La Argentina enfrenta a Griesa en otro juicio

La Argentina parece condenada a chocar varias veces con la misma piedra (o el mismo tribunal). Una demanda contra el país e YPF por la estatización de la petrolera, que aún no fue cuantificada, pero que se estima que será millonaria, acaba de ser presentada en Estados Unidos por un gigantesco estudio de abogados dedicado a comprar juicios en cualquier parte del planeta. Por sugerencia de los demandantes, el expediente recalóen el despacho del juez Thomas Griesa, el más criticado por el gobierno de Cristina Kirchner debido a su fallo en favor de los fondos buitre.

El mes pasado, Burford Capital Limited, un megabufete con activos por más de 500 millones de dólares, presentó en la Corte del Distrito Sur de Nueva York una demanda contra la Argentina por el supuesto incumplimiento de compromisos asumidos con accionistas de YPF. El Gobierno enfrenta la acusación de no haber respetado el estatuto de la empresa en el momento de la estatización, en abril de 2012.

Los reglamentos de YPF indican que cualquier adquisición de una porción de control de la petrolera (como la que tomó el Estado, del 51%) obliga a hacer una oferta por todas las acciones, algo que no ocurrió.

Burford encabezó la demanda a través de las firmas Petersen Energía Inversora y Petersen Energía, que la familia Eskenazi había creado en España junto a otra bajo las leyes australianas con la intención de esquivar el riesgo argentino y obtener créditos de Repsol (la anterior controlante de YPF) para comprar una parte de la compañía, en 2008.

Tras la estatización, ambas empresas quebraron y la justicia española les vendió la posibilidad del juicio a quienes hoy querellan contra el país para sumar fondos y pagarles a los acreedores.

La familia local, por su parte, perdió relación con ambas compañías.

La demanda de Burford se presentó en Nueva York el 8 del mes pasado. Según el expediente, que vio LA NACION, el mismo día fue referido al juez Griesa.

Un documento presentado por Petersen Energía y Petersen Energía Inversora pide que sea tratado por el magistrado neoyorquino porque le había tocado un caso que los demandantes consideran relacionado. Se refieren a una demanda que presentaron Repsol y el fondo Texas Yale Capital Corp en mayo de 2012, días después de la estatización de la petrolera. La causa se terminó por acuerdo voluntario entre las partes en mayo del año pasado.

Fuentes que asesoran al Estado en este tema consideran que se trata de un antecedente favorable para el país y que el litigio debería definirse sin sobresaltos para la Argentina. Sin embargo, el contexto en esta ocasión parece ser distinto. Sucede que Repsol retiró la demanda luego del acuerdo con el Gobierno por el cual recibió 5000 millones de dólares en bonos por el pago de sus acciones expropiadas. Ahora, en cambio, Burford compró el litigio con la intención de sacarle el mayor provecho posible.

El 21 de abril Griesa cedió el caso al juez Frank Maas. Según fuentes judiciales, aún en una etapa incipiente, se trata de un procedimiento habitual en la justicia norteamericana.

Maas actuará como «juez magistrado», encargado de cuestiones preliminares como, entre otras cosas, cursar los pedidos de información. Luego el juez principal, en este caso Griesa, definirá sobre las cuestiones sustanciales.

El 12 de este mes, los demandantes pidieron que el juzgado acepte como abogado a Reginald R. Smith (con matrícula de Texas, otro distrito). En la jerga de los tribunales, se considera un tiburón de la profesión, especializado en disputas globales. Maneja esa área en el estudio King & Spalding. Hasta el momento, el último punto del expediente es la autorización de su ingreso en el caso, que fue autorizado por Griesa en una nota del jueves pasado.

ESTATUTO Y ESTATIZACIÓN

Los demandantes aprovecharon algunas desprolijidades del Gobierno al momento de la estatización de YPF. Algunas de ellas están explícitas en la queja inicial que abre el expediente.

En las semanas anteriores a la decisión, cuando el Gobierno aún evaluaba opciones para comprar la empresa, el ministro de Economía, Axel Kicillof, por entonces número dos de esa cartera en el organigrama, y su equipo notaron el problema del estatuto de YPF.

La conclusión fue que adherirse al reglamento de la empresa implicaría para la Argentina la obligación de hacer una inversión millonaria para quedarse con toda la compañía cuando, en la práctica, el Gobierno sólo quería la porción de control. Kicillof lo reconoció días después en una presentación ante el Senado. «Créanme que si uno quería comprar acciones para entrar a la compañía y pasaba el 15%, pisaba la trampa del oso y tenía que comprar el 100% a un valor equivalente a US$ 19.000 millones. ¡Porque los tarados son los que piensan que el Estado tiene que ser estúpido y comprar todo según la ley de la propia YPF, respetando su estatuto!», aseguró. Son algunas de las palabras que eligieron los demandantes para justificar que el país no cumplió con las leyes.

El 16 de junio del año pasado, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó tratar la disputa entre la Argentina y los fondos buitre. Eso convalidó el falló de Griesa a favor de NML, Aurelius, Blue Angel y otros inversores por el pago de una parte de deuda argentina en default por más de US$ 1600 millones.

Desde ese momento, la presidenta Cristina Kirchner y más aún el ministro de Economía, Axel Kicillof, iniciaron una peregrinación internacional para denostar el funcionamiento del sistema financiero, la decisión de Griesa y el apetito de los fondos buitre, quienes a su vez se interpusieron en cuestiones relacionadas con el país, como las emisiones de deuda.

UN NUEVO CONFLICTO EN NUEVA YORK

Juicio, se vende

Tras la estatización de YPF, Petersen Energía Inversora y Petersen Energía, creadas por los Eskenazi en España, quebraron. La justicia de ese país vendió un posible litigio al estudio Burford. El megabufete presentó la demanda en los tribunales de Nueva York en abril. Sugirieron que Griesa tomara el caso porque había manejado uno similar antes

Expectativas diferentes

Pese a los reveses de la Argentina ante el tribunal de Griesa, asesores del Gobierno consideran que esta vez la demanda debería llegar a buen puerto sin sobresaltos para el país. Apoyan esa afirmación en un caso de 2012, tras la estatización, que las partes desistieron continuar tras el pago a la española Repsol de 5000 millones de dólares

El problema del estatuto

Los demandantes reclaman que el Gobierno y la empresa no respetaron el estatuto de YPF al momento de la estatización. Sus reglamentos indican que si hay una oferta por un paquete de control debe extenderse al resto de los accionistas, algo que no ocurrió. El ministro de Economía, Axel Kicillof, lo reconoció ante el Senado

Con la colaboración de Rafael Mathus Ruiz, en Nueva York.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1794897-la-argentina-enfrenta-a-griesa-en-otro-juicio

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *