Argentina, país generoso: acciones y bonos ganan hasta el 100% en dólares en apenas cuatro meses

Un experimentado operador que ya peina canas en la city, conocedor de los vaivenes del mercado, suele repetir esta frase a clientes y amigos: «Si querés ganar en dólares, apostá en pesos».

Sin duda que muchos deben estar festejando el hecho de haber seguido su consejo, más allá de algún que otro susto que pudieron haber tenido en el camino.

No es para menos, hasta los inversores más conservadores -aquellos que optan por la seguridad que les brinda un plazo fijo- consiguieron, en apenas cuatro meses, unarentabilidad en dólares del orden del 18%.

Este porcentaje -que en el resto del mundo resultaría inimaginable- fue logrado a partir de una «módica» tasa de interés (2% mensual) potenciada por la apreciación del tipo de cambio que, en igual lapso, ha sido del 8%.

Si ese porcentual es de por sí muy elevado, lo es aún más el resultado obtenido por los inversores en el mercado de acciones.

En este sentido, el índice Merval 25 (que agrupa a las empresas con mayor volumen de operaciones) ya acumula un alza de algo más del 40% pesos -que se eleva por encima del50% si se mide en dólares-, en lo que va del año.

Esto último, consecuencia de que el dólar blue cotiza actualmente a un valor más bajo que aquel con el que comenzara el 2015, lo que amplifica los rendimientos logrados si se los mide en base a esta referencia.

Las mayores ganancias correspondieron a los papeles de Banco Patagonia y Comercial del Plata, que han duplicado su valor en términos de divisas estadounidenses.

Las compañías eléctricas Pampa y Transener también se sumaron a la fiesta, dándoles a los inversores rendimientos del 90% y 80%.

También dijeron presente en el convite las acciones de Edenor y Pesa, con incrementos deentre el 65% y 70%, también en dólares (ver cuadro adjunto).

Mientras que las acciones han trepado de modo considerable, algunos bonos tampoco se quedaron atrás.

Los cinco que más ganaron partieron de un piso del 40%, con un máximo cercano al 70%,en términos de dólar.

Curiosamente, la lista es encabezada por dos series emitidas en pesos -Discount y Par- con alzas de casi el 70% y el 50% -medido en divisas estadounidenses-, seguidos por los cupones atados al PBI (42%).

«Voracidad» por papeles argentinos
A la hora de buscar los motivos que llevan a esta «efervescencia» que se vive en los mercados (pese a que en abril hubo una corrección por toma de ganancias), los analistas ponen al recambio electoral al tope de los factores más influyentes.

Afirman que los inversores, pequeños y grandes, se adelantan a los cambios que puedan darse en el plano político y económico, al tiempo que se anticipan a un eventual acercamiento a los mercados tras la asunción de un nuevo presidente.

En la city porteña, el hecho de que se haya frenado la escalada del blue, las reservas luzcan estables y la inflación se haya desacelerado constituyen un argumento de mayor relevancia que el del enfriamiento de la actividad económica.

A su vez, el «seguro de cambio» que ofrece la cercanía de las urnas (es decir que el dólar no se va a disparar en la previa electoral) da a los inversores la tranquilidad y les permite mirar más allá de diciembre a la hora de pensar dónde poner sus fichas.

En principio, suponen que el próximo presidente, sea quien fuere, asumirá con una actitud más market friendly.

Esto redundará en un mayor ingreso de capitales y, a su vez, contribuirá a darle aun más impulso a los precios de los activos financieros locales.

«Está la expectativa por la llegada de una nueva administración que tenga mayor afinidad con la plaza financiera», afirman desde la consultora Delphos Invesment.

Este comportamiento se hizo más notorio a partir de mediados de enero, momento en que se puso en marcha una reconversión de las carteras que administran los grandes fondos.

El mercado percibe que a aquellos precandidatos que se perfilan con mayores posibilidades de reemplazar a Cristina Kirchner, les resultará inexorable avanzar en reformas que apunten a una apertura económica.

Los inversores dan por descontado que el próximo Gobierno resolverá -en algún momento- el litigio con los buitres, lo que le abrirá la posibilidad de hacerse de crédito externo a tasas más bajas que las actuales.

Pero no sólo de presunciones y apuestas viven los inversores. También necesitan «alimentarse» de realidades.

En tal sentido, sin dudas que lo más destacado del mes que acaba de concluir (y posiblemente del cuatrimestre) fue el buen resultado obtenido por el Gobierno en su colocación del título Bonar 2024, por el que se hizo de unos u$s1.500 millones, a una tasa del 9%.

En forma simultánea, YPF colocó dos Obligaciones Negociables por unos u$s1.500 millones -a un tipo de interés del 8,6%-, que también pasaron a engrosar las reservas del Banco Central.

Abril temporada, alta de colocaciones
«Se podrá discutir el costo de la colocación, pero la lectura que primó fue positiva»,sostienen desde Portfolio Personal.

«Tasas de casi el 9% como las que convalidó el Ministerio de Economía no abundan en el mercado financiero global. Por eso esta emisión fue vista por muchos inversores como una gran oportunidad», considera el ejecutivo de una importante sociedad de bolsa.

Esta era la percepción generalizada en el mercado. Si bien este porcentaje está en línea con el rendimiento de los principales títulos argentinos, es ampliamente superior no sólo a los tipos de interés que rigen en el mundo desarrollado sino también a la de las colocaciones de los países vecinos.

Para el analista Marcelo Etchebarne, «el Gobierno pagó muy caro el hecho de querer mostrar que tiene acceso al financiamiento».

Observa que hay un sobre costo derivado de la estrategia oficial y que «con un entendimiento con los holdouts se podría estar pagando apenas un 5%».

En la tabla regional de los bonos con similar vencimiento, el comparativo es por demás elocuente: se ubican en una franja que va del 2,2% (Chile) al 3,5% (Paraguay).

El único papel que paga una tasa similar al del nuevo bono argentino es uno ecuatoriano.

Abril: un sobresalto que no arruina la fiesta
Si bien el resultado acumulado en el cuatrimestre ha sido altamente satisfactorio para los inversores, lo sucedido en abril merece un capítulo aparte.

En el mes que acaba de concluir se distinguieron dos caras bien diferenciadas:

• La positiva, como fue la recuperación de las petroleras, lideradas por Petrobras, que con un avance del 50% lograron revertir las pérdidas que acumulaban a fines de marzo.

• La negativa, signada por las bajas registradas en varios papeles, a raíz de la toma de ganancias y reposicionamiento de portfolios por parte de inversores.

En el balance general, imperó la primera alternativa, lo que permitió que el Merval cerrara el mes con un avance superior al 11%.

En el siguiente cuadro pueden observarse las acciones ganadoras y perdedoras de abril.

El segmento de renta fija -bonos- también se vio afectado por cierto ajuste en las cotizaciones, que fueron encabezadas por el Bonar X y el Par en pesos, con bajas que llegaron hasta el 5%.

«Las correcciones de algunos precios son razonables, luego de varios meses de intensas subas», afirma Agustín Cramo, analista de mercados.

Perspectivas
Para los analistas, las perspectivas de crecimiento del mercado son alentadoras, si bien en la actualidad el mercado se maneja de manera cautelosa, ante los vientos que soplan desde el frente externo.

Christian Reos, research de Allaria Ledesma, afirma que luego de que las acciones y los bonos subieran fuertemente a comienzos de año, «los inversores han hecho una pausa en abril».

Según el analista, esto puede observarse en un menor volumen de operaciones en la bolsa local, sumado a una toma de ganancias tanto en acciones como en bonos.

«Esto deja a los activos argentinos con un potencial de apreciación todavía muy interesante», añade.

Sabrina Corujo de Portfolio Personal, sostiene que las colocaciones que realizó el Gobierno delBonar 2024 -a la que se sumó la de YPF- «permitió inyectar aire fresco al mercado».

«Un mix de noticias, expectativas y fundamentals positivos posibilitaron el rebote de los papeles de riesgo local», afirma esta analista para quien las «perspectivas del mercado a mediano plazo siguen siendo atractivas».

En el campo accionario, para Reos, en las próximas semanas habrá un mayor potencial de suba para Banco Macro, Grupo Galicia, YPF, Ternium y Siderar.

«También miramos con interés a Telecom, empresa sin deuda que aumentó recientemente sus inversiones para ingresar al 4G y que, además, muestra indicadores atractivos y buenas perspectivas de crecimiento».

Paralelamente, para el analista en balances Héctor Annaratone, el sector petrolero afrontará un mejor desempeño y esto podrá potenciar los papales de compañías como YPF, Tenaris y la brasileña Petrobras.

En cuanto a los bonos, Corujo afirma: «Rendimientos del 8,5% a 9% anual en dólares no sobran en el mundo».

«Y menos aun en momentos en que la apuesta a una normalización financiera, en algún momento del año próximo, es cada vez más elevada», concluye.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/210975-Argentina-pas-generoso-acciones-y-bonos-ganan-hasta-el-100-en-dlares-en-apenas-cuatro-meses?page_y=0
compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *