Buitres amenazan con acciones legales sobre nuevo bono y pedir el “pari passu”

Los buitres intentan cortarle a la Argentina todos los puentes de financimiento. Horas antes de que se oficilizara la emisión por 1.415 millones de dólares, el fondo NML Elliot de Paul Singer reclamó que el Bonar 2024 licitado ayer sea incluido dentro de los títulos afectados por la cláusula “pari passu” y que determinará “cuáles son las acciones legales apropiadas”.

NML advirtió pasado el mediodía un comunicado diciendo que “aquellos que contemplen participar en el último intento de Argentina por hacer una oferta global, deben entender que tiene todos los indicios de ser deuda externa que quedaría afectada por nuestros derechos ‘pari passu’”, asegura el comunicado. Los buitres, entonces, intentarán bloquear pagos de este bono tal como lo hicieron con otros títulos públicos.

“Estamos estudiando muy de cerca esta transacción altamente inusual antes de decidir qué medidas de ejecución son las apropiadas”, dijo Robert Cohen, abogado del fondo de Paul Singer.

Desde Moscú, mientras forma parte de la comitiva presidencial que se reunirá con el mandatario ruso Vladimir Putin, el ministro de Economía Axel Kicillof desestimó la amenaza de Singer y afirmó que “los fondos buitre buscan asustar a quienes quieren trabajar a Argentina”. “Creo que con respecto a lo de NML, presenciamos de nuevo un intento de extorsión de NML, apriete directamente de NML a través de un comunicado en medio del transcurso de la licitación”, explicó.

El Bonar 2024, con vencimiento final el 7 de mayo de 2024, amortizará en 6 cuotas anuales y consecutivas, comenzando en mayo de 2019, siendo las primeras 5 cuotas del 16,66% y la última cuota del 16,70%. Asimismo devenga una tasa de interés fija de 8,75% pagadera semestralmente.

Los abogados consultados por BAE Negocios coincidieron en afirmar que, de acuerdo al fallo de Thomas Griesa de diciembre de 2012, el Bonar 2024 podría ser incluído entre los títulos afectados por la clásula “pari passu” por lo que sus pagos serían bloqueados hasta tanto el gobierno alcance un acuerdo con los buitres. “Si el Juez Griesa determina que ese bono fue ofrecido parcialmente fuera de Argentina, entonces es correcto. La sentencia de febrero de 2012 establece en su punto dos que toda la deuda presente y futura que sea externa, subordinada y no garantizada debe respetar el principio de la igualdad de trato o pari passu”, dijo el abogado Marcelo Etchebarne.

Por su parte, Carlos Alfaro afirmó que “los Bonar 2024 no podrían nunca ser considerados parte de la deuda restructurada”, pero cita también a Griesa para asegurar que la advertencia de los buitres es considerable. “La última decisión de Griesa parece indicar que la prohibición de pago de deuda abarcaría a toda obligacion de pago de bonos estén o no vinculados a la retructuración. Por ello afectaba a los bonos bajo jurisdiccion Argentina que el Citi debia pagar. Es decir, para Griesa es una medida de fuerza que se aplicaría en forma generalizada con independencia de su causa u origen”, detalló en diálogo con este diario. No obstante, aclaró, existe un obstáculo con el que pueden encontrarse los buitres. “Aún cuando sea así, esa medida sería efectiva siempre y cuando interviniera en la cadena de pagos un banco sujeto a jurisdicción de Nueva York”.

A propósito, el fondo de cobertura de Singer envió una nota al Deustche Bank consultando sobre la última emisión de títulos públicos argentinos y si la entidad se había encargado de contactar inversores externos para la compra del Bonar, según publicó ayer Bloomberg. Ya en febrero NML había salido a denunciar que el banco alemán y el JPMorgan colaboraban “con un moroso internacional” e intentó así salir a mostrar el fallo de Griesa como amenaza y así intentar desactivar una nueva emisión de deuda.

Fuente: DiarioBae
compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *