Kicillof expuso en la cumbre del G-20 en reemplazo de CFK

“La crisis internacional no cede y hay decepción”

”La crisis internacional no cede, lo han dicho todos los referentes y líderes del mundo y hay realmente mucha decepción porque las medidas de salvataje del sector financiero no han sido efectivas”, aseguró ayer el ministro de Economía, Axel Kicillof, al realizar un balance de la primera sesión de trabajo llevada adelante en la Cumbre del G-20 que se desarrolla en Antalya, Turquía. “Las opiniones (sobre qué medidas tomar) son diversas, dependiendo de cada uno de los países, pero todos coinciden en que hay que tomar medidas más vigorosas”, agregó el ministro.

Kicillof y el canciller Héctor Timerman representan a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la cumbre. El evento comenzó oficialmente ayer al mediodía con la recepción de bienvenida brindada a los distintos jefes de Estado por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, como anfitrión del encuentro y la tradicional “foto de familia”.

Luego en un almuerzo de trabajo, donde los temas en discusión fueron la cuestión del desarrollo y el cambio climático, Kicillof –al exponer en nombre de la Presidenta– volvió a recalcar la necesidad de que el G-20 mantenga dentro de su agenda de prioridades la necesidad de implementar políticas de inclusión social.

“La inclusión básicamente es la distribución de la riqueza, ya que el 1 por ciento de los más ricos del mundo explican buena parte de la riqueza internacional. Estas políticas de desarrollo tienen que tener en cuenta la cuestión de la distribución del ingreso y por eso es parte de la agenda del G-20”, recalcó el ministro. En lo que respecta a la discusión sobre cambio climático, Kicillof dijo que existen “dos visiones”.

Por un lado están los países desarrollados, que “ pretenden aplicar políticas en términos de cambio climático de energía limpia, de energía verde, mientras que los países en vías de desarrollo explicitaron de manera enfática la necesidad de que la solución apunte a los modos de consumir energía”. “Desde hace mucho tiempo los países desarrollados son en mayor media los responsable de la emisión de gases tóxicos que producen efecto invernadero”, agregó. “Si se quiere trabajar en una agenda de cambio climático que sea una con una tecnología menos nociva con el medio ambiente, esto deber ser obviamente, en base a créditos y transferencia de tecnología para los países en desarrollo”, sostuvo el ministro. A modo de ejemplo citó que “América Latina en su conjunto es solo responsable del 5 por ciento de las emisiones de gases tóxicos que generan efecto invernadero”.

Respecto de la primera sesión de trabajo, donde el centro de la discusión fue la crisis internacional, Kicillof dijo que le resultó “sorprendente” escuchar la forma en que “algunos presidentes de los países más poderosos del mundo están hablando por primera vez con mucho énfasis en tomar medidas más expansivas desde el punto de vista de la inversión, de la obra pública, de políticas expansivas no ya en lo monetario y financiero”.

El ministro enfatizó que no perdió la oportunidad de señalar que ese tipo de política “tiene mucho que ver con lo que ha hecho Argentina para enfrentar la crisis” internacional.

Los miembros del G-20 son Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, República de Corea, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Europea. España es un invitado permanente. También participan de la mesa de discusión –aunque sin voto– los principales entidades multilaterales, como el FMI, el Banco Mundial, la ONU y la OIT, entre otros organismos.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-286250-2015-11-16.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *