Noticias

Inspecciono los principales bancos para verificar el cumplimiento de normas

El BCRA los lleva a rienda corta

La autoridad monetaria realizó un operativo en la city para constatar que los bancos hubieran acatado la orden de reducir su exposición en activos dolarizados. A pesar de sus reclamos, todos lo hicieron. Para los ahorristas hubo ventas record de divisas.

Con el objetivo de relevar el cumplimiento del mínimo en cartera en dólares y activos nominados en esa moneda en poder de las entidades financieras, inspectores del Banco Central se presentaron ayer en las mesas de dinero de los principales bancos privados. La medida establecía ayer la fecha límite para reducir del 20 al 15 por ciento los activos en dólares (billetes, títulos públicos y contratos a futuro) por encima de la cobertura de los depósitos en la misma moneda de sus clientes, que se denomina responsabilidad patrimonial computable. Las cámaras que aglutinan a los bancos privados nacionales y extranjeros habían recurrido a la Justicia para que suspenda la adecuación, pero hasta el momento no hubo respuesta a su reclamo. Según indicaron a este diario desde el organismo monetario, no hubo incumplimientos a la normativa por parte de los bancos. Los controles en la city porteña impactaron en los tipos de cambio implícitos en el contado con liquidación, que bajó 11 centavos hasta los 14,40 pesos. También hubo una caída del dólar ilegal, que se retrajo 22 centavos para ofrecerse a 14,74 pesos.

La normativa del Central estableció que las entidades podrán tener activos en moneda extranjera por encima de sus pasivos hasta el 15 por ciento, guarismo que pasará a ser del 10 por ciento desde el 9 de diciembre. El objetivo fue quitarle poder de presión a los bancos sobre el tipo de cambio sin generar tensiones por un eventual descalce de monedas. La Ascociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba) presentó un pedido de amparo ante la Justicia, mientras que la Asociación de Bancos de Argentina (ABA) elevó una nota administrativa dirigida al presidente del Central, Alejandro Vanoli. En ambos casos, sin respuestas a sus reclamos, los banqueros se adecuaron a la normativa. Los inspectores del Central se presentaron en los bancos debido a que la normativa no tiene un régimen informativo, por lo que fue necesario realizar este relevamiento “in situ”.

Por su parte, luego de diez días sin operaciones, el mercado de contratos a futuro rosarino (Rofex) reiniciará hoy sus actividades con limitaciones estrictas en volúmenes y precios. Por un lado, las variaciones en los valores no podrán superar el 0,8 por ciento en los contratos con vencimientos más cercanos y se podrán operar 500 futuros por agente. El objetivo es imponer obstáculos para reducir los volúmenes negociados.

En el mercado formal, el dólar finalizó ayer en 9,70 pesos, 14 centavos por encima de fin de octubre (1,5 por ciento), mientras que el blue cedió 1,01 pesos respecto de los 15,75 pesos con que finalizó hace un mes. La brecha entre ambos se ubicó en 52 por ciento. En noviembre se realizaron operaciones de compra de moneda extranjera por la cifra record de 722,9 millones de dólares, según informó la AFIP. El máximo anterior fue en octubre, por el equivalente a 703,5 millones. La demanda privada y la casi nula liquidación de los exportadores de granos, que apostaron a una devaluación, derivó en una caída de 1365 millones de dólares en reservas, las que cerraron el mes en 25.605 millones.

En la Bolsa porteña las acciones líderes finalizaron con un avance de 4,1 por ciento en el mes, luego de una primera mitad de noviembre con fuertes ganancias que se fueron diluyendo en la segunda parte. No obstante, hubo importantes ganadores en la Bolsa. La anunciada devaluación de la moneda quedó reflejada en las expectativas de los molineros. Molinos ganó en el mes 67,5 por ciento. Las siderúrgicas Aluar y Siderar mejoraron 26,1 y 19,1 por ciento respectivamente. En tanto, la constructora propiedad de Nicolás Caputo, amigo de Mauricio Macri, ganó un 48,4 por ciento.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-287293-2015-12-01.html

compartir