El real se devaluó 6,7% en el año y preocupa al Mercosur

El real brasileño volvió a retroceder ayer y cayó un 1 por ciento tras la divulgación de un decepcionante dato mensual de ventas minoristas, que arrastró a la moneda más allá de un mínimo de una década alcanzado en la sesión anterior. El real se depreció a 2,8742 unidades por dólar, su menor nivel de cierre desde el 19 de octubre del 2004, luego de que datos mostraron que las ventas minoristas registraron en diciembre su mayor caída histórica, coronando su año más débil desde el 2003.
En su peor momento de la jornada, la moneda local alcanzó las 2,8834 unidades por dólar. La moneda brasileña acumula en febrero una caída de hasta 6,87% y lleva perdido en lo que va del año un 8,11 por ciento.
Además de los factores internos, el tipo de cambio está bajo presión por la turbulencia internacional. En los últimos días, la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos señalaron analizan aumentar en corto plazo la tasa de interés de la mayor economía del mundo. El temor en el mercado brasileño es con tasas de interes más altas en los países desarrollados, se reduzca aun más el flujo de capital hacia los países emergentes, como Brasil.
Lo cierto es que la caída de las ventas minoristas es una muestra mas del estancamiento de la economía de Brasil. Para empeorar el cuadro, el Fondo Monetario Internacional (FMI), recortó sus pronósticos de crecimiento sobre Brasil para este año de un 1,4% al 0,3%.
En un intento de corregir la caída de la economía, el Central brasileño en enero volvió a subir la tasa de interés Selic del 11,75 al 12,25%, el nivel más alto desde 2011. Pero la inflación también subió por primera vez desde 2011 y perforó el 7%, alejando la meta central original que era del 4,5%.
En tanto entre los empresarios argentinos, las alertas por los problemas del socio comercial mas importante del país se aceleran. Es que con un déficit fiscal, que alcanzó el 6,7% del PBI en 2014 (que amenaza a ser el peor en mas de tres décadas) y en un contexto internacional de mayor volatilidad en los mercados emergentes, los industriales argentinos avizoran un nuevo año de estancamiento de exportaciones al Brasil.
compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *