Dólar barato, «show» de cuotas y subas de salarios, reviven el auge de argentinos por ir de shopping al exterior

La llamada “pax cambiaria” que mantiene el Banco Central, se ha transformado en una pesada carga para numerosas ramas de actividad.

Es que, con el objetivo de cuidar las reservas, contener al dólar, controlar la brecha y anclar los precios –para así llegar con más oxígeno al mes de octubre-, el Gobierno está dando lugar a algunos “efectos colaterales”.

Pese a los esfuerzos oficiales, la inflación se mantiene en un piso elevado, cercano al30%. Como contrapartida, el tipo de cambio apenas avanzó en los últimos meses, de modo que las empresas y economías regionales con perfil exportador están padeciendo un fuerte deterioro en la competitividad.

Paralelamente, el objetivo de cuidar las reservas se logró, en gran parte, pisando las importaciones y restringiendo la entrega de divisas a empresas para la compra de insumos provienentes del exterior.

Esta medida involucró desde la imposición de cupos hasta cancelaciones de operaciones sin previo aviso, lo que terminó afectando a una industria que lleva 20 meses consecutivos con tasas negativas, con algunos sectores como el automotor o el de la electrónica entre los más castigados.

Sin embargo, la “pax cambiaria” no golpea a todos por igual. A contramano de casi todo el resto de la economía, un rubro en particular se está viendo beneficiado por el actual contexto: el turístico. En concreto, aquellas empresas dedicadas al turismo “emisivo” o internacional.

El combo que conjuga “dólar barato” y la paulatina actualización de los salarios, lleva a que más argentinos que estén pensando en viajar al exterior, se encuentren con que hoy susbolsillos «rinden» más que el año pasado.

A esto se sumó la caída en el precio del barril de crudo, que más que compensó la leve devaluación acumulada. De modo que los pasajes hacia algunos destinos, como Madrid o Miami terminaron bajando de precio, tanto en dólares como en pesos.

“En los últimos meses, en sintonía con el abaratamiento del petróleo, que representa una parte importantísima del costo de las aerolíneas, se ha visto una reducción parcial de las tarifas. Esto contribuye a apuntalar más las ventas”, aseguraron fuentes de la Asociación de Viajes y Turismo.

Otro factor clave es que, a diferencia de lo que ocurre con las importaciones de bienes -que sufren bloqueos, limitaciones o cupos-, las operaciones que efectúan las agencias turísticas y líneas aéreas no padecen las mismas restricciones.

Por el contrario, el Banco Central no ha venido trabando el giro de divisas para el pago de servicios, como sí lo hace con automotrices o fabricantes de electrónica. Esto permite que la creciente demanda de pasajes y paquetes no se enfrente a un achicamiento de la oferta.

En este contexto, se estima que los gastos por turismo internacional alcanzaron una cifra acumulada de u$s2.100 millones durante el primer trimestre del año.

Esto implicó un alza de casi 60% frente al registro del segundo período de 2014 (abril-junio), cuando la devaluación de enero había hecho pleno efecto y la incertidumbre económica provocó un desplome en la salida de argentinos al exterior (ver cuadro).

Estos u$s2.100 millones, además, marcan la tercera suba consecutiva y ponen de manifiesto cómo la mejora del poder de compra, en términos de dólar, impulsó la adquisición de pasajes y paquetes para destinos fuera del país.

Este incremento no sólo respondió a la mayor demanda de servicios turísticos. También fue consecuencia de la suba creciente en el uso de tarjetas de crédito en el exterior.

Al trazar una radiografía sobre la “factura” que debe convalidar el BCRA en concepto de «turismo», se observa que más del 60% se explica por el utilización de “plásticos” para cancelar compras en moneda extranjera.

El 40% restante se reparte entre transferencias de agencias al exterior, compra de tickets aéreos y la venta de billetes a través de la ventanilla habilitada por la AFIP (ver cuadro).

El creciente nivel de gastos de argentinos haciendo shopping fuera del país es elocuente y se refleja en las estadísticas que cada semana da a conocer el Banco Central.

En abril, los gastos con tarjeta se acercaron a los u$s380 millones, cifra que implica un incremento de casi el 70% respecto de los registros más bajos de 2014 (ver cuadro).

Salarios “nuevos”, gran incentivo
La devaluación de enero de 2014, combinada a la suba del recargo que aplica la AFIP –que desde noviembre de 2013 pasó a ser del 35%- llevó a un desmoronamiento en la venta de pasajes.

Hoy día, un tipo de cambio oficial que se mantiene casi freezado desde hace meses, sumado a las mejoras salariales, hicieron que se requiera de una menor proporción de ingresos para costear un viaje al exterior.

Un paquete por 15 días para visitar el norte de Miami, hospedándose en un hotel cuatro estrellas, el año pasado implicaba una erogación de algo más de 7 sueldos netos promedio. Hoy día, ese mismo plan, se redujo a 5 salarios.

En el caso de los pasajes, también se registró un abaratamiento en términos de ingresos: elnivel de “esfuerzo” que se requiere para adquirir un ticket con destino a Miami o Madrid ya es hasta un 30% menor al de mayo del año pasado.

Promos y cuotas, el “gancho” necesario
Así como en 2014 los planes de pago en cuotas sin interés habían sido clave para evitar un derrumbe mayor de las ventas, este año el financiamiento se convirtió en una de las herramientas que más ayudan a explicar el crecimiento de la actividad.

Especialmente porque las promos son mucho más agresivas que las que estaban vigentes hasta 2014, de la mano de las alianzas que los bancos están tejiendo con las agencias de viajes.

“La variable que hoy más está moviendo el turismo internacional es la posibilidad de pagar un paquete no sólo en 12 cuotas sino, incluso, a lo largo de 24 meses. Esto se ha convertido en un factor decisorio para muchos que estaban evaluando viajar”, aseguró Tomás Ryan, ex presidente de la Aaavyt y director de Ryan´s Travel.

En el caso de Despegar, por ejemplo, ofrece la posibilidad de cancelar la compra en 18 cuotas sin interés. Pero “estira” el beneficio hasta las 24 si la operación se realiza a través de una aplicación móvil (ver imagen).

En medio del debate por el déficit que acarrea la gestión, Aerolíneas Argentinas también se sumó a la fiesta, con una promo que lanzó junto a Banco Macro y que permite adquirir pasajescon una bonificación del 10% y la posibilidad de pagarlo en 18 meses (ver imagen).

El menú de financiamiento de la agencia AlMundo.com (ex Asatej) también ha crecido en alternativas: ofrece entre 9 y 18 cuotas con tarjetas de crédito de un amplio abanico de entidades, como el BBVA Frances, ICBC, Superivelle, Hipotecario, Provincia y Ciudad, por nombrar algunos.

Garbarino Viajes es otro de los jugadores que está peleando por una porción del negocio. Para ello, promociona su alianza con 19 bancos, que le permiten ofrecer planes de pago hasta en 18 meses (ver imagen).

Adelanto de consumo y revival
La tendencia por la cual más argentinos optan por hacer turismo internacional está relacionada con el dólar barato y el adelantamiento del consumo.

El año electoral le dificulta al Gobierno avanzar en una corrección del billete verde. Esto es visto por los particulares como una suerte de «seguro de cambio» hasta las elecciones.

Lo que pueda pasar de ahí en más es una incógnita y es por eso que muchos aprovechan a concretar hoy lo que no saben si podrán pagar mañana.

Los discursos electorales por parte de algunos precandidatos respecto del levantamientodel cepo (que induciría a un fuerte incremento del precio de la divisa estadounidense) hace que una parte de la sociedad se anticipe al ajuste comprando paquetes.

Desde la Asociación de Viajes, bajo estricto off the record, admitieron que, para muchos argentinos, la posibilidad de contratar ahora y cancelar en pesos -en un escenario de atraso cambiario-, funciona como un aliciente y empuja a los particulares a cerrar operaciones.

“Con el turismo internacional está empezando a darse algo parecido como lo que se observara a fines de 2013 con los autos importados: cuando parecía que venía una devaluación o el impuesto, hubo un adelantamiento de las ventas”, completó la fuente.

Este “combo”, que incluye tipo de cambio barato y las posibilidades de un mayor ajuste, no está completo si no se observa también la creciente demanda de billetes verdes.

Si se considera la salida por ventanillas oficiales del llamado «dólar ahorro» más el total que se consume en el exterior vía tarjetas de crédito, se observa que el Banco Central ya resignómás de u$s3.500 millones (ver cuadro).

Esta cifra, a modo comparativo, representa el cupo asignado a la industria automotriz y a la electrónica de Tierra del Fuego para importación a lo largo de diez meses.

Según Dante Sica, director de la consultora Abeceb, “en este 2015 electoral, las autoridades se valdrán de todos los instrumentos que le permitan potenciar el consumo. Entre los más importantes estará, sin dudas, el atraso cambiario, estrategia cuyos beneficios electorales no pueden discutirse. Se estima que este año el Ejecutivo gastará más de dos superávits comerciales en financiar la demanda de divisas para atesorar o viajar”.

Puesto en cifras, esto equivaldría a más de u$s11.000 millones. Incluso, ya hay estimaciones de consultoras que señalan que podría superarse el techo de u$s13.000 millones.

Para el analista, “mientras los importadores continúan atravesando graves dificultades para el acceso al mercado cambiario oficial, el BCRA ya vendió cientos de millones de dólares para satisfacer las necesidades de ahorristas o turistas, con el objetivo de estimular un buen clima preelectoral”.

Bajo la óptica de Sica, “esta herramienta que han elegido las autoridades para impedir que suba la brecha entre el dólar oficial y el paralelo resulta muy inequitativa, ya que las importaciones son esenciales para mantener el nivel de oferta agregada y por ende, elempleo”.

Sin embargo, desde la consultora Economía & Regiones, hicieron hincapié en las razones por las cuales el Gobierno coloca a los ahorristas y turistas en el primer lugar de la fila.

“El Ejecutivo prioriza la estabilidad financiera en detrimento del nivel de actividad”, básicamente porque “es mucho más ´barato´ venderle dólares a los ahorristas y turistasque darle a los importadores y a la industria todas las divisas que requieren, ya que esto último implicaría una merma importante de reservas para el BCRA”, afirman.

Además, los analistas de E&R agregaron que dejar de vender dólares o tratar de achicar la cuenta turística, para entregarle más billetes verdes a los importadores y a la industria, no se traduciría necesariamente en una economía más dinámica. “Esto, por sí sólo no aseguraque se pueda apuntalar el nivel de empleo y actividad”, señalaron.

Por el contrario, consideraron que “las reservas caerían más, impulsando la suba del paraleloy también de la brecha, lo que abortaría el plan de estabilidad financiera, haciendo caer aun más el nivel de actividad”.

Así las cosas, el sostenimiento de la “pax cambiaria” -que deja en desventaja a economías regionales e industrias-, se “retroalimenta” de aquellos ahorristas y turistas que, al no encontrar nuevas trabas, viajan o atesoran y colaboran para no fogonear al blue.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/210578-Dlar-barato-show-de-cuotas-y-subas-de-salarios-reviven-el-auge-de-argentinos-por-ir-de-shopping-al-exterior?page_y=0

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *