El Banco Central Aprobó la Venta de Finansur

El Banco Central aprobó ayer la compra del Banco Finansur por parte del Grupo Indalo. El holding propiedad de Cristóbal López había adquirido en marzo de 2012 el 70 por ciento del paquete accionario de la entidad financiera. Sin embargo, la autorización del Central se hizo esperar ante la posibilidad de eventuales inconsistencias en la operación, por tratarse de un grupo empresario con actividad en el juego de azar. Tras tres años de análisis, el directorio del Central resolvió “no formular objeciones a la transferencia de las acciones”, con lo que se aprobó la estructura accionaria. López tendrá dos directores y los Sánchez Córdova –dueños originales de la entidad–, tres. El banco seguirá siendo conducido por Jorge Sánchez Córdova durante los próximos dos años, mientras que el Central llevará a cabo una “supervisión reforzada” sobre la entidad, según señalaron desde el organismo.

López es dueño de la cadena de estaciones Oil, dirige doce casinos, maneja el Hipódromo de Palermo y expandió sus negocios a la industria de alimentos. Hasta su llegada, Finansur se dedicaba a prestarles a grandes empresas y pymes. Los Sánchez Córdova controlan el banco desde hace 30 años. Actualmente, la entidad de capitales nacionales con más de 30 años de trayectoria presta servicios de banca minorista, corporativa y mayorista, operaciones bursátiles con acciones, valores de deuda, fideicomisos y contratos en futuros.

Los negocios de López en el juego requirieron un análisis más exhaustivo de la operación. Según explicaron desde la autoridad monetaria, la respuesta de la Unidad de Información Financiera (UIF) al requerimiento del Central fue que “no existe en la legislación de la UIF ni en la del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) un artículo que impida la operación de compra”. No obstante, la entidad se mantendrá bajo un esquema de “supervisión reforzada” por parte del BCRA, lo que implica que se controlará de cerca sus activos.

La adquisición, por la que Indalo habría desembolsado unos 125 millones de pesos, se realizó el 6 de marzo de 2012 y contempló la cantidad de 19.294.871 acciones nominativas de un peso de valor nominal y un voto por acción, junto con la cesión de los derechos, por la cantidad de 29.050.000 obligaciones negociables. El 30 por ciento restante del paquete accionario quedó en manos de la familia Sánchez Córdova. Por su parte, los Sánchez Córdova habían firmado un contrato, según la información remitida en su momento a la Bolsa, para seguir conduciendo la firma financiera durante los dos años subsiguientes a la autorización del Central.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-272710-2015-05-15.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *