El Plan Energetico Nacional Cumplio Once Años Desde su Puesta en Marcha

El Gobierno destacó que se invirtieron 146 mil millones de pesos, lo que permitió incrementar la potencia instalada un 51 por ciento y construir más de 5500 kilómetros de alta tensión para integrar a diez provincias, entre otras obras.

El Plan Energético Nacional cumplió ayer once años desde su lanzamiento y el Gobierno aprovechó el aniversario para destacar que ya se llevan invertidos 146 mil millones de pesos, lo que permitió incrementar la potencia instalada un 51 por ciento y construir más de 5500 kilómetros de alta tensión para integrar a diez provincias al Sistema Interconectado Nacional. A su vez, el plan contempló la ampliación de gasoductos troncales, la incorporación de energías renovables, la creación de Enarsa y la recuperación de YPF en abril de 2012. El Ministerio de Planificación que conduce Julio De Vido destacó además que la inversión pública en los distintos eslabones del sector y la nacionalización de la petrolera llevaron al Estado argentino a incrementar su participación en el sector del 7 al 45 por ciento, mientras que el capital privado nacional subió de 13 a 30 por ciento y el capital extranjero se retrajo del 80 al 25 por ciento.

Luego de la crisis generada a partir de la salida de la convertibilidad, la economía comenzó a crecer fuerte a partir de 2003. En un primer momento se aprovechó la capacidad ociosa no solo a nivel productivo sino también en lo referido a la infraestructura energética. Sin embargo, al poco tiempo quedó claro que iba a ser necesario invertir fuerte en materia energética para acompañar la recuperación de la economía. Debido a esa necesidad en mayo de 2004 el entonces presidente Néstor Kirchner anunció la puesta en marcha del plan energético.

– Energía eléctrica. La capacidad de generación se incrementó en once años 11.300 megavatios, un 51 por ciento más de la energía disponible a fines de 2003. Para lograrlo se concluyeron dos obras emblemáticas que estaban paralizadas: la represa hidroeléctrica Yacyretá, que aportó 1800 MW, y la central nuclear Atucha II, que sumó otros 745 MW. Además se construyeron la Central Térmica San Martín, con un aporte de 850 MW; la Central Térmica Belgrano, 850 MW; la Central Térmica Vuelta de Obligado, 560 MW; la Central Térmica Ensenada, 560 MW; la Central Térmica Pilar, 480 MW; y la Central Térmica Brigadier López, 280 MW. También se logró incrementar la producción de energía a través del Plan Energía Plus, que sumó otros 2800 MW, y el programa Enarsa Distribuida, que agregó 1400 MW al sistema.

La capacidad de generación se complementó con una expansión de 5500 kilómetros de redes de transporte a partir de la puesta en marcha de la Línea de Alta Tensión NOA-NEA, considerada la mayor obra de interconexión eléctrica de la historia argentina; la ampliación de la Interconexión Patagónica, cuyo objeto fue conectar la Patagonia Austral al Sistema Argentino de Interconexión (SADI); la Interconexión Tercera Línea Yacyretá-Buenos Aires, con el propósito de transportar mayor energía desde Yacyretá a Buenos Aires, la línea eléctrica Comahue-Cuyo, la obra de transporte eléctrico más importante de los últimos 30 años en la región, y la Interconexión Recreo-La Rioja.

– Gas. Se amplió en 27 millones de metros cúbicos por día la capacidad de transporte de los gasoductos y se realizaron una serie de obras, entre las que se destacaron los 2.900 km de Gasoductos Troncales, el Segundo Cruce al Estrecho de Magallanes, el Gasoducto Juana Azurduy y la incorporación de 2,3 millones de hogares conectados a la red. A su vez, se puso en marcha la construcción del Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA) que proveerá gas natural a las provincias de Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones y al norte de Santa Fe.

– Biocombustibles. Argentina se transformó en el primer exportador mundial de biodiesel y además se estableció para el mercado interno el corte obligatorio del 10 por ciento del gasoil con biodiesel y del 8 por ciento de las naftas con bioetanol. A través de 48 plantas, se produjeron 5.850.000 m3/año, de los cuales 850.000 m3/año corresponden a Bioetanol y 5.000.000 m3/año a Biodiesel. El Ministerio de Planificación destacó que “esto equivale a la capacidad de la Refinería de YPF en La Plata, que es la más grande del país”.

n Lo que viene. El plan contempla también una serie de obras que comenzaron hace poco o todavía están en etapa de diseño, entre las que se destacan los proyectos de las centrales hidroeléctricas Kirchner y Cepernic; la hidroeléctrica Chihuido I y otras 10 obras de generación hídrica que totalizan 3800 MW; las centrales termoeléctricas Guillermo Brown y Manuel Belgrano II; la cuarta y quinta central nuclear; el reactor Carem; la Central Hidroeléctrica Aña Cuá; y las represas binacionales Garabí y Panambí proyectadas junto con el Brasil. Este conjunto de emprendimientos permitirán sumar otros 13.400 MW al sistema.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-272493-2015-05-12.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *