Noticias

El fondo monetario confía en profundizar las relaciones con el nuevo gobierno

Eramos pocos y el FMI quiere volver

El vocero del organismo aseguró que el FMI espera retomar las auditorías anuales de la economía argentina que dejaron de hacerse en 2006. El equipo de Macri lo aceptaría.

“Daríamos la bienvenida a un diálogo más profundo con las autoridades argentinas sobre las políticas económicas”, afirmó ayer el vocero del Fondo Monetario Internacional, Gerry Rice. Todavía no comenzaron los contactos con el equipo del presidente electo Mauricio Macri, pero entre las prioridades que tiene el organismo multilateral en su agenda figura la realización de las auditorías anuales contempladas en su artículo IV. Desde el equipo económico de Cambiemos sostienen que no recurrirán a las tradicionales líneas de financiamiento del Fondo, pero consideran posible habilitar el regreso de las revisiones de la economía. Los documentos producidos por las misiones de los técnicos del Fondo fueron utilizados a lo largo de la historia argentina para imponer los tradicionales programas de ajuste fiscal y monetario asociados a sus créditos. Esas visitas fueron abandonadas a partir de 2006, cuando el gobierno de Néstor Kirchner decidió cancelar la deuda con el organismo.

Si bien los economistas que formarán parte del próximo gobierno afirman que buscarán obtener financiamiento en el sector privado, consideran que, entre otros elementos, como el inicio de las negociaciones con los fondos buitre, el regreso de las misiones del FMI facilitaría el acceso al crédito. Advierten que fue el propio gobierno saliente el que comenzó a acercarse con el organismo, ya que lo convocó para supervisar técnicamente la construcción del nuevo índice de precios (IPCNu) y el producto interno bruto. En junio, el organismo que conduce la francesa Christine Lagarde señaló que Argentina “aún no cumple totalmente con su obligación respecto del suministro preciso de datos” y extendió el plazo para alcanzar ese objetivo hasta julio de 2016.

“No tendría ningún problema en que vuelvan las evaluaciones del artículo IV si hacemos las cosas bien. En la Argentina agrandamos giles y, entre ellos, a los burócratas del Fondo. Uno se sienta, les explica las cosas y los puede convencer. Hoy están dispuestos a prestar casi sin exigencias. Ahora, si vamos a ser tan estúpidos de pagarle todo cuando no había que pagarle y después dejar pasar la oportunidad de que nos presten…”, indicó en mayo de 2009 el futuro ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, durante una entrevista de este diario. Las consultas del artículo IV también fueron utilizadas recientemente en países como España, Grecia, Lituania o Portugal para fijar el rumbo de la política económica. Esos informes legitimaron las “reformas estructurales”, un eufemismo para la flexibilización laboral y las privatizaciones.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-287539-2015-12-04.html

compartir