Boca juega el superclásico con La Cámpora y está a un paso de perder en Ezeiza su gran proyecto inmobiliario

Los buenos resultados que ha venido cosechando Boca Juniors en el campo de juego marcan un claro contraste con la millonaria batalla legal que viene perdiendo en tribunales.

El club no llegó a ningún acuerdo con Aeropuertos Argentina 2000 en la disputa por el uso de un predio en Ezeiza, en el que ya desembolsó más de $60 millones para obras que quedarán congeladas hasta nuevo aviso.

«Hasta tanto no haya un cambio de Gobierno y salvo que gane Macri, hay que dar por perdida cualquier intención que apunte a resolver el conflicto», un dirigente de la ribera cercano a las negociaciones.

El mismo titular de la institución, Daniel Angelici, reconoció en los últimos días que la situación en Ezeiza «está entrampada en una cuestión política».

Desde octubre de 2013, Boca mantiene un acuerdo con el municipio en cuestión para explotar 38 hectáreas.

El mismo forma parte de un plan que incluye la construcción de múltiples canchas de fútbole instalaciones de esparcimiento, entre otras iniciativas, pero los proyectos se trabaron a principios de marzo, a raíz de un conflicto extra deportivo.

En ese mes, el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA) -controlado por La Cámpora- vetó esta iniciativa por considerar que, además de estar desarrollándose sobre terrenos por los que el club no le pagará a la municipalidad de Ezeiza, el mismo se está llevando a cabo en áreas que están bajo el control del aeropuerto internacional Ministro Pistarini.

La decisión de la ORSNA, opinan en la institución deportiva, deviene de una fuerte presión llevada cabo tanto por Aeropuertos Argentina 2000 como por la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA), ambas bajo influencia de la militancia K.

El plan de obras previsto es de tal envergadura que el propio Macri, en marzo, contactó a Cristina Kirchner para destrabar el conflicto. La respuesta de la mandataria combinó enojo con desplante.

Desde ese entonces, según pudo averiguar iProfesional, los intentos de Boca por «recuperar» el predio no han dejado de sucederse.

El terreno de la disputa:

Audiencias perdidas
Las dos audiencias entre las partes, Boca y Aeropuertos Argentina 2000, no llegaron a buen puerto dado que mostraron posiciones totalmente opuestas.

Esta contienda es un golpe no menor no sólo para el club de la ribera, también para Angelici, a raíz del año electoral que enfrenta la institución.

En este sentido, opositores a su gestión confiaron a este medio el malhumor que este tema trae en inversores que colocaron fondos en el proyecto emplazado en el predio de Ezeiza. De hecho, algunos de ellos habrían anticipado que no lo acompañarán económicamente durante los próximos comicios.

La apuesta por estos terrenos implicó desde la recaudación a través de aportes de privadoshasta el ingreso de dinero recurriendo a todo tipo de alternativas, que han ido desde el museo xeneize hasta la venta del césped de la Bombonera.

Todo ese caudal de fondos ahora quedó sin destino aparente tras el el cruce con La Cámpora.

¿Cuál es el principal argumento para frenar el plan de obras? La superposición entre los planos de Boca y los desarrollados para la construcción de una pista de emergencias en inmediaciones del Aeropuerto Pistarini.

Puertas adentro, en Boca aseguran que la traba responde más a un enfrentamiento entre el sciolista Alejandro Granados -ex intendente de Ezeiza, aunque todavía hombre fuerte del distrito- y la militancia kirchnerista. Y que el club quedó en medio de una disputa política.

Hay una tercera posición: en los pasillos de la Bombonera aseguran que el renovado interés por los terrenos que ahora expresa Aeropuertos Argentina 2000 responde al intento de la empresa por relanzar un proyecto para construir un hotel de lujo anunciado a fines de 2010.

El hotel que no fue
Hace unos años, la desarrolladora inmobiliaria Fernández Prieto & Asociados y la cadena hotelera Land habían anunciado el inicio de obras para un emprendimiento de 160 habitaciones, previa inversión de 30 millones de dólares.

Ese hotel se iba a llevar a cabo justamente en una parte de la superficie que hoy es ocupada por Boca.

La iniciativa quedó en stand by hasta ahora, dado que el acercamiento de nuevos inversores -avalados por el municipio de Ezeiza- aportaría el oxígeno suficiente para retomar el desarrollo previsto.

A la par de todo esto, también empezó a ganar altura la polémica en torno a cuánto ha destinado realmente el club a las obras ahora frenadas.

Desde la comisión directiva aseguran que la cifra ronda los $60 millones, si bien el propioAngelici declaró que se destinaron casi $100 millones.

Esta diferencia no hizo más que avivar la llama de la polémica. La dirigencia boquense expuso que el presupuesto total estaba en el orden de los $73 millones.

En otras palabras, y aportando más a la confusión, Boca -según Angelici- ya habría destinadomás de lo pautado sin siquiera haberse completado la mitad del plan de trabajo.

«Hay mucha mentira y oportunismo a raíz del año electoral que vive el club. Se arrojan cifras, se echan culpas unos a otros y se hablan cosas que no son», expresó un dirigente opositor.

«Lo cierto es que las obras no están demasiado avanzadas. Y, lamentablemente, en la disputa con Aeropuertos el club tiene todas las de perder. ¿Cómo justificará todo esto Angelici? Todavía no se sabe», completó.

Un problema de tierras
El principal aspecto sobre el que gira la polémica en torno al proyecto que impulsa Boca Juniors pasa por la titularidad de la tierra.

El plan del club es levantar un complejo que comprende 12 canchas de fútbol con sus respectivos estacionamientos, complejos de cine, confiterías y hasta oficinasadministrativas.

En diciembre de 2008, Alejandro Granados firmó con el Ministerio de Defensa un acuerdo por el cual el municipio pasó a controlar más de 530 hectáreas de la Fuerza Aérea, linderas al aeropuerto internacional.

El pacto estableció un plazo de diez años para la cesión, prorrogables por otros cinco. Además se fijó un canon mensual de 36.700 pesos para una primera instancia.

El Municipio de Ezeiza nunca pagó. Sin embargo, esto no venía siendo motivo de conflicto, ya que en ese entonces había una buena relación entre Granados y el kirchnerismo. No así para la Fuerza Aérea, que entablo una demanda en 2010.

Pese al incumplimiento, Granados firmó con Boca la entrega de 38 hectáreas en octubre de 2013. Con la presencia de Carlos Tévez, el club inició las primeras obras a mediados del año pasado.

¿Cómo fue la cesión? Sin cargo para Boca durante un lapso de 30 años, con una prórroga de 10.

Ahora, en medio de un año electoral y de alto revuelo político, irrumpe el problema: las hectáreas, objeto de la disputa, comprenden también tierras del aeropuerto de Ezeiza.

Y, precisamente, eso es lo que reclama La Cámpora a través de ORSNA, Aeropuertos Argentina 2000 y la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA).

Incluso, hasta aquellos grupos que se oponen a la gestión de Daniel Angelici al frente del club de la Ribera aseguran que fue el propio municipio de Ezeiza el que incluyó lotes del Pistarini sin notificar al club.

El proyecto
El proyecto comprende dos etapas. En la primera se concretarán:
• Dos canchas de fútbol (para 11 jugadores por equipo), con césped natural y tribunas para partidos oficiales.
• Cinco canchas de 11, con césped natural para entrenamiento.
• Una cancha de 11, con césped artificial.
• Cuatro canchas de fútbol (5 jugadores por equipo), con césped artificial. Una de ellas cubierta.
• Diez vestuarios para jugadores, destinados a entrenamientos y partidos.
• Seis vestuarios para técnicos, cuerpo médico y árbitros.
• Estacionamiento, microcine, salas técnicas, laboratorio, consultorios médicos, oficinas, sala de reuniones, comedores, gimnasios, salas de estar, confiterías, espacio de juegos, entre otros.

En una segunda instancia:
• Tres canchas de fútbol (11 por equipo) con césped natural para entrenamiento (fútbol profesional).
• Una cancha de 11 cubierta, con césped artificial (fútbol profesional).
• Dos vestuarios para jugadores.
• Cuatro vestuarios para técnicos y cuerpo médico.
• Hidroterapia y gimnasio.
• Estacionamientos, microcines, salas técnicas, consultorios médicos y oficinas técnicas.
• Área de prensa y sala de conferencias.
• Hotel y espacios de descanso para jugadores.

«De las 38 hectáreas, unas 20 son del aeropuerto Ministro Pistarini. Y donde más se avanzó es, justamente, sobre la superficie cuestionada», sostuvo a iProfesional José Luis Palazzo, referente de la agrupación Nuevo Boca que encabeza Roberto Digón.

«Sólo en el arranque, Boca lleva invertidos unos 60 millones de pesos, que podría perder totalmente si se topa con un revés legal. Uno no puede dejar de pensar que todo esto se dio así por cuestiones políticas», completó.

«Las constructoras, Riva y Miro, hoy tienen las máquinas retenidas. Si esto no se soluciona, el club enfrentará juicios. Como estamos en un año electoral, lo más probable es que la discusión sobre la obra se dilate al menos hasta diciembre», concluyó.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/210892-Boca-juega-el-superclsico-con-La-Cmpora-y-est-a-un-paso-de-perder-en-Ezeiza-su-gran-proyecto-inmobiliario-

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *