Noticias

Agenda sobre ruedas: automotrices palpitan alivio del impuestazo pero piden más dólares y apertura importadora

La última decisión del Gobierno de achicar el cupo de divisas que habilita al sector automotriz terminó por bloquear la actividad.

El monto se redujo de los u$s199 millones acordados a tan sólo u$s50 millones a dividir entre 11 terminales que acumulan deudas millonarias con las casas matrices y proveedores.

La medida no hace más que acentuar una crisis que selló a fuego el ritmo de la actividad en los últimos 10 meses del año, con caída en producción, exportación y ventas internas.

Ahora, las definiciones que determinarán el crecimiento o estancamiento en 2016 estarán en manos del próximo Gobierno, y lo que más reclaman las compañías es “previsibilidad”.

Sin certezas acerca de la cantidad de dólares que tendrán para operar, las compañías no pueden siquiera proyectar lanzamientos, ya que deben medir con mucha cautela cada uno de los modelos que importan para no desequilibrar la balanza comercial.

La situación es diferente según la marca, ya que algunas tienen las finanzas más sanas y eso les permite hacer proyecciones más firmes, si bien las preocupaciones no escapan a ninguna de las firmas que operan en el mercado local.

La lista de reclamos 
La previsibilidad es la primera condición que pide el sector.

Desde el grupo PSA, que agrupa a Peugeot y a Citroën explicaron que el sector programa contres meses de anticipación, y que necesita saber qué medidas regirán la industria para poderproyectar.

“Hay una agenda de corto plazo que tiene que ver con las restricciones con las que se trabajóen 2014 y 2015. Tiene que ver con el acceso a las divisas para hacer frente a las necesidades que tenemos de importación, ya sea de vehículos terminados como de piezas para la producción”, afirmó Rodrigo Graziano, director de Relaciones Externas y Comunicación de PSA.

“Hoy la industria argentina trabaja con una falta de previsibilidad importante, y somos un sector que necesita más de tres meses para programar la producción. Además se debe sincerar la oferta con la demanda, y eso tiene que ver con el acceso a las divisas”, completó.

Según Hernán Vázquez, vicepresidente de Ventas y Marketing de Volkswagen Argentina, “la vocación es seguir creciendo. Tendremos que luchar contra lo que se presente y eso aún no lo sabemos. La industria automotriz no sólo es importante para el público sino que es un motorde crecimiento para el país”.

En Renault también se preparan para lo que viene y apuestan a un nivel de comercialización más previsible para poder encauzar su agenda de lanzamientos.

“Hoy la balanza comercial y el limitante de dólares frenan los planes cuando se habla de proyectar fabricación, importación y exportación. Nosotros necesitamos generar un mercado más estable. La previsibilidad ayuda aunque igual seguimos comprometiendo inversiones”, señalaron la marca del rombo.

El sector, a la espera del fin del impuestazo
Una de las grandes definiciones que espera la industria se vincula con los cambios en los impuestos internos.

La actividad sufrió un duro golpe cuando, a principios de 2014, el Gobierno elevó los gravámenes, medida conocida como el “impuestazo”.

En una iniciativa polémica -ya que no le generó caja al fisco y tampoco le ahorró dólares pero sí derribó a la industria-, la administración K llevó la alícuota del 10% vigente hasta ese momento al 30% y 50%, para el caso de los autos de más alta gama.

Sin embargo, en la práctica, la tasa real y efectiva terminó siendo de entre el 50% y el 100%. Es decir, el gravamen hizo que se duplicara el valor al público de un amplio abanico de vehículos premium, pulverizando así la demanda.

Estos cambios en el tributo no se establecieron de modo definitivo sino bajo un régimen derenovación periódica y desde la puesta en vigencia se han venido prorrogando.

El 31 de diciembre, ya con la nueva gestión al frente del poder, los funcionarios deberán decidir si se mantiene o si, por el contrario, retrotrae la situación a la del año 2013, lo que significaría un fuerte espaldarazo para la actividad.

Fuentes del macrismo ya se comunicaron con los referentes del sector para empezar a trabajar, contrarreloj por cierto, en la revisión del mismo.

“Tenemos conocimiento de que está en estudio retrotraer el tributo a los niveles de 2013. Es decir, se dejarían sin efecto los cambios que introdujo el kirchnerismo”, confirmó aiProfesional el presidente de una automotriz de origen europeo que accedió a dialogar bajo estricto off the record por la sensibilidad que genera el tema, justo en esta etapa de definiciones.

Diego Vignatti, director general de Nissan Argentina, se mostró categórico al afirmar que, de concretarse el fin del impuestazo “sería una noticia muy positiva, porque volvería a regir elorden en el mercado”.

Uno de los efectos colaterales que tuvo esta polémica iniciativa fue que no sólo afectó a las firmas que importan vehículos sino también a toda la industria nacional.

“Entiendo que un auto tienen que pagar impuesto, pero me gustaría que la carga fuese progresiva y que no haya diferencias si se fabrica en la Argentina o en Brasil. La globalización es un hecho y las fábricas trabajan en conjunto, por lo cual no debe haber discriminación”, afirmó Vázquez.

El directivo también explicó que con esta modalidad se genera un gap muy grande entre los modelos que pagan el tributo y los que están exentos, provocando grandes desfasajes en elmercado.

“El sistema debe ser más coherente de modo tal que los vehículos más baratos tengan una menor carga impositiva porque están más cerca de la segmentación popular y, a medida que crezca el precio o las cilindradas, aporten más al estado”, agregó Vázquez.

En el mismo sentido, desde PSA advierten la necesidad de un cambio.

“El 31 de diciembre vence el decreto y el 1 de enero tiene que haber definiciones, sino se vuelve al estado original. El decreto establece las alícuotas y las bases por las cuales los autos son afectados con una tasa nominal del 30%, que es del 43% efectiva; y del 43%, que es 100% efectiva”, recordó Graziano.

Así, el directivo hizo referencia así a que, de no mediar modificaciones, la mayoría de losautos de la industria se verán alcanzados por el tributo, a raíz de la suba general de preciosque se dio en todo este tiempo.

Proyecciones de ventas

Para Volkswagen, el año terminará con un comportamiento bastante positivo. El público está comprando autos, si bien la demanda dista de los niveles de otros años.

“Lo que pueda venir dentro de uno o dos meses estará ligado a cómo evolucione el tema de ladevaluación, inflación, y las trabas al sector”, dijo Vázquez.

En referencia a la esperada suba del dólar, que ya es un secreto a voces, los referentes de la actividad destacan que los efectos que pueda llegar a tener se verán atenuados si el Gobierno decide ponerle fin al “impuestazo”.

Una devaluación como la que prevé el mercado, indefectiblemente tendrá un impacto en losprecios (en pesos) de los vehículos, tal como ya sucedió a inicios de 2014.

Sin embargo, los directivos del sector son categóricos al afirmar que, por más que se avance con una depreciación del 20%, 30% o incluso 40%, los valores de los vehículos, principalmente los de alta gama, igual se terminarán abaratando.

Este movimiento descendente se daría tanto en dólares -dado que se eliminaría la distorsión generada por el impuesto- como en pesos.

Esto es así ya que se espera que la tasa de devaluación se ubique por debajo de lasalícuotas efectivas aplicadas a los 0Km, del orden del 50% y 100%, las cuales quedaríansuprimidas por el cambio en la normativa.

¿Cuál es el nivel de ventas que, en principio, proyecta el sector? Para responder a este interrogante habrá que esperar cuál es la decisión final que tome el nuevo Gobierno en matera de devaluación, impuestos internos, cupos de dólares y cerrojo importador.

Las primeras estimaciones que los directivos están acercando en estos días a sus casas matrices -en un escenario en el que la nueva administración brinde un mayor marco de previsibilidad y resuelva algunas cuestiones pendientes- dan cuenta de un nivel depatentamientos del orden de las 700.000 unidades.

Esto significaría un incremento cercano al 10% respecto del año en curso y, además, un leve alza en relación al 2014.

“Si hay una política económica que traiga confianza y capacidad de acceso a dólares entendemos que se puede seguir creciendo hasta las 700.000 unidades”, comentó Vázquez.

Por lo pronto, la industria busca dejar atrás las trabas y complicaciones que se dieron a lo largo de 2015.

“Veremos qué pasa con el mercado, cómo se acomoda. Eso determinará los niveles de producción”, agregó Julieta Rotger, directora de Comunicaciones de la firma del Rombo.

“Este año hubo un problema de oferta que no acompañó a la demanda, entre otras cosas por la falta de dólares”, agregó.

En las automotrices coinciden en señalar que este año gran parte de las ventas se vieronlimitadas por la falta de oferta.

Los sobreprecios también fueron un problema que contrajeron el nivel de operaciones. En este sentido, desde Volkswagen explicaron que “estas prácticas no tienen razón de ser ya que el valor de lista de un producto es el que está acordado”.

Sin embargo, si hoy día hay un punto en común entre los ejecutivos, ése es el de dejar atrás rápidamente todo lo que ha pasado y ponerle foco en lo que vendrá cuando asuma el nuevo Gobierno.

La posibilidad de contar con más dólares para importar y la paulatina normalización de la millonaria deuda que mantienen las filiales con las casas matrices son otros de los temas álgidos, pero la mera posibilidad de que se ponga fin a una medida tan nociva para la industria ayudó a mejorar las expectativas.

Para Vignatti, es posible pensar en un salto en las ventas de los vehículos premium una vez eliminado el impuestazo. Pero, para que ello ocurra, consideró que será necesario esperaralgunos meses hasta que las distintas firmas cursen los pedidos, arriben las unidades y serecompongan los stocks.

“Entre las diferentes marcas, hay modelos que hace mucho tiempo se dejaron de importar a causa de este tributo. Recomponer el mercado requerirá un poco de tiempo, pero la realidad es que, si efectivamente se vuelve a la situación previa, sería una noticia muy positiva, porque volveríamos a la normalidad”, concluyó.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/224075-Agenda-sobre-ruedas-automotrices-palpitan-alivio-del-impuestazo-pero-piden-mas-dolares-y-apertura-importadora

compartir