Noticias

Productores de biodiesel, en alerta: hay plantas paradas y crece el temor por los empleos

Para el grueso de las economías regionales, el salto del dólar implicó una mejora importante de la competitividad cambiaria. Junto con la quita de retenciones, sectores que se habían visto largamente postergados, ahora se encuentran con unamejor ecuación para exportar sus productos.

Vinos, ajo, manzanas, peras, aceite de oliva, uva de mesa y tabaco, son algunos de los productos que están recibiendo un impulso para reinsertarse en el mapa mundial.

Sin embargo, del lado de enfrente de la vereda de los “ganadores”, hay ramas de actividad a las que la actual coyuntura no sólo no las beneficia sino que hasta les representa un duro castigo.

Tal es el caso de las pequeñas y medianas empresas dedicadas exclusivamente a laproducción de biodiesel para el mercado interno, las cuales ahora se enfrentan a la falta demateria prima y a una disparada de los costos de producción que no pueden trasladar a sus valores de venta, dado que el biodiesel lo comercializan bajo un esquema de precios regulados.

Un sector estratégico que necesita ayuda
Actualmente en la Argentina hay 26 empresas del segmento Pyme que están dedicadas a la elaboración de este combustible alternativo, que es amigable con el medioambiente. De ese total, 17 son medianas y 9 son pequeñas.

La particularidad de esta rama de actividad es que, mientras los grandes productores están completamente abocados al negocio de la exportación, las Pymes están 100% orientadas a abastecer al mercado doméstico.

Las firmas, nucleadas en la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biodiesel (CEPREB), actualmente son responsables de producir cerca de 1,2 millones de toneladas de biodiesel al año, de la mano de la ley 26.093, que creó un régimen de promoción de biocombustibles.

Así, generan casi el 50% del total nacional, que llega a las 2,5 millones de toneladas.

En un inicio, el corte de gasoil con biodiesel era de un 5%. Pero a partir de 2014 dicha proporción pasó a ser del doble, lo que permitió incrementar los niveles de producción.

El problema, según alertaron desde CEPREB es que “el sector en pleno se encuentra paralizadopor falta de materia prima”.

“En principio el impacto es económico, y es crítico. Las Pymes, como su nombre lo indica, son pequeñas y medianas empresas que no tienen el respaldo como para hacer frente a esta crisis”, afirmó Francisco Jáuregui, director ejecutivo de la entidad.

“En un escenario donde los productores pararon sus plantas, en la medida que peligra la continuidad de las empresas, peligran también todos los puestos de trabajo que dependen de la industria”, advirtió el directivo.

¿Cuánto empleo genera el sector Pyme? Esta industria es responsable de sostener, tanto de forma directa como indirecta, unos 3.000 puestos de trabajo.

El “efecto dominó” en economías regionales
Otro aspecto a resaltar es su influencia en el desarrollo de las economías regionales, tanto por su impacto en los niveles de empleo como por el “efecto derrame” que generan en otros rubros como la metalmecánica, en un amplio abanico de provincias, como Entre Ríos, Santiago del Estero, San Luis, Neuquén, Santa Fe, La Pampa y Buenos Aires.

“Es fundamental entender que el sector Pyme genera mayor mano de obra por tonelada producida que los grandes, y en este escenario, peligra la fuente de trabajo de miles de familias dependientes”, advirtió Jáuregui.

El director ejecutivo de CEPREB agregó que “el objeto de la ley es el desarrollo de las economías regionales y la producción Pyme cumple ese objetivo al desarrollar los pueblos. Por lo tanto, la paralización de la industria Pyme de biodiesel afecta directamente a laseconomías regionales y a todos los sectores satélites que dependen de esta producción. Ello se refleja en una desaceleración de la economía de la región y en muchos casos, en el cierrede estos sectores”.

Baja de retenciones y devaluación: doble impacto 
En diálogo con iProfesional, Tomás Lorda, vicepresidente de CEPREB, explicó que el efecto conjunto de disminución en retenciones a la soja y devaluación del tipo de cambio provocó una crisis del sector, obligando a la totalidad de las plantas a detener su producción por falta de materia prima.

“Si no se hace una excepción a la fórmula de fijación de precio, de manera de contemplar esta situación extraordinaria, será imposible retomar un esquema productivo por al menos los próximos cuatro meses”, afirmó.

Sucede que el 90% de los costos del biodiesel están dolarizados y a su vez el aceite de soja, principal materia prima, tuvo una baja del 5% en las retenciones.

En conjunto, ambas medidas implicarán un aumento en los costos superior al 50%. Debido a la lógica de la fórmula para la determinación del precio, no se verá reflejado el aumento de los costos hasta el mes de marzo aproximadamente.

“En el corto plazo será imposible seguir trabajando, al ser el aceite de soja el 80% de los costos, no cubriríamos ni tan siquiera los costos variables. Las Pymes no tenemos espaldas para soportar la estructura sin poner nuestras plantas en marcha. Necesitamos una medida de excepción con carácter de urgencia”, agregó Lorda.

El otro problema es el retraso en la publicación de los precios de referencia que regulan la actividad, los cuales no están contemplando estos saltos en los costos.

Sobre este punto, Jáuregui advirtió que desde el 2012 y hasta mediados de este año se estuvo produciendo en un marco absoluto de imprevisibilidad, “sin valores publicados en tiempo y forma y sin un precio que asegurara una rentabilidad para el productor”.

“En una economía inflacionaria y produciendo con costos dolarizados, el retraso en la publicación es otro de los grandes problemas que sufre el sector. Si bien en el último período hubo cierta regularización, es importante que las nuevas autoridades cumplan con la ley y publiquen en tiempo y forma”, afirmó el directivo.

Además, recalcó que con las últimas medidas anunciadas, debido al aumento de la materia prima con costos dolarizados, el retraso genera un mayor perjuicio financiero.

“Si no se corrige hay que modificar la fórmula porque el salto del precio del aceite, al no ser consistente con el precio biodiesel del mes de publicación, genera perjuicios gravísimos”, disparó.

Soluciones urgentes
A la hora de enumerar cuáles son las soluciones que el sector necesita con suma urgencia para evitar el colapso del sector, desde CEPREB hicieron hincapié en los siguientes puntos:

• Que el precio del aceite que se tome como componente de uno de los costos de la fórmulacoexista en tiempo con el precio del biodiesel que se publica, hasta que los valores se ajusten.

• Sacar el tope del 10% a la suba del biodiesel ya que ese tope impide la posibilidad que se traslade de forma plena el aumento total del aceite.

• Aplicación estricta de la ley, con una publicación en tiempo y forma y un precio que garantice una rentabilidad razonable para el productor y que contemple los aumentos mencionados.

Desde la cámara además pidieron volver al esquema en donde existe una única autoridad competente, dado que “ya en a mediados del 2012 se le había quitado a la Secretaría de Energía la exclusividad y se la atribuyó a un organismo multidisciplinario, que en la práctica no hacía más que ralentizar y burocratizar la toma de decisiones y eliminó la posibilidad de tener un interlocutor válido, al cual se le pudieran plantear de forma efectiva la problemática”.

“Necesitamos reunirnos con las nuevas autoridades competentes para poder plantear la problemática y buscar una solución que nos ayude a transitar esta coyuntura. Es importante que el próximo precio que se publique contemple un aumento excepcional que aplaque los efectos de esta situación”, agregaron.

“De todas maneras, somos optimistas de que esto se va a resolver pronto por ser una promesa de este Gobierno durante las elecciones, ya que se promovió el federalismo y el desarrollo de economías regionales”, concluyeron desde CEPREB.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/224962-Productores-de-biodiesel-en-alerta-hay-plantas-paradas-y-crece-el-temor-por-los-empleos

compartir