Restringen aún más las cuotas para viajes al exterior

Las medidas espasmódicas del Banco Central para evitar la salida de divisas y el temor a la que posiblemente se convierta en la devaluación más anunciada de la historia le asestaron esta semana otro duro golpe a las expectativas del sector turístico. Desde ayer es casi imposible encontrar financiamiento para viajes al exterior, dado que las posibilidades de crédito se limitan, en algunos casos, sólo a la compra de pasajes aéreos, y por un lapso restringido.

Así lo confirmaron a LA NACION grandes operadores como Despegar.com, agencias minoristas y varias notas que operadores mayoristas les enviaron en los últimos días a sus clientes. Las restricciones no rigen para el turismo dentro del país.

Despegar.com, uno de los mayores sitios de venta online de paquetes turísticos de América latina y dueño en el país de un 20% del mercado dispuso esas medidas. Francisco Stengel, coordinador de Agencias de Comunicación de la empresa, explicó: «La decisión del Banco Central nos afecta, en especial a los operadores más grandes. Por eso eliminamos las cuotas en hoteles y paquetes de viaje al exterior».

Así, quien compre por esa plataforma la estadía en un hotel, el alquiler de un auto u otro servicio debe pagar la totalidad del gasto cuando cierre la operación o hacerlo una vez que llegue al destino. Si compró hoy un viaje para febrero, tendrá que afrontar el costo del hotel cuando llegue, en efectivo o con tarjeta de crédito, al tipo de cambio de ese momento.

Es decir, con el riesgo concreto de haber sufrido en el camino la devaluación del peso.

El origen de las restricciones que aplican las agencias de viaje es una decisión del Banco Central que ordenó, el 27 de octubre pasado, reducir las ventas de dólares sin autorización previa a todas las empresas de US$ 150.000 a US$ 75.000 diarios. Curiosamente, lejos de otras épocas más institucionales de la entidad monetaria, la medida no se dio a conocer a través de comunicados oficiales sino por WhatsApp. Esto alcanzó para alterar la marcha de la industria dedicada al turismo en el exterior.

Cuando una persona compra un paquete turístico, suele hacerlo en una agencia minorista, que a su vez compra los servicios a una mayorista. Como estas últimas restringieron el financiamiento, obligaron a hacer lo mismo a las minoristas, que de esa manera trasladaron el problema al cliente final. Uno de los casos más llamativos es el de American Executive International, una agencia mayorista. En una nota que envió a sus clientes minoristas el viernes pasado, y que pudo ver LA NACION, estipuló que «las operaciones cuyo inicio de los servicios sean superiores a 15 días corridos pueden ingresarse, confirmarse y abonarse, pero no se fijará el tipo de cambio y [no se realizará la] entrega de documentación hasta que ingresen en el período de 15 días anteriores al primer servicio prestado por nuestra empresa». Es decir, el valor del dólar al que se hará la conversión quedará abierto y se tomará en cuenta después de haber hecho el primer pago según la paridad que fije la compañía, con la intención de protegerse de una eventual devaluación.

Es la regla que rige desde hace 10 días a los mayores operadores de turismo del país. Gabriel Bernhaust, presidente de Trayecto Uno, otra mayorista, les envió ayer una nota a sus clientes. Les informaba que desde ese día «se fijará el tipo de cambio sólo para aquellas reservas cuya fecha de inicio de los servicios sea inferior a 30 días corridos, tanto sean pagadas con depósitos, transferencias bancarias o tarjetas de crédito». En las operaciones de un lapso mayor, el tipo de cambio se fijará cuando sólo falte un mes para el uso del servicio.

Juliá Tours, considerada una de las agencias mayoristas más grandes del país, envió en los últimos días a sus clientes una nota de alto contenido emocional. «Sabemos que seguramente crearemos polémica? Sabemos que la medida que hemos tomado les parecerá muy antipática», comienza. Y luego anticipa que considera su decisión «muy, pero muy responsable». Se refiere al límite que puso a los cobros de los paquetes hasta que se le permita «transferir al exterior los montos acordes» con sus obligaciones.

Otra agencia mayorista les indicó a sus clientes minoristas que desde el 2 de noviembre pasado no acepta como medio de pago tarjetas de crédito niMercadoPago, el sistema de pagos para compras online de MercadoLibre,salvo el pago directo a las compañías aéreas por los pasajes. Y tampoco aceptará pagos parciales de reservas de vehículos.

Las restricciones en la venta de paquetes completan el cuadro de dificultades para los turistas que habían comenzado a montar las compañías aéreas días atrás. Tras la comunicación virtual del Banco Central, esas empresas redujeron a 90 días el plazo de financiación para pasajes fuera del país -salvo Aerolíneas Argentinas- y aumentaron sus precios.

Por todo eso, las operadoras de turismo citan con ironía las últimas palabras de Cristina Kirchner dedicadas al sector. «Perdoná que insista, pero sigo enganchada con el turismo -escribió el lunes en Twitter-. ¿No era que no se podía comprar dólares?? Pero los números son los números. Datos duros y objetivos.»

Según los especialistas, la Presidenta utilizó cifras de hace dos meses, cuando la situación era muy distinta a la actual.

Quien busque puede encontrar un premio menor. Stengel, por ejemplo, destacó que su empresa hace esfuerzos para sostener las 12 cuotas sin interés para vuelos al exterior. Asegura que tampoco aumentó los precios.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1844587-restringen-aun-mas-las-cuotas-para-viajes-al-exterior

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *