Noticias

Aranguren, “tarifazo” y después: cómo será el impacto en los presupuestos hogareños

El sistema energético nacional está en una situación precaria y si no tomamos medidas preventivas puede entrar en colapso. No es para alarmar sino para reconocer la realidad”, dijo el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

Ante ese contexto, anunció que se elevará un decreto a Mauricio Macri para declarar la Emergencia del Sistema Eléctrico Nacional hasta el 31 de diciembre de 2017″, al tiempo que solicitó un “uso racional de la energía”.

Si bien descartó cortes programados, aseguró que se van a “hacer anuncios preventivos y estos van a estar informados en la página del ENRE”.

Remarcó que el problema de los reiterados apagones datan de hace 12 años y aseguró que un hogar de Capital y Gran Buenos Aires que en 2003 sufría un promedio de 8,3 horas sin electricidad, en 2014 pasó a tener casi 33 horas. Es decir, casi cuatro veces más.

Al referirse a las subas de tarifas, expresó: “Vamos a hacerlo de manera gradual”.

En realidad, era un secreto a voces que el “tarifazo”, sea en cuotas o “de un saque”, iba allegar tras las elecciones presidenciales .

En el macrismo saben que el costo político es alto, pero también son conscientes de que unrojo fiscal récord (que ya escaló a 7 puntos del PBI) no deja margen para mantener esos casi$100.000 millones que implican los subsidios al gas y a la electricidad (que se eleva a $140.000 millones si se incluye al sector transporte).

Por otra parte, empresas distribuidoras -como Edenor y Edesur- hace tiempo están en”virtual” bancarrota.

Virtual porque de no haber “maquillado” sus estados contables (con préstamos encubiertos de la administración K) hubiesen quedado con patrimonio neto negativo que, por reglamentación, las inhabilita a seguir prestando servicios.

El descongelamiento tarifario también apunta a devolverle algo de rentabilidad a una partede la cadena, que se compone de tres actores:

– Aquelllas que producen la energía (centrales)

– Las empresas que la distribuyen (transportadoras)

– Las compañías que la reparten (distribuidoras).

Hablando en plata
El economista Carlos Melconian -que viene desde hace años asesorando a Macri- fue el primero que puso cifras al plan de quita de subsidios y quien esbozó buena parte de sus lineamientos.

Aranguren será ahora el que le dé sus toques finales a esa “hoja de ruta” trazada para 2016 y lleve el proceso a cabo.

Melconian asegura que para eliminar los subsidios a la electricidad hay que:

– Aumentar 250% la factura domiciliaria promedio (de $50 a $175)

– Elevar hasta 500% las de los comercios chicos (de $50 a $300)

– Incrementar hasta 400% las de las industrias

En cuanto al servicio de gas, el economista cercano a Macri indica que :

– La factura domiciliaria promedio debería subir un 100%.

– Las boletas que llega a los hogares de bajos consumos, de unos $120 bimestrales deberían elevarse a $240.

En el Gobierno estiman que el gasto mensual -si se suman los conceptos de luz, gas y transporte- pasarán a los casi $900 desde los $345 (promedio para una familia tipo de bajos recursos).

Hacia una mayor racionalidad
Fuentes consultadas por este medio afirman que una vez que se ponga en práctica el plan descongelamiento, puede ocurrir que los incrementos no sean tan lineales.

¿Por qué? Básicamente porque se moderará la demanda.

“Muchos usuarios no van a notar tanto el impacto ya que harán un uso mucho más racionaldel servicio”, comentó a iProfesional Emilio Apud, experto del sector energético y analista de Cambiemos.

“Estimamos que se producirá un ahorro de hasta un 20% en la luz y el gas que se consumenhoy en día”, aseguró.

En su visión, la sociedad tendrá que aceptar los incrementos en las boletas, tras haber estado pagando durante muchos años precios ficticios.

Apud remarcó que en el caso del gas, el repunte será menor, porque algo ha ido aumentando en estos años. Y expresó que resulta ilógico que alguien pague $40 de luz mientras que elcosto del kilovatio por hora llega a ser de $300.

“Hay que pensar que doce años atrás en la Argentina se abonaba una tarifa plena y aún así los servicios resultaban más baratos que en Brasil y en Uruguay. La idea ahora es ir volviendo a la normalidad”, agregó.

Apud remarcó que en la época de los ´90, los gastos de luz y gas representaban el 6% de unpresupuesto familiar tipo. Luego fueron cayendo -al calor de la inflación y de las subas salariales- y ahora, con los cambios que implementará el Gobierno de Macri, volverán a tener una participación similar.

Sin embargo, Apud sostuvo que los ajustes previstos pueden no ser suficientes desde el punto de vista meramente fiscal.

“Los aumentos tendrían que ser superiores, ya que en la década del ´90 la Argentina no importaba combustibles energía como sí lo hace ahora”, expresó.

Según Apud, la suba de tarifas no sólo permitirá redireccionar fondos a otras áreas, sino que posibilitará que las compañías comiencen a recuperar algo de rentabilidad que les permita mantener en mejor estado las redes y el equipamiento.

“Se mantendrá el subsidio para el 10% de la población de menores ingresos. Para identificarla, se cruzarán datos para ver cuáles son los hogares que realmente lo necesitan”, dijo.

“Si una persona de ingresos medios no puede pagar $250 de su nueva factura de gas, bueno, deberá comprar un par de pizzas menos o reducir algún otro consumo, así de simple. Si se compara lo que actualmente se abona por la luz y el gas con cualquier otro ítem de la canasta familiar, la diferencia hasta es ridícula”.

El tenor de los subsidios
De acuerdo con un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), el total de subsidios escaló del 1,4% del PBI (2006) al 5% actual.

Ya equivalen a trece veces lo destinado a la Asignación Universal por Hijo en 2014. La política de energía barata incentivó un mayor consumo y dio lugar a una caída de laoferta, sostuvieron desde la entidad.

Esa combinación, originó un rojo en la balanza superior a los u$s6.000 millones. Pese a la importancia de resolver el tema, ante el problema del déficit fiscal y la escasez de dólares, Cippec recomendó una salida gradual y ordenada.

Avanzar en una política de shock (tarifazo “de un saque”) generaría un aumento de alrededor del 2% de la pobreza en la región del AMBA.

“Además, reduciría el ingreso de los sectores medios y sumaría en lo inmediato un 4% a lainflación”, señalaron.

Según el organismo, los rubros gas y electricidad explican el 70% del total de subsidios. “ElAMBA absorbe un 40%. Le siguen en importancia, la Región Pampeana (13%) y la Patagonia (11%).

Respecto al AMBA, la entidad aporta un dato no menor: “las empresas, los industriales, loscomercios y las centrales eléctricas absorben casi el 60% de los subsidios al gas y el 50% a los de la electricidad”.

Desde el Cippec destacaron también que entre 2002 y 2014 las tarifas residenciales pasaron a ubicarse en los niveles más bajos incluso que los de la década del setenta.

“Desde 2003, las tarifas reales, es decir, ajustadas por inflación, cayeron un 60% en el caso delgas, y cerca de un 80% en el de la electricidad”, detalla el documento.

En pesos y en porcentajes
Desde el mnisterio de Energía relativizaron la magnitud de los aumentos que comenzarán a regir a partir de enero, medidos en dinero.

“En términos porcentuales parecen muchísimo. En términos absolutos, es decir hablando en plata, no es tan así, ya que se está partiendo de importes de boletas por el piso”, aseguraron.

Remarcaron que más de 4 millones de hogares se acostumbraron a no pagar el valor real de aquello que consumen.

Junto con la suba de tarifas habrá un uso más racional de la luz y del gas. Y esa reducciónayudará a aliviar el tendido, que viene operando al máximo, confían en el sector.

Y creen que se moderará el uso de aires acondicionados y de otros artefactos del hogar. “Habrá un menor derroche”, completó el ejecutivo de una compañía del rubro.

Otro referente del sector, Alieto Guadagni, sostuvo que el cambio para el AMBA pondrá ensintonía esta área con lo que ya ocurre en el resto de Argentina.

“Fuera de la Ciudad, la política tarifaria ha sido siempre distinta. Hoy el usuario de Caballitopaga la séptima parte de lo que abona una persona, que vive por ejemplo en en Córdoba, enRosario o en Mendoza. Por eso la situación de Edenor o Edesur es mucho peor que la de otras distribuidoras que operan en varias provincias”, comentó a iProfesional.

“El kirchnerismo nos quiso vender que los países crecen por el consumo y no es así, ya que esecrecimiento debe estar acompañado de inversiones acordes. Eso es lo que nos está faltando y es lo que se apunta a cambiar cuando se ajusten las tarifas”, concluyó.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/224604-Aranguren-tarifazo-y-despues-como-sera-el-impacto-en-los-presupuestos-hogarenos-

compartir