Noticias

Julio De Vido cuestiono las declaraciones del ceo de la eléctrica ENEL

“Parecen un panfleto electoral”

La principal accionista de Edesur reclamó un cambio en las reglas del juego para invertir en el país. El ministro criticó que los italianos intenten influir en la elección.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, respondió ayer con dureza a las declaraciones del gerente general de la italiana Enel, Francesco Starace, quien el miércoles reclamó desde Londres un cambio del marco regulatorio para incrementar sus inversiones en el país. “Las declaraciones que realizó el CEO de la empresa Enel resultan inoportunas a horas de un ballottage presidencial. Parecen más un panfleto electoral que la reflexión del titular de una empresa multinacional”, sostuvo el funcionario a través de Twitter.

Enel es la compañía energética más poderosa de Italia. En Argentina controla Edesur a través de la española Endesa y participa en forma directa e indirecta en otras compañías del sector energético nacional, entre las que se destacan las generadoras de energía eléctrica Central Costanera y Central Dock Sud, ubicadas en Buenos Aires, y la Hidroeléctrica El Chocón, de la provincia de Neuquén. La firma organizó presentó el miércoles en Londres su plan de inversiones 2016-2019 y si bien Argentina no aparece entre los objetivos relevantes de la empresa, su CEO invitó a periodistas de algunos diarios argentinos para criticar al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y meter presión en la semana previa al ballottage. “La Argentina no aparece ni en el reporte que acabamos de presentar ni en los anteriores, pero esperamos que sea la última vez que esto ocurra”, aseguró su CEO, Francesco Starace.

Luego cuestionó el marco regulatorio actual y pidió cambios. “El nuevo gobierno se deberá preocupar por establecer un marco regulatorio que permita realizar nuevas inversiones. Hoy como están planteadas las cosas, no tiene sentido hacerlo, no se justifica (…) No sólo los precios, sino todo el sistema regulatorio en la Argentina fue manipulado”, agregó el ejecutivo. “Si acaso tienen propuestas, pueden hacerlas llegar desde el próximo 10 de diciembre a quien resulte electo presidente. Llamaría mucho la atención porque en los últimos años no se les conoció aporte de ninguna naturaleza ni voluntad para mejorar el servicio de Edesur”, le respondió el ministro Julio De Vido.

La distribuidora Edesur es una de las peores empresas del país. Enel atribuye esta situación al congelamiento de las tarifas domiciliarias, pero Edenor, la otra distribuidora que opera en el área metropolitana de Buenos Aires, también tiene las tarifas congeladas y su desempeño en los últimos años ha sido mejor que el de Edesur. Durante los apagones de diciembre de 2013, el ente regulador informó que por cada corte de Edenor hubo cinco de Edesur. En el Gobierno responden que las tarifas no son el problema porque el servicio está subsidiado. Incluso recuerdan que en la década del 90 las distribuidoras tenían sus ingresos dolarizados e indexados y eso no impidió que en febrero de 1999 la falta de inversión de Edesur derivara en un gigantesco apagón que dejó sin servicio a 150 mil viviendas de la ciudad de Buenos Aires durante once días.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-286540-2015-11-20.html

compartir