Noticias

Fitch bajó la nota de Brasil a “basura” y podría haber salida masiva de fondos

Fitch Ratings bajó ayer la calificación soberana de Brasil a categoría especulativa o “basura” debido a la gran preocupación por una crisis política y económica, que amenaza con sacar a la presidenta Dilma Rousseff de su cargo y anular los esfuerzos por reducir el déficit fiscal.

La decisión de Fitch de bajar la nota de Brasil a “BB+” desde “BBB-”, con una perspectiva negativa, se conoce menos de 24 horas de que el Gobierno dijo que quiere reducir un objetivo clave de ahorro fiscal para el año próximo, desoyendo al ministro de Hacienda, Joaquim Levy, quien apostó su credibilidad a una agenda de austeridad que está entrampada en el Congreso.

Fitch es la segunda agencia que baja la nota soberana de Brasil a categoría especulativa o “basura”, tras Standard & Poor’s en septiembre, lo que puede provocar una fuga de capitales. Muchos fondos de pensiones y otros grandes inversores tienen que desprenderse de bonos cuando dos agencias por separado los califican fuera del grado de inversión.

La semana pasada, Moody’s Investor Service dejó en revisión la calificación de Brasil para una posible baja a categoría especulativa.

La bolsa brasileña cerró al alza, pese a que la noticia de Fitch, y con los ajustes al cierre reflejando las reacciones iniciales a la primera alza de tasas de interés en Estados Unidos en casi una década.

El índice referencial Bovespa subió un 0,32 por ciento, a 45.015 puntos. El índice tocó su mínimo de sesión, con caída de un 1,7 por ciento, después de que Fitch redujo la calificación. De todos modos, el impacto de la noticia fue efímero, con el Bovespa retomando sus niveles previos y pasando a territorio positivo hasta poco antes del cierre, cuando volvió a oscilar ligeramente con pérdidas.

Según profesionales del mercado, la reacción fue contenida porque la decisión ya estaba internalizada en los precios de las acciones.

Fitch dijo que la crisis política había mermado la capacidad del Gobierno para enderezar la economía. Los enemigos políticos de Rousseff quieren someterla a un juicio político acusándola de violar leyes presupuestarias, y además la frágil coalición de Gobierno ha sido vinculada a un escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

“El inicio del procedimiento de juicio político es un revés”, dijo Shelly Shetty, jefa de calificación soberana para América Latina de Fitch. “Demora la implementación de medidas fiscales”, agregó.

Para el ministro Levy “es grave”

La pérdida del grado de inversión de Brasil es “grave“ y muestra que el Gobierno no ha hecho todo lo necesario para responder a la crisis que vive el país, dijo ayer el ministro de Hacienda Joaquim Levy.

El ministro guardó silencio cuando los periodistas le preguntaron si permanecería en su cargo.

En un comunicado, Levy destacó que cumplir con el objetivo de superávit fiscal primario era “indispensable” y agregó que seguía confiado en que la economía de Brasil retomará la senda del crecimiento, luego de que la agencia Fitch Ratings decidió recortar el grado de calificación de deuda del país sudamericano para dejarla en categoría especulativa.

Por otro lado, el Gobierno espera recaudar entre 30.000 y 35.000 millones de reales (unos 8.900 millones de dólares) en deudas tributarias en 2016, desde 15.000 millones de reales en 2015, dijo el miércoles el Ministerio de Hacienda a través de un comunicado.

Fuente: http://www.diariobae.com/notas/106428-fitch-bajo-la-nota-de-brasil-a-basura-y-podria-haber-salida-masiva-de-fondos.html

compartir