Noticias

No aclares, que oscurece: Scioli quiso justificar la desactualización del Fondo del Conurbano, pero la jugada le salió mal

El Fondo del Conurbano Bonaerense (FCB) lleva años congelado y beneficia más a otras provincias que a la propia Buenos Aires. Pese a esto, el candidato del Frente para la Victoria y gobernador, Daniel Scioli, insiste en que hay que mirar las cosas «en un todo».

Hace poco, si bien reconoció la existencia de un tope que perjudica a los bonaerenses, analizó que «hay que tener en cuenta todas las inversiones directas, que superan la actualización del Conurbano, que ha hecho en estos años el Gobierno nacional, ya sea en subsidios, en obras de infraestructura o en energía».

Dicho de otra manera, para el candidato kirchnerista el dinero que aportó la Nación por otros medios superó el monto que le hubiese llegado a la jurisdicción más importante del país si se hubiese ajustado el FCB.

Suena raro escuchar esto de un gobernador que recibió, precisamente de manos de la presidenta Cristina Kirchner, uno de los mayores ahogos financieros. Basta recordar que la situación fue tan dramática, que hasta tuvo dificultadas para abonar el medio aguinaldo de sus empleados.

Pero es aún más llamativo si se analizan los números, ya que revelan que el aporte que hizo el Estado en la provincia más importante en el último año, ya sea en obras como en subsidios no fue tan holgado como equilibrar el bache que deja en las finanzas la falta de ajuste del tope.

Así lo advirtió a iProfesional Guillermo Giussi, quien afirmó que «la Nación está lejos de haber invertido los casi $40.000 millones que -estimativamente- representan en la actualidad el Fondo del Conurbano».

El FCB fue creado en la década del ’90 con el objeto de aportarle a Buenos Aires una parte del porcentaje de Coparticipación que cedió en los años 80 el gobierno radical de Alejandro Armendáriz.

El mismo está compuesto por el 10% de la recaudación del Impuesto a las Ganancias. Desde 1997, establece un monto fijo para la provincia de $650 millones y, si existiera un sobrante, que se distribuya entre el resto de las jurisdicciones. Esta cifra permanece inalterada desde aquel momento y hace que, en la actualidad, casi todos los otros gobernadores reciban más dinero.

El especialista de Economía & Regiones reconoció que hubo inversión en obra de manera directa en Buenos Aires, pero aclaró que no se aproximan a los $38.000 millones que se recolectarán este año por este concepto.

Del mismo modo se manifestó Ariel Barraud, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF). El especialista indicó que los fondos invertidos por el Gobierno «no hizo recuperar esos 6 puntos que perdió respecto a la Ley de Coparticipación anterior a la actual».

Y aportó un dato más: aun considerando los subsidios, donde los habitantes de la Capital Federal y de Buenos Aires fueron los más beneficiados, la provincia no logró revertir la situación en la que se encuentra.

Sobre «discrecionalidades» y otras yerbas
Un reciente estudio del IARAF demuestra la discriminación que recibe la provincia más importante del país. En este sentido, apunta que «las transferencias corrientesdiscrecionales que realizó el Gobierno federal a Buenos Aires fueron de $1.443 millones y las de capital de $556 millones».

Los datos hacen referencia a lo sucedido en 2015. Es decir, la jurisdicción que dirige Daniel Scioli recibió apenas unos $2.000 millones «extra» en los meses de este año. Una cifra que, al menos a primera vista, parece estar muy lejos de las afirmaciones del todavía gobernador.

Barraud recordó que el Ejecutivo realiza sus gastos en las provincias y, en ese sentido, afirmó que «tampoco está desigualmente distribuido -o con tanta diferencia- como paracompensar la Coparticipación» que debería recibir Buenos Aires.

Y concluyó: «Nunca fue particularmente beneficiada por los fondos discrecionales, como si fue evidente en casos como los de la provincia de Santa Cruz y La Rioja».

Las afirmaciones de Scioli también tienen otra connotación, ya que puso en igualdad de condiciones los giros no automáticos que puede hacer el Estado con aquellos que se reparten de manera inmediata todos los meses (como la Coparticipación).

Sobre este aspecto, Giussi destacó que si el dinero hubiese llegado a Buenos Aires a través del FCB, los «fondos discrecionales» se convertirían en recursos propios. Es decir, que seríanautomáticos, se determinarían en base a lo que se está recaudando por Ganancias y no estarían atados a lo que decida la Nación.

Así, aunque efectivamente la inversión que haya realizado el Gobierno en la provincia hubiese sido suficientemente grande como para que el gobernador no hubiese necesitado una actualización en el tope de $650 millones, eso no lo libra de que sigan quedando en manos delpresidente de turno.

Por este motivo, para el especialista de Economía & Regiones, es fundamental que se realice un ajuste en el parámetro del Fondo del Conurbano. Y esto es así debido a que generaría «dos beneficios: por un lado, el volumen de transferencia sería mayor y, por otro, pasarían a ser recursos sobre los cuáles habría mayor previsión».

El cálculo es simple: en base a las estimaciones de cuánto será la recaudación de Ganancias se puede tener cierta certeza sobre cuánto le tocaría a cada jurisdicción. Incluso, en función de eso, los gobernadores podrían tener un estimativo de la magnitud de fondos que tendránpara gastar, ya que nadie podría recortar los ingresos a su gusto como sucede hoy en día.

En definitiva, todo apunta a un solo lugar: pese a que el gobernador quiso minimizar la problemática actual que genera en las finanzas provinciales el tope en el Fondo del Conurbano, lo cierto es que es verdaderamente importante. Por eso, es fundamental que sea analizado por el próximo gobierno y debería estar en uno de los primero lugares de la agenda.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/222567-No-aclares-que-oscurece-Scioli-quiso-justificar-la-desactualizacin-del-Fondo-del-Conurbano-pero-la-jugada-le-sali-mal-

compartir