«Inspección Integral» El Gobierno Incrementa la Presión Sobre el CITI

Un equipo de técnicos del Banco Central desembarcará hoy en la filial argentina del Citibank en medio de la polémica que generó la suspensión de la habilitación de Gabriel Ribisich como representante legal de esa institución. Fuentes oficiales aseguraron a este diario que el objetivo es llevar adelante una “inspección integral” del banco para garantizar su funcionamiento. A su vez, se espera que el Citi designe en las próximas horas un nuevo director para poder seguir operando.

La decisión del Banco Central de revocar la habilitación de Ribisich fue en respuesta al pacto que la entidad firmó recientemente con un grupo de fondos buitre. El Citibank fue la única entidad que, en su rol de custodio de títulos de deuda bajo ley argentina pertenecientes a sus clientes, recurrió al juez Griesa para pedirle autorización para el pago de sus vencimientos. Es decir, para que el magistrado resolviera si formaban parte de la restricción de pago a los bonistas que impuso, por pedido de los fondos buitre, y a través de una insólita interpretación de la cláusula pari passu. El juez autorizó los pagos de julio, septiembre y diciembre de 2014, pero “por única vez”, pero trabó el del 31 de marzo, supeditado a que un eventual acuerdo entre el Citi y el fondo buitre NML lo habilitara. Este acuerdo llegó y las partes convinieron en pedir al magistrado la autorización del pago del vencimiento de marzo y el siguiente, de junio, a cambio del compromiso del Citi no sólo de apartarse en adelante de continuar en el servicio de custodia de los bonos sino también a cambio de que el banco renuncie a los derechos de apelar los fallos de la Corte del 28 de julio de 2014 y del 16 de marzo de 2015, en donde se estipula que la cláusula pari passu también incluye los bonos bajo ley local.

El Gobierno primero cuestionó el acuerdo. “Hay un principio de estafa a los bonistas, vamos a analizar el acuerdo que firmó el Citibank con los buitres porque es violatorio de las leyes argentinas”, expresó el ministro de Economía, Axel Kicillof. Luego el funcionario informó que la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Banco Central evaluarían la legalidad del acuerdo para determinar si correspondía sancionar al Citibank Argentina. A los pocos días, el Gobierno decidió suspender de manera preventiva al banco para operar en el mercado de capitales. El miércoles fue más allá e inhabilitó a Ribisich, una decisión inédita en el sistema financiero. El viernes pasado la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) que nuclea a las entidades de capitales extranjeros emitió un comunicado para “manifestar su preocupación y rechazo a esta decisión de gravísimas consecuencias que afecta injustamente a uno de sus asociados y a su representante legal”. Lo mismo hizo la Asociación Empresaria de Argentina. “Sus argumentaciones son falaces y suponen una defensa corporativa del establishment financiero y empresarial inadmisible en el marco del hostigamiento que sufre la Argentina por parte de los fondos buitre”, respondió el Gobierno y ahora subió la apuesta al decidir esta “revisión integral” de la entidad, sobre la cual no se dio ninguna precisión. En el Gobierno remarcan que quienes tienen depósitos en la entidad estadounidense no tienen por qué preocuparse, porque todas estas acciones no ponen en riesgo sus ahorros. La medida es interpretada en el mercado como una presión más sobre la entidad para tratar de que dé marcha atrás con el acuerdo con los buitres, pero hasta el momento el banco no dio ningún indicio en ese sentido. Todavía ni siquiera designó al reemplazante de Ribisich. Se espera que lo haga hoy, porque si no la entidad se encontraría en problemas para operar en el país.

Fuente: Página12
compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *