Salarios fuera de convenio: los diez mitos que hoy más circulan en las oficinas

Cuando el sueldo no alcanza para llegar a fin de mes y los pesos en los bolsillos de los empleados escasean, los mitos en las oficinas, por el contrario, abundan.

A mayor descontento, más frecuentes son las quejas y, ni que hablar, las creencias y mitos que se arman en torno a lo que cobra el compañero que está sentado al lado, el colega de otra área o lo bien que le pagan al «conocido» que trabaja en otra industria.

Días atrás, cuando Marcela Angeli, directora del área de Talento y Compensaciones deTowers Watson, anunció que iba a desterrar con datos de la realidad los mitos que hoy se escuchan en relación a los sueldos, todo el auditorio -compuesto mayormente por ejecutivos de Recursos Humanos de empresas de primera línea- se rió.

Es que ellos -que a diario escuchan frases y quejas como «en las empresas locales se dan mejores incrementos salariales porque el dueño vive en el país»- sabían de lo que Angeli les estaba hablando.

Y fue en ese clima en el que la consultora experta en remuneraciones -junto a Julio Sánchez gerente del área- presentó y explicó cada uno de los – ¿falsos?- planteos que suelen hacer los empleados.

1 – «Cada año las empresas otorgan incrementos en más oportunidades»
Según Angeli, esto es un mito. Solo sucedió el año pasado, cuando creció la opción «tres oportunidades».

«El aceleramiento de la inflación hizo que algunas empresas adelanten el incremento de abril/mayo a febrero y después agregaron un ajuste en julio y dejaron el otro para octubre», explicó la consultora.

De hecho, desde el 2012 en el mercado se fue instalando la tendencia de mover los salarios dos veces al año, tal como se desprende de la siguiente infografía:

 

 

2 «Siempre se dan aumentos más altos que los presupuestados»
Desde Towers Watson aseguran que esta creencia también es un mito.

«Solo en 2014 pasó esto, cuando empezamos el año diciendo que los incrementos iban a ser del 25% y terminaron en el 31/32%, lo que tuvo que ver con el aceleramiento de la inflación de los primeros meses. Esto hizo que algunas empresas tuvieran que ir a la casa matriz a pedir una remesa adicional», recordó la consultora.

Pero, en los últimos años, prácticamente las compañías terminaron dando lo mismo que habían previsto en sus presupuestos.

De hecho, tanto en 2012 como en 2013 el ajuste promedio fue del 25% (en línea con el porcentaje presupuestado) y este año se estima que cerrará en 32%, otra vez, el número plasmado en sus planes.

3 – «Las empresas locales dan mejores incrementos porque el dueño vive en el país»
«A partir de esta creencia, también errónea, es que pareciera que cuando uno conversa con los profesionales y ejecutivos, todos se quieren ir a trabajar a Arcor. Sin embargo, de nuestras encuestas se desprende que los incrementos son muy equivalentes», apuntó Angeli.

En realidad, diferenció, lo que sucede es que cuando el dueño vive en la Argentina la reacción puede ser más rápida, pero esto no significa que van a recibir aumentos más altos o que tengan sueldos mejores.

En la multinacional, en cambio, hasta que la filial local mandó el requerimiento y se lo aprobaron pueden pasar varias semanas. «La local quizás toma la decisión en 15 días, con el dueño sentado acá», diferencia.

4 – «Cada vez se profundiza más el solapamiento salarial»
De acuerdo a los datos presentados por Angeli en el seminario anual de compensaciones y beneficios, el solapamiento se mantiene pero no se profundiza.

«Desde 2003 a 2011 la suerte que corría el porcentaje de incremento entre un segmento y otro era muy distinta. Hubo años en lo que fueron 12 los puntos de diferencia, otros como el 2009 de 6 o el 2010 donde los convencionados recibieron 29% y los fuera de convenio solo un 20%», recuerda Angeli.

«Pero -completa- desde 2012 empezamos a ver cómo los dos porcentajes corren por el mismo camino. En los años anteriores fue tan profundo que aun no logramos salir, por lo que aún este problema existe.»

En 2012 y 2013, por ejemplo, el personal de convenio recibió 24% y los fuera de convenio 25%, mientras que en 2014 en convenio 31 y fuera de convenio 32 por ciento

«Incluso, este año, si se toma el salario base pareciera que el personal fuera de convenio va a recibir entre 2 y 3 puntos más que los de dentro de convenio», advierte Sánchez.

5 – «Hay sectores que pagan el doble que otros»
Ante esta afirmación, Angeli fue contundente: «Es mentira, aun incluyendo Oil & Gas. Hay industrias que pagan más pero no el doble.»

Tal como muestra la siguiente infografía, una empresa de hardware que paga el 23% por debajo, una vez en la mediana tiene que dar un 34% para llegar al mercado petrolero, no un 100%, que sería el doble.

 

 

 

6 – «En CABA y GBA se pagan salarios muchos más altos que en el resto del país»
Esta creencia también es un mito porque las diferencias no son tan significativas.

Si bien para hacer esta comparación en Towers Watson dejaron afuera a la Patagonia, tampoco es que ahí los salarios base son muchos más altos sino que se pagan importantes adicionales como, por ejemplo, por zona o paz social,q ue son los que marcan y acentúan las diferencias

«Teniendo en cuenta que de salario base en Capital o GBA se paga 3 puntos más que en Córdoba, 8 más que Tucumán o 7 puntos más que en Chaco, no es mucho más alto», explica Sánchez.

 

 

7 – «Los salarios de los programas de jóvenes profesionales se incrementan más que el resto»
Del análisis de los datos de la consultora surge que en 2013 se ajustaron un 25%, tanto para los jóvenes profesionales como para el resto del personal. En 2014, en tanto, el aumento promedio fue del 33% para los primeros y de 32% para los segundos.

Al respecto, Angeli explicó que los programas de JP reclutan jóvenes en su último o anteúltimo año de carrera y que, cuando los ingresan, lo hacen en un nivel salarial de un profesional semi senior, no de un junior.

Por eso es que, muchas veces, el que está en la compañía como profesional junior presume que los JP recibieron incrementos salariales mucho más altos.

Sin embargo, la experta de Towers apunta que «esta creencia es un mito. Un JP gana más parecido a un semi senior que a un junior, no porque reciban aumentos más competitivos sino porque las compañías ya los ingresan en un nivel salarial más alto, porque son recursos de alto potencial y con muchas posibilidades de desarrollo de carrera dentro de la organización.»

8 «Se reduce la amplitud salarial entre profesionales senior y juniors»
Aunque los empleados tienden a pensar eso, en realidad lo que sucede es que «todo está mucho más junto, más atomizado».

En los años 90, entre un profesional junior y un semisenior había una diferencia salarial del 30% y entre este último y un senior, otro 30 por ciento.

«En la actualidad, el aceleramiento de los incrementos del personal dentro de convenio llevó a que se acelere la base, por lo que está todo mucho más aglutinado y, a lo sumo, hay un 25% de diferencia, pero no mucho más», explica Angeli.

Así, por ejemplo, en 2011 un profesional junior cobraba en bruto $.6400 al mes y un senior percibía $9.800. La diferencia, en este caso, era del 53%. En mayo del corriente año, los primeros recibieron $15.300 mensuales, mientras que los segundos $23.300, situándose dicha amplitud en el 52 por ciento.

9 – «Las posiciones core del negocio ganan mucho más que las de staff»
Esta afirmación es otro de los mitos que circulan por las oficinas.

Salvo en la agroindustria, donde los profesionales del área Innovación y Desarrollo -dada la poca oferta existente en el mercado- perciben salarios un 11% más altos, en el resto de las industrias -farmacéutica, consumo masivo, manufactura y alta tecnología- las diferencias – a igual puesto- no son tan significativas.

10 – «Muchas empresas pagan la remuneración de sus ejecutivos en moneda extranjera»
En apenas el 4% de las compañías sondeadas por Towers Watson el salario básico está determinado en dólares.

En cuanto al bono anual, un 6% de las empresas paga una parte en moneda dura y un 10% lo calcula todo en dólares

«Incluso sumando a todas las organizaciones que cuentan con este tipo de políticas, no son representativas de lo que hace el mercado. No marcan una tendencia. Además, no es que lo pagan cash en dólares. Lo que hacen es determinar el pago en dólares y lo convierten al tipo cambio oficial. Son muy pocas las que, a lo sumo, lo promedian con el blue», concluye Angeli.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/221948-Salarios-fuera-de-convenio-los-diez-mitos-que-hoy-mas-circulan-en-las-oficinas

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *