apoyo y asíeludir la amenaza de juicio político que la persigue”.

“Estamos viendo a una Dilma cada vez más debilitada, sin apoyo popular, que está entregando poder a cambio de un espaldarazo que nunca llega. La realidad es que hoy reina pero no gobierna”, disparó Segré, quien agregó que el deterioro político de la mandataria es una piedra más en la recuperación de la economía, dado que potencia la desconfianza entreinversores y consumidores.

Las amenazas que enfrenta son reales. El Tribunal de Cuentas de Brasil –por primera vez en casi 80 años- rechazó los balances de las cuentas públicas correspondientes a 2014, tras detectar una serie de irregularidades.

A Dilma la acusan de haber cometido “graves ofensas” contra la ley de responsabilidad fiscal, que exige el uso correcto del dinero público, al tiempo que se la denuncia por haberincumplido de forma “sistemática” las reglas y principios de planificación, transparencia y gestión fiscal, quedando así cerca de un juicio político.

Días atrás, el Supremo Tribunal Federal limitó la avanzada al emitir una medida cautelarexigiendo una mayoría especial para aprobar el inicio del proceso de “impeachment”.

Sin embargo, Rousseff está lejos de encontrar la paz política, dado que la oposición acaba de anunciar que presentará un nuevo pedido de juicio político, decisión que impulsó a la jefa de Estado a tildar de “golpistas” a los legisladores que buscan acorrarlarla.

A esto se suma que agrupaciones de ciudadanos están evaluando salir nuevamente a las calles para exigir un proceso en contra de ella, una movilización masiva que podría tener como fecha el 15 de noviembre, en coincidencia con el día en que se celebra proclamación de la República.

Efecto dominó: de la política a la economía
Desde la consultora LCG, que comanda Martín Lousteau, advirtieron que los problemas que atraviesa Dilma no pueden desasociarse de un aspecto tan sensible como es la caída del ritmo de actividad.

“La crisis política y la incertidumbre con respecto a la gobernabilidad representan unpesado lastre para la economía brasileña, más aun cuando todavía restan tres años de mandato”, destacaron.

Para la Argentina, el mal presente que atraviesa el país vecino se está convirtiendo en una suerte de “tormenta perfecta”, dado que los equipos técnicos de los principales candidatos en pugna por suceder a Cristina Kirchner consideran al comercio exterior como uno de los principales pilares en la generación de dólares.

Para Segré, “la salida de Brasil de este pozo no será sencillo. Por el contrario, demandará tiempo, lo que afectará los negocios de las empresas argentinas durante 2016″.

En este contexto, los analistas hacen hincapié en diez variables clave que hoy sirven para entender la crisis y su impacto de este lado de la frontera:

1. Termina el ciclo del “súper real”
Tras acumular un salto de casi 70% en los últimos doce meses y tocar su valor máximo en toda la historia del real brasileño, el movimiento del dólar en el país vecino fue el golpe de graciapara las exportaciones nacionales.

Si bien luego de esta disparada se estabilizó, la realidad es que –de acuerdo con cálculos del estudio Ledesma, la Argentina quedó un 50% menos competitiva, en términoscambiarios, que en el promedio acumulado de los últimos trece años.

El agravante, advierten de la consultora, es que con bajísimas reservas netas en el Banco Central, cualquier intento de devaluación nominal significativa que pretenda encarar la próxima administración, “correrá el riesgo de retroalimentar el proceso inflacionario, tal como sucedió en 2014”.

2. Se desploma el mercado automotriz
En términos históricos, Brasil siempre fue el destino del 50% de la producción de autos de laArgentina.

Sin embargo, la crisis en el país vecino no tiene freno: la entidad que nuclea a las automotrices acaba de revisar a la baja –por tercera vez- sus proyecciones de ventas para 2015. La previsión es que los patentamientos en ese mercado alcancen las 2,5 millones de unidades en todo el año, casi 1 millón de 0Km menos que en 2014.

El problema para las terminales argentinas es doble: quedaron caras por el atraso cambiario y deben competir frente a las propias empresas verdeamarelas, que están conexceso de stock.

Así, desde Abeceb proyectan exportaciones totales por 280.000 unidades, 45% menos que el récord de 2011, empujando a las automotrices locales a operar al 45% de la capacidad total, el peor nivel de la última década.

3. Se derrumba el PBI 
Analistas señalan que, dado que una parte del comercio bilateral es “administrado” –es decir, se realiza entre compañías de un mismo grupo-, en muchos casos influye más el ritmo de la economía que el tipo de cambio.

En este sentido, las noticias que arroja el PBI son tan malas como las que aporta el real.

Desde el IERAL advirtieron que todas las proyecciones, tanto de los bancos privados como del FMI, siguen siendo revisadas a la baja.

“Se estima que la economía sufrirá este año una contracción de 3 puntos, y que la recesión perdurará en 2016, con una variación del PBI que podría ubicarse en un rango de -1% a -1,5%”, afirmó Eliana Miranda, economista de Fundación Mediterránea, quien agregó que “evidentemente, la crisis política y económica se retroalimentan e impiden que laactividad repunte”.

4. Brasil compra menos al mundo
La visión de LCG es pesimista sobre la evolución del ritmo de compras por parte del socio comercial, un dato preocupante, dado que es el destino de casi el 50% de las manufacturas nacionales.

Un estudio de esa consultora advierte que, a partir del desplome del real y de la contracción de la actividad económica, las importaciones brasileñas de productos industriales se derrumbaron casi 20%.

Acto seguido, destacaron un dato muy particular: tras tocar un récord en 2011, las compras al mundo medidas en términos per cápita de Brasil se desplomaron cerca de un 30%, una caídasimilar a la que experimentaron las importaciones argentinas tras la implementación delcepo cambiario.

Así las cosas, durante los ocho primeros meses del año, las exportaciones albicelestes hacia el mayor socio comercial tocaron su peor nivel desde 2009, agravándose así el déficit comercial bilateral.

5. Plan de austeridad
Si hay que elegir un dato contundente para entender la dimensión que adquirió la crisis en Brasil, ése es el plan de ajuste que debió implementar Dilma.

La mandataria eliminó ocho ministerios, 30 secretarías y 3.000 puestos de asesores. Además, redujo un 10% los sueldos de funcionarios, puso límites a los gastos y elevó losimpuestos.

Paralelamente, avanzó con una política monetaria contractiva y con una fuerte suba de latasa de interés (la llevó al 14,2%) para frenar las presiones inflacionarias.

“Las políticas que está llevando adelante el Gobierno, de recorte del gasto y alza de impuestos, sumadas al aumento del costo del crédito, están erosionando la confianza del consumidor y de los inversores”, advirtieron desde el IERAL.

6. Deterioro del poder adquisitivo
Según LCG, el salario promedio en dólares, que se había triplicado con respecto a inicios de 2004, acumula en los últimos tres años una caída del 25%.

Por su parte, el poder adquisitivo en términos reales “está mostrando en 2015 la primera contracción desde la llegada del Partido de los Trabajadores al gobierno, con una baja del 3%”.

7. Destrucción de puestos de trabajo 
La tasa de desempleo acumuló un alza de tres puntos el último año y medio, “con perspectivas de una continuidad en la destrucción de puestos laborales”, señalaron desde Fundación Mediterránea.

De acuerdo con estadísticas oficiales, el último año en todo Brasil más de 1,8 millones de personas se quedaron sin empleo.

Según datos del Gobierno brasileño, el sector automotriz cerró el primer semestre con la pérdida de más de 40.000 empleos.

Para agravar el panorama, desde la Federación de Industrias de San Pablo alertaron que elsector manufacturero está destruyendo a razón de 20.000 puestos mensuales.

8. Caída del consumo 
La demanda por parte de las familias brasileñas no ha parado de perder dinamismo de forma sostenida desde finales de 2012.

Como resultado de la recesión, de la pérdida de empleos y de la fuerte suba del costo delfinanciamiento, el consumo privado este año se encamina a cerrar con una caída anual del 2%, constituyéndose en el primer resultado negativo desde que el PT llegara al poder, allá por 2003.

En este contexto, se están viendo golpeadas las ventas de autos, motos, electrodomésticosy hasta de supermercados.

Incluso, el propio IBGE –una suerte de INDEC brasileño- reconoció que “hubo una caída singular de la confianza de los consumidores: está en los niveles históricos más bajos e inhibe la compra de productos en cuotas”.

9. Freno en el ritmo de inversión
Desde LCG destacaron que “la ralentización de la actividad económica impactó de lleno sobre una de las principales debilidades estructurales de la economía brasileña: el bajo nivel de inversión”.

Durante el período 2012-14 el crecimiento acumulado fue prácticamente nulo, mientras que en el primer semestre de este año las inversiones cayeron 12%.

“Este descenso superó incluso el ritmo registrado en el peor momento de la crisis financiera internacional de 2008-2009”, señalaron.

10. Sin “billetera” para invertir en la Argentina
Desde Abeceb, el economista Dante Sica advirtió que las expectativas hacen prever que el estancamiento seguirá en 2016. De este modo, “habrá que esperar un año más para que elcrecimiento económico vuelva a su potencial”.

Para el experto, la crisis política bilateral, el escándalo por corrupción que afectó aPetrobras y variables internas, como el cepo cambiario argentino, hacen difícil prever una recuperación de las inversiones de empresas brasileñas en el mercado doméstico.

Esas mismas que años atrás supieron ser determinantes para el desarrollo local de sectores como la industria frigorífica, la minería o la petroquímica.

“La llegada de nuevos desembolsos de magnitud se hará esperar”, advirtió Sica, quien recalcó que el último año la Argentina representó apenas el 0,7% de las inversiones reales brasileñas en el mundo, marcando así su valor más bajo en una década.

“Siendo Brasil el principal destino de nuestras exportaciones industriales, el efecto combinado de recesión y devaluación implica una complicación adicional para la economía argentinade cara al 2016”, afirmó Gabriel Caamaño Gómez, de la Consultora Ledesma.
Por cierto, noticias poco alentadoras para el candidato que finalmente suceda a CFK, que además deberá lidiar con bajas reservas en el Central, atraso cambiario, dólar fuerte en el mundo y una soja en el peor nivel en años.
Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/221084-Sigue-Dilma-los-diez-puntos-clave-para-entender-como-impacta-en-Argentina-la-crisis-en-Brasil-
compartir