Griesa debe decidir si permite el embargo de cualquier activo argentino

Tras reconocer el derecho de un grupo de bonistas a equiparar su derecho de cobro al de los fondos buitre, que elevó el precio del juicio a 8.000 millones de dólares, el juez Thomas Griesa podría esta semana podría volver a fallar contra el país, ya que se espera un dictamen sobre otro de los frentes de ataque judicial de los holdouts: la posibilidad de embargar la totalidad de los bienes argentinos en Estados Unidos, incluyendo diplomáticos y militares.

El jueves en el juzgado de Griesa volverán a cruzarse los abogados del estudio Cleary Gottlieb que defiende a la Argentina con Robert Cohen, el abogado de Paul Singer. Allí la postura argentina será negar que el país haya incumplido con la demanda de los buitres de presentar una lista de bienes privilegiados que queden exceptuados de la posibilidad de ser embargados. Y, tal como lo hicieron en el escrito que presentaron el viernes, afirmaron que si los demandantes reclaman más información, deberán conseguirla mediante una reunión privada entre las dos partes. En lugar de eso, NML afirmó que ante las “irregularidades” en la información brindada por Cleary, el país había “renunciado” a proteger sus bienes. Por lo tanto, bienes diplomáticos y militares deberían ser considerados por Griesa como de “uso comercial” y objeto de embargo.

Los holdouts iniciaron su reclamo para efectuar un discovery de activos argentinos en Estados Unidos hace unos tres años. Así como tuvo luz verde de Griesa, también le dio la razón la Corte Suprema de Estados Unidos, en junio de 2014 cuando permitió el rastreo de esos activos, potencialmente embargables para hacer efectivo el pago a los holdouts.

Así como los buitres además pidieron información sobre intercambio de mails entre Cleary y su cliente, el buffete argumentará que no puede violarse la relación abogado-cliente.

“Me too” lograron fallo a favor

El viernes, dos días después de la audiencia en su juzgado, Griesa decidió tomar los argumentos de los “me too”, que pedían acoplarse al fallo de diciembre de 2012 para que se les reconozca el 100% del valor de sus bonos, y determinó que ese grupo de bonistas tienen derecho a reclamar una deuda de u$s 6.100 millones. Con los u$s 1.300 millones (más intereses) reconocidos originalmente a NML, Aurelius, Olifant y otros fondos, el costo del juicio se estima en u$s 8.000 millones.

Además, el magistrado habilitó el reclamo de NML de que el pago de la deuda no se realice de forma única y total sino en “cuotas”. De esa manera, cada vez que Argentina pague vencimientos de deuda performing, los buitres tendrían derecho a recibir un pago proporcional.

Cambiemos afirma que negociará con Griesa

Uno de los referentes de Cambiemos que suena para el ministerio de Economía, Alfonso Prat Gay dijo que si Mauricio Macri gana la presidencia, se sentará “a negociar con el juzgado de Nueva York” y afirmó que el fallo de Griesa favorable a los “me too” “está totalmente sobredimensionado”.

“Argentina tiene que pagar lo que debe, pero creemos que el fallo de Griesa está totalmente sobredimensionado porque hay intereses punitorios que no responden a un criterio de justicia”, consideró el ex funcionario. “Nosotros nos vamos a sentar a negociar con el juzgado de Nueva York. Tenemos algunas cuestiones puntuales para discutir respecto del fallo del juez Griesa”, sentenció Prat Gay.

El ex presidente del Banco Central planteó: “Nosotros lo que vamos a hacer en primer lugar es poner en marcha la rueda de la producción, volver a fomentar y ayudar a los sectores que generan divisas, sobre todo a las economías regionales y el sector agropecuario”. “Recién ahí nos sentaremos a discutir, que es lo que hay que hacer con las cortes en Nueva York”, advirtió.

Fuente: http://www.diariobae.com/notas/102316-griesa-debe-decidir-si-permite-el-embargo-de-cualquier-activo-argentino.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *