Noticias

Ante la inminente suba de tasas, la Fed afronta desacuerdos internos

No es noticia que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos podría subir las tasas de interés a mediados de diciembre, lo que sí es noticia es que podría aplicar un alza más alta de lo previsto en la previa.

Es que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, despejó los asuntos que quería sobre el mercado laboral antes de promover para diciembre la primera alza de tasas en casi una década en Estados Unidos, pero más adelante puede tener dificultades para convencer a colegas escépticos de nuevos aumentos.

Los argumentos de Yellen frente a una posible disidencia en la reunión de política monetaria del15 y 16 de diciembre se han fortalecido tras el reporte del Departamento del Trabajo publicado el viernes, que mostró que los empleadores contrataron a 211.000 personas en noviembre y que un número aún mayor de gente se unió al mercado laboral.

Los contratos de futuros de los fondos federales sugieren una probabilidad de un 79% de que la Fed cierre en diciembre un ciclo de siete años de tasas de interés cerca de cero, además de una probabilidad dividida de una nueva alza en marzo.

Hacia adelante el panorama es más confuso. Los futuros de tasas de interés con vencimiento en el segundo semestre del próximo año están subiendo levemente, mostrando que los operadores apuestan a que la Fed no subirá las tasas más de dos veces antes de que termine el año, publica la agencia Reuters.

“Hay un debate abierto entre halcones y palomas sobre cuál debe ser el ritmo de alzas”, dijo Art Hogan, presidente de estrategia de mercado de Wunderlich Securities en Nueva York, en referencia a las divisiones dentro de la Reserva Federal por la disposición a endurecer la política monetaria.

La Fed se ha mostrado tímida dos veces este año a la hora de subir las tasas de interés: en junio y septiembre.

Señales ilegibles

Los banqueros de la Reserva Federal tienen visiones diferentes de cómo terminará el próximo año la tasa de referencia del banco central, con expectativas desde menos de cero hasta un 3%, según las previsiones publicadas en septiembre.

Lo preocupante para Yellen, una constructora de consensos, no son sólo las “palomas” de siempre, como la gobernadora Lael Brainard, quien cuestiona el ritmo de alzas de las tasas.

Incluso algunos “halcones”, quienes normalmente están más preocupados por los riesgos de la inflación que por un débil crecimiento, están considerando la posibilidad de enfrentar un largo período de crecimiento bajo el potencial y una débil inflación.

Yellen dijo esta semana que el proceso de alza de tasas será gradual, pero falta definir qué se entiende por gradual.

Un motor para un alza de tasas será si la inflación se acelera el próximo año, pero los datos del viernes sugieren que los trabajadores no están consiguiendo los suficientes aumentossalariales como para que las empresas suban los precios.

El reporte de empleo del viernes también apoyó el argumento de Brainard de que ladebilidad de la economía mundial puede limitar el crecimiento de Estados Unidos más de lo previsto.

Los empleos de manufacturas, que están entre los más expuestos a la economía mundial, se redujeron en 1.000 en noviembre. Su tercera caída en cuatro meses.

“Si bien este informe ayuda a justificar un alza de tasas en diciembre, no justifica nada más queun ritmo muy gradual de alzas de tipos”, dijo Brian Jacobsen, estratega de cartera de Wells Fargo Funds Management.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/224122-Ante-la-inminente-suba-de-tasas-la-Fed-afronta-desacuerdos-internos

compartir