Síntomas de atraso cambiario: bonos «dólar linked» ganan hasta 20%, a la espera de un nuevo Gobierno

En épocas pre electorales, gran parte de las decisiones orientadas a la compraventa de acciones y bonos se vinculan con el comportamiento que los inversores estiman para la divisa estadounidense.

En tal sentido, aquellos que olfatean que «algo puede pasar» cuando se produzca la asunción del nuevo Gobierno se inclinan por la adquisición de bonos dólar linked.

¿Qué son? Son títulos que pagan lo que sube el dólar oficial más una tasa incremental.

La mayoría de las emisiones es realizada por el Gobierno Nacional, la Ciudad de Buenos Aires y por diferentes provincias.

Al no poder suscribir compromisos cuyas cancelaciones sean en moneda extranjera, han encontrado en esta alternativa la forma de tentar a inversores para que adquieran este tipo de activos que los protege ante una eventual devaluación.

Si bien se compran y venden en pesos, siguen la evolución del tipo de cambio oficial, lo que genera un fuerte interés en el público, sean particulares o empresas.

A fines del año pasado, el Gobierno nacional avanzó en este segmento, cuando lanzó los Bonad 2016 y 2018.

Como todo título público, además del precio de las diferentes series, conviene conocer algunos aspectos clave a la hora de buscar resguardo en ellos:

• El plazo de vigencia y fecha de vencimiento.
• El pago de intereses y su periodicidad.
• El tipo de amortización.
• La ganancia que ofrecen.
• El grado de liquidez.

La buena demanda de la que gozan se sustenta en los atractivos que poseen.

Entre ellos, que sus vencimientos son a corto plazo (lo que reduce el riesgo), gozan de buena liquidez, brindan un rendimiento interesante y funcionan como un «seguro anti-devaluación».

Esto último cobra mayor relevancia en un contexto en el que los candidatos a reemplazar a Cristina Kirchner ya han anticipado sus intenciones de ir desarmando el cepo y unificar el mercado del dólar.

Para muchos inversores, este avance estará asociado a una corrección alcista del tipo de cambio oficial, en un escenario de atraso cambiario y pérdida de competitividad.

¿Cuánto rinden?
Un ejemplo sencillo permite ilustrar su rendimiento:

• El ahorrista compra el título a un año de plazo, tomando como referencia la cotización actual del billete verde ($8,93).

• Al cabo de doce meses recibirá, en pesos:

• Un porcentaje equivalente a la suba del oficial. Según el mercado de dólar futuro (Rofex) será del 32%. De hecho, los inversores están pactando sus contratos a $11,74 para mayo del 2016.

• A ese 32% se le debe sumar la renta fijada en las condiciones de emisión. En la mayoría de los casos es semestral y ronda el 4% anual

En conclusión, quienes hoy inviertan sus pesos en estos bonos dólar linked obtendrán algo más de un 36% a un año.

Es decir, por cada $8,93 que hoy se invierte recibirán $12,18, en caso de concretarse el alza de la divisa que está anticipando el mercado de dólar futuro.

Estos números gozan de buena aceptación entre los inversores, ya que encuentran en estos títulos una alternativa para seguir al billete verde apostando con moneda local.

Más aún, si se considera que una eventual eliminación del cepo les permitirá convertir susacreencias (en pesos) a moneda extranjera.

Dólar linked, fogoneados por el atraso cambiario
El atraso cambiario le confiere a los bonos dólar linked un mayor atractivo, porque amplifica la posibilidad y el grado de un eventual ajuste.

Desde la última devaluación (enero de 2014) a la fecha, el billete verde oficial apenas subiócerca de un 10%, mientras que la inflación acumuló un alza del 50%. Es decir, cinco veces más.

En la city porteña no sólo se han percatado de esta distorsión sino que, además, creen que se agudizará, en un contexto en el que la previa electoral obliga a mantener el tipo de cambio casi «freezado».

Así las cosas, cuanto más se profundice el atraso, mayor será el ajuste que deberá hacer la nueva administración. Y más alta la tasa que paguen los bonos dólar linked.

Esto, en un contexto en el que gran cantidad de economías regionales están ahogadas, conexportaciones que han caído hasta un 85%, de acuerdo con un relevamiento de 22 productos elaborado por NoaNomics.

«A los factores conocidos, se han agregado nuevos que producen una combinación que contribuye a lo que algunos podrían llamar la ‘tormenta perfecta'», afirman desde la consultora.

«El tipo de cambio ‘electoral’ atrasado combinado con costos crecientes en dólares y una carga fiscal nunca vista configuran un cóctel complicado», agrega NoaNomics.

A eso se le sumó el efecto nocivo de los cambios en el contexto financiero internacional.

«Si se le agrega a este mix un dólar más vigoroso frente a todas las monedas y materias primas con menores precios que el año pasado, se entiende por qué las exportaciones deproducciones regionales se han desplomado», añade.

Para peor, el atraso cambiario va a contramano de lo que viene sucediendo en el»vecindario», lo que agudiza aún más la competitividad de las exportaciones argentinas.

Las cifras al respecto son elocuentes: desde fines de junio del año pasado el tipo de cambio multilateral, medido en términos reales, acumula un deterioro del 25%.

Precisamente este atraso cambiario es uno de los factores que alienta la demanda de losbonos dólar linked, por la ganancia que podrían ofrecer ante un ajuste del dólar que tienda a darle mayor competitividad a los envíos locales al mundo.

Quién es quién en el mercado
Según datos aportados por el Instituto Argentino del Mercado de Capitales, existen en circulación títulos bajo este sistema por casi u$s4.500 millones.

De ese total un 46% corresponden a las dos emisiones que realizó el Gobierno nacional en octubre y noviembre (Bonad 2016 y 2018), que fueron bien recibidas por el mercado.

Le siguen, en orden decreciente, la Ciudad de Buenos Aires, con el 21% del total y Córdobacon el 11% (ver cuadro):

En cuanto a las emisiones individuales, las más elevadas se muestran en el siguiente cuadro:

Con respecto a los que más ganan en lo que va del año, los cinco primeros corresponden a series emitidas por el Gobierno porteño, según el siguiente detalle:

Pronósticos
Según el economista Julio Pieckarz, el atractivo de este tipo de bonos, además de que cubren al ahorrista del riesgo de una depreciación, es que «le da la entrada a un tipo de cambio más barato y a un instrumento más líquido».

«Estos bonos pueden negociarse en cualquier momento. Además, se pueden esperar nuevas emisiones y que haya una mayor liquidez en este mercado», agrega el ex funcionario del Banco Central.

Desde la consultora Empiria, el economista Francisco Gismondi, recomienda guardarlos más allá de fin de año.

«El cambio de administración posiblemente traiga aparejado una apertura del cepo cambiario, que estaría atada a una devaluación, por lo que son activos que conviene tener consigo», aconseja.

Para Gismondi, «la incertidumbre cambiaria cobrará mayor fuerza en octubre y se acelerará hacia diciembre con la asunción de las nuevas autoridades».

De acuerdo con el analista financiero Agustín Cramo, «el que invierte en estos bonos estáapostando a una unificación de los tipos de cambio en un nivel algo por encima del oficial y por debajo del blue».

«Si se toma como pauta, la brecha actual, que ronda el 42%, es de suponer una corrección que tendría un piso del 35%», sostiene Cramo.

Rubén Pasquali, analista de mercados de Mayoral, afirma: «Compraría bonos dólar linkedporque, tarde o temprano, habrá una corrección cambiaria. De hecho, actualmente estamos frente a un atraso importante».

En igual sentido, Rafael Di Giorno, Investment Management de Proficio, señala que la compañía «mantiene una buena parte de la cartera en estos títulos».

«Preferimos el Bonad 2016 del Gobierno nacional. Si tenemos en cuenta la devaluación esperada a 12 meses, según el mercado de dólar futuro, el rendimiento en pesos sería del 30%», apunta.

Y completa: «Preferimos un bono corto ya que creemos que la convergencia entre el dólaroficial y el dólar bolsa se dará en relativamente poco tiempo, tras el cambio de mandato».

Si bien en las últimas semanas el Gobierno logró un fondeo tal que le permite estirar la pax cambiaria, lo cierto es que una nueva administración difícilmente pueda mantenerun billete verde que ha crecido cinco veces menos que la inflación.

Es por eso que posicionarse ahora en bonos dólar linked es visto en la city porteña como una de las mejores opciones para que los ahorristas esperen tranquilos y relajados el cambio de gestión.

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *