Noticias

Reservas: caen este mes más que en todo 2011

El Banco Central (BCRA) perdió este mes más reservas que las que dilapidó a lo largo de todo 2011, cuando un proceso dolarizador y de fuga de capitales de similar magnitud al actual derivaría luego en la imposición del cepo cambiario, días después de las elecciones presidenciales de entonces.

La entidad que conduce Alejandro Vanoli debió admitir una caída de US$ 6300 millones en su tenencia contable durante octubre, aun cuando queda una jornada hábil para concluirlo. Esa fuerte declinación quedó simbolizada ayer en el enésimo retroceso que declaró el banco, que colocó el nuevo total contable de reservas por debajo de los US$ 27.000 millones por primera vez en los últimos 18 meses, tras haber cerrado septiembre en US$ 33.257 millones.

Para dar con un monto inferior al actual hay que remontarse al 3 de abril de 2014, jornada que cerró con una tenencia declarada de US$ 26.729 millones, es decir, US$ 229 millones menos que los US$ 26.958 millones informados anoche.

Sin embargo, vale aclarar que mientras en aquella composición la porción de reservas genuinas era superior al 60%, en la actualidad cerca del 50% del total declarado tiene su origen en créditos de corto plazo que la entidad obtuvo mediante acuerdos con el Banco de China (el llamado swap) y el Banco de Francia.

La cifra de reservas netas de esos agregados explica por sí sola la poda que el BCRA aplicó a comienzos de semana a los cupos permitidos a las empresas para comprar dólares y aplicarlos al pago de importaciones. Son cuotas que habían sido negociadas entre el Ministerio de Economía y distintas cámaras y sectores productivos (automotrices, ensambladores fueguinos, etc.) hace algunos meses y que están vinculadas con las necesidades mínimas de insumos que las empresas del rubro tienen para mantener su nivel de actividad sin caer en nuevas suspensiones o despidos de personal.

Ese objetivo parece haber sido postergado por otro mayor: evitar que la crisis de reservas obligue al Gobierno a volver a devaluar abruptamente el peso antes del fin de su mandato, como lo hizo, acorralado por las circunstancias que autogeneró, a fin de enero de 2014.

El “octubre negro” de las reservas ocurre “porque el Gobierno eligió deliberadamente esconder el proceso de deterioro que este activo estratégico tuvo a lo largo del año, al cubrir egresos netos con ingresos tomados del swap chino aun en épocas de calma cambiaria e ingresos de divisas comerciales mucho más fluidos, como el período que fue de abril a comienzos de julio, cuando se da el pico estacional de las liquidaciones sojeras. Y decidió dejarlo a la vista ahora, tal vez porque nunca imaginó que la elección podría definirse en segunda vuelta”, explica Gastón Rossi director de la consultora LCG.

El economista cree que el evidente desmanejo que mostró el BCRA al respecto, así como su decisión de no proponerle al mercado en aquellos meses un canje del Boden 15 para minimizar la fuerte erosión de reservas que generó su cancelación total, no hace más que dejar a la vista que se trató de una estrategia diseñada “para condicionar a la administración siguiente, aun a la que surgiera de las listas del propio FPV”.

De hecho, la caída que ya padecían las reservas netas sólo ahora se trasluce entre las contables (que son las que difunde a diario el BCRA), porque elswap chino (por un total equivalente a US$ 11.000 millones) fue agotado totalmente.

Pero lo que preocupa al mercado es que la entidad ha llegado demasiado lejos en eso de “suplantar la salida de dólares con el ingreso al balance de papelitos o la anotación del swap“, apunta el consultor Federico Muñoz. “El desmanejo se hizo evidente porque agotaron los recursos e instrumentos disponibles. Los días que restan para la segunda vuelta serán eternos para el BCRA, mientras que para los inversores será un festival financiero de seguros de cambio y tasas de interés”, sostiene el economista de CeSur, Amílcar Collante, sólo porque “el nivel de reservas ya es muy bajo para contener las presiones cambiarias del mercado”.

El pago del Boden 15 (unos US$ 5900 millones), a principios de mes, colaboró mucho con el deterioro de las reservas, dado que el grueso de los billetes salieron directamente al exterior y no volvieron. Y de la porción que quedó entre inversores locales privados, menos del 10% se mantuvo en el sistema. El resto pasó a cajas de seguridad y colchones.

Pero un papel similar jugó el saldo deficitario que el BCRA obtiene a diario desde hace tres meses por sus intervenciones en la plaza cambiaria, sólo para evitar que un deslizamiento mayor del tipo de cambio oficial realimente el temor a una devaluación. “Vendió US$ 6000 millones desde la última semana de julio”, marca Martín Polo, de Analytica.

“Sólo entre dólar ahorro y dólar turismo, el BCRA enfrenta una sangría de US$ 1200 millones al mes”, recuerda Ramiro Castiñeira, de Econométrica. Ese nivel de egresos, más allá de las mayores restricciones aplicadas en la semana, en un contexto de ingresos cada vez más acotados y tendiendo a nulos es lo que hace que los economistas coincidan que el final de mandato encontrará al BCRA con menos reservas de las que tenía al comenzar la era kirchnerista.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1841105-las-reservas-cayeron-en-octubre-mas-que-durante-todo-2011

compartir