El gobierno acordo con China los contratos técnicos y comerciales

Atucha III un poco más cerca

El objetivo oficial es que la construcción de la nueva central comience el año próximo. Además, se consensuó el contrato marco para la quinta central, donde se establecen los lineamientos generales para poder negociar los contratos.

La estatal Nucleoeléctrica y su par china CNNC acordaron ayer los términos de los contratos técnicos y comerciales que permitirán avanzar con la construcción de la cuarta central nuclear. A su vez, ambas firmas consensuaron la versión final del contrato marco para la quinta central nuclear, donde se establecen los lineamientos generales para poder avanzar con los respectivos contratos comerciales y financieros. El encuentro fue encabezado por los ministros de Planificación, Julio De Vido, y de Economía, Axel Kicillof, y por el embajador chino en Argentina, Yang Wanming.

El 18 de julio del año pasado, De Vido firmó con el director de la Administración Nacional de Energía de China, Xu Xinxiong, un convenio de cooperación para la construcción de la cuarta central nuclear que estará a cargo de Nucleoeléctrica. Ese acuerdo marco le permitirá a la Argentina obtener financiamiento a tasas bajas y plazos largos para llevar adelante la obra, detalles sobre los que en las últimas tres semanas funcionarios de Argentina y China han estado negociando. La ventaja para China es que dichos préstamos serán para que Argentina le compre componentes clave, como la turbina de vapor y el generador eléctrico principal de la próxima central. El financiamiento estará a cargo del banco ICBC y el asesoramiento en materia nuclear le corresponderá a la estatal China National Nuclear Corp. (CNNC).

El valor previsto para la obra Atucha III, que se construirá en la localidad de Lima, es de 5994 millones de dólares, y tendrá un 62 por ciento de componentes de origen argentino y 38 por ciento de origen chino. Ambas partes acordaron que la planta será financiada por china en un 85 por ciento, y con un costo financiero menor al 6,5 por ciento total anual. Planificación informó que la central tendrá un reactor de agua pesada, fabricado con más de un 70 por ciento de componentes argentinos. De esta manera, se busca aprovechar las capacidades locales que fueron recuperadas para la terminación de Atucha II.

Atucha III será un reactor de uranio natural y agua pesada con una potencia de 760 megavatios (MW). No se construirá otro reactor como los de Atucha I y II porque es un diseño desarrollado por la alemana Siemens, empresa que se retiró de la actividad nuclear, lo que obligó al gobierno argentino a hacerse cargo de la terminación de la segunda central a través de la firma Nucleoeléctrica. Descartado Siemens, el único desarrollador de reactores de uranio natural con agua pesada es Canadá, propietario de la tecnología Candú (Canadian Deuterium Uranium), de probada experiencia a nivel mundial. La Argentina ya tiene antecedentes en el uso de la tecnología Candú de cuando construyó Embalse. Por lo tanto, lo único que requiere de los canadienses son las actualizaciones y la documentación de una central de referencia.

Con el acuerdo anunciado ayer con China se dio por concluida la etapa de negociación comercial para la cuarta central nuclear y la firma definitiva de los convenios se realizará próximamente por autoridades de ambos países. Adicionalmente se acordó la versión final del Contrato Marco entre Nucleoeléctrica y CNNC por la quinta central nuclear, que establece los lineamientos generales sobre los que se desarrollarán a futuro los contratos comerciales y financieros para la construcción de esa central. En este caso, se montará un reactor de tecnología china de agua liviana y uranio enriquecido de 1000 megavatios. Este proyecto contará también con participación de la industria nacional, aunque en menor porcentaje.

Tanto la cuarta como la quinta central nuclear se inscriben en un acuerdo estratégico con China que incluye otra serie de iniciativas de largo plazo. La construcción de las represas hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic y la recuperación del Ferrocarril Belgrano Cargas fueron los primeros proyectos en ponerse en marcha, con desembolsos ya efectivizados de al menos una parte de los créditos. “La concreción de emprendimientos de infraestructura, logística y energéticos son fundamentales para continuar incrementando la competitividad y el desarrollo productivo del país”, remarcó ayer el Ministerio de Planificación a través de un comunicado.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-285455-2015-11-05.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *