Empresarios piden que los gobiernos sean éticos y no se apropien del Estado

Los representantes de las principales cámaras empresarias y compañías del país estuvieron tres meses discutiendo sobre ciencias políticas, derecho y constitucionalidad, todas ramas ajenas a sus negocios específicos, pero que expresan su preocupación por cómo se ve afectada su actividad.

Hace unas semanas llegaron a una conclusión: quieren que el próximo gobierno sea el primer tramo de un camino que conduzca hacia la construcción de un Estado más eficaz, ético, que no funcione como botín de guerra de un gobierno y respete los ámbitos privados de decisión. En ese proceso, dejaron críticas a las administraciones de Néstor y Cristina Kirchner, a quienes acusan de discrecionalidad, presión sobre otros poderes que deberían actuar de manera independiente, erosión del rol del Congreso y falta de federalismo.

Ésas fueron algunas de las premisas que esbozaron ayer los líderes del Foro de Convergencia Empresarial, que reúne a casi 70 entidades. Miguel Blanco y Guillermo Lipera (IDEA); Claudio Cesario (ABA); Jaime Campos (AEA); Luis Miguel Etchevehere (SRA); Adolfo Ablático y Orlando Ferreres (ACDE), y Fernando Frávega y Máximo Fonrouge (Colegio de Abogados) presentaron un documento titulado «El rol del Estado y el buen gobierno republicano».

El texto recuerda que «Estado y gobierno no son sinónimos», que la «ciudadanía no debería permitir que los gobiernos se apropien del Estado», que «su actuación debe circunscribirse al respeto irrestricto del orden jurídico y de las instituciones en detrimento de la arbitrariedad», que «la actuación estatal debe afectar en el menor grado posible la libertad y la responsabilidad personal» y que «debe ser respetado el ámbito propio de decisión de las empresas privadas».

Aunque no lo dicen de manera explícita, las conclusiones del empresariado parecen hechas en oposición a lo que ocurrió durante el kirchnerismo. Campos dio una pista bastante certera de eso. «De todos los puntos que mencionamos en el documento, el Estado los cumple de manera ineficaz o no los está cumpliendo», explicó. Entre los ejemplos, citó el caso de la Justicia y el avance del oficialismo sobre el juez de la Corte Suprema Carlos Fayt. «No puede haber república sin división de poderes ni justicia independiente», opinó.

De todas maneras, aclaró que «para el empresariado la existencia del Estado es fundamental. Sin él no hay desarrollo».

Lipera resumió uno de los puntos más fuertes del documento. «Buscamos romper con el paradigma de que los empresarios queremos un Estado bobo. Pero también queremos romper con el mito de que el que gana se lleva todo», dijo.

«Hay que revalorizar la labor del Congreso», reclamó Fonrouge para criticar la ley de emergencia económica, uno de los blancos preferidos ayer entre los empresarios. «La emergencia es sinónimo de discrecionalidad y de corrupción», lamentó. Los empresarios coincidieron en señalar el manejo discrecional del presupuesto nacional por parte del Poder Ejecutivo como la principal consecuencia negativa de esa ley.

Etchevehere sintetizó los efectos en la economía que derivarían de cumplir con los principios que esbozaron los empresarios. Según su interpretación, «todo esto desemboca en el compromiso de inversión del sector privado para crear tres millones de puestos de trabajo formales» en diez años.

Los empresarios se negaron a confesar su simpatía por Daniel Scioli, Mauricio Macri o Sergio Massa, los precandidatos a la presidencia con mayores chances de alcanzar el cargo según las encuestas. Se limitaron a decir que su propuesta puede ser aceptada sin sobresaltos por cualquiera de los tres. Según Cesario, por ejemplo, todo se resume en que está «faltando el respeto irrestricto a la legalidad».

Ablático aprovechó la ocasión para retrucar. «Me gustaría saber cuáles son las plataformas de los candidatos, porque hasta ahora no las conocemos. No podemos decir que una cosa nos gusta más que otra», reprochó.

El dirigente de ACDE apuntó a la persistencia de los planes de ayuda social: «Las políticas de asistencia son buenas para atender la coyuntura, pero si se mantienen en el largo plazo son la medida del fracaso de una política. Así no se combate la exclusión. Eso se consigue con educación, inversión y trabajo», argumentó.

Algunos movimientos que se desplegaron el último año, sin embargo, aportan datos sobre la relación del empresariado con quienes tienen aspiraciones presidenciales. El 26 de noviembre del año pasado, en otro encuentro del Foro, cruzaron palabras con Macri y con Massa. Pero hasta ahora no lograron que Scioli los atendiera.

Anteayer difundieron el documento entre los candidatos a presidente, diputados y senadores. Las autoridades del foro lo enviaron como material de trabajo para la discusión. Dicen que es en términos «colaborativos». Etchevehere remarcó que no está escrito en piedra ni es palabra santa.

La discusión escaló hasta la suspensión del Boca-River, el jueves de la semana pasada, debido a los incidentes. Para Blanco, fue un reflejo de la sociedad que excede a los clubes de fútbol. Todos coincidieron.

LA IDONEIDAD DEL FUNCIONARIO, EN DUDA

¿Apropiadores?

«La ciudadanía no debe permitir que los gobiernos -nacional, provinciales y municipales- se apropien del Estado»

Funcionarios éticos

«El Estado debe ser también una persona ética por excelencia y a los gobernantes les cabe la responsabilidad de actuar de manera ejemplar»

Entes profesionales

«[Se deben] fortalecer los entes reguladores de los servicios públicos con profesionales independientes e idóneos»

Funcionarios capaces

«[Se debe] impulsar una burocracia competente, de alto calibre profesional y ético, seleccionada de modo transparente y en base a mérito»

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1794241-empresarios-piden-que-los-gobiernos-sean-eticos-y-no-se-apropien-del-estado

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *