Las empresas de América latina que están en el centro del escándalo de fraude, corrupción y lavado de la FIFA

No solo los funcionarios de la FIFA se vieron implicados en las acusaciones que el FBI reveló esta semana sobre supuestos sobornos por u$s150 millones, corrupción y lavado de dinero en torno al negocio del fútbol.

También organismos deportivos e importantes empresarios latinoamericanos son señalados en lo que la prensa mundial denominó como el «FIFA Gate».

Una de estas empresas es Traffic Group, es una de las mayores firmas de marketing deportivo del planeta. Su propietario es el brasileño José Hawilla, a quien algunos llaman «el dueño del fútbol» de su país.

Otras dos, según relevó la cadena BBC, son las argentinas Torneos y Competencias, presidida por Alejandro Burzaco, y Full Play Group, de Hugo y Mariano Jinkis.

Son compañías que negocian los derechos de transmisión de los partidos de los torneos más importantes, como la Copa Libertadores, la Copa América o el Mundial Brasil 2014.

Pero los datos divulgados por el Departamento de Justicia de EE.UU. comenzaron a arrojar luz sobre la forma en que actuaban esos ejecutivos.

«Son grandes empresas envueltas en grandes negocios, pero la dimensión de eso sólo lo saben ellas y quien hizo negocios con ellas», señaló Pedro Trengrouse, un profesor de marketing deportivo en la Fundación Getulio Vargas, una universidad brasileña de elite.

«Son empresas privadas, que no tienen balances publicados en bolsa, que no divulgan sus contratos. Ahora con las investigaciones vamos a descubrir cuál era su tamaño real», dijo Trengrouse a BBC Mundo.

Empresarios en la mira
Con 71 años, el brasileño Hawilla destapó con su testimonio muchos de los negocios bajo la lupa de EE.UU., tras firmar con la fiscalía un acuerdo de colaboración y devolución de u$s151 millones.

Los cargos que pesan sobre este ex periodista que hace 30 años se dedicó a Traffic, incluyen fraude electrónico, lavado de dinero y obstrucción de la justicia.

Su firma obtuvo derechos de publicidad y transmisión de TV de la selección de Brasildurante los años en que su amigo Ricardo Teixeira presidía la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), entre 1989 y 2012. También logró derechos de torneos organizados por las confederaciones de fútbol de Sudamérica (Conmebol) y América del Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf), incluida la Copa América.

A Hawilla se le atribuye además el haber participado en las negociaciones del contrato que la empresa de ropa deportiva Nike alcanzó para vestir a la selección brasileña desde 1996, acuerdo ahora cuestionado por el FBI. La compañía comunicó que está colaborando con las autoridades.

Traffic también compró derechos de futbolistas y posee equipos de fútbol en Portugal y Estados Unidos, donde tiene su sede. Los derechos internacionales de TV del Mundial Brasil 2014 también fueron negociados en exclusiva por Traffic.

Y la firma siguió facturando después de la renuncia de Teixeira a la CBF en medio de acusaciones de corrupción, remarcó la BBC.

Tras haber ofrecido su testimonio, Hawilla permanece en EE.UU. en libertad y «apoya las investigaciones, habiendo prestado las aclaraciones debidas a las autoridades», señaló su abogado José Luiz de Oliveira Lima en el diario O Globo.

Argentinos temen ir a la cárcel
Los empresarios argentinos señalados por la investigación del FBI podrían no correr la misma suerte que su par brasileño.

Claro que los implicados no eran desconocidos. De hecho, la relación de Hawilla con sus competidores argentinos no siempre fue la mejor: Traffic llegó a demandar a la Conmebolen una corte de la Florida, reclamando los derechos de la Copa América que habían pasado a Full Play después de 2011. Pero el conflicto se saldó repartiendo la torta, según se desprende de la acusación estadounidense.

Traffic, Full Play y Torneos y Competencias crearon el 21 de mayo de 2013 una empresa denominada Datisa, señala el documento que relevó la BBC. Y agrega que cuatro días más tarde, Datisa obtuvo de la Conmebol los derechos comerciales a nivel mundial para las ediciones de la Copa América a celebrarse entre 2015 y 2023.

El contrato decía que el acuerdo era por u$s317,5 millones. Pero la acusación agrega que «Datisa acordó pagar u$s100 millones en sobornos a funcionarios de la Conmebol, los cuales eran todos también funcionarios de la FIFA». Y especifica que los pagos se harían en cuotas de u$s20 millones por cada edición de la Copa América, a dividirse cada una en partes de u$s3 millones para los presidentes de la Conmebol, la CBF y Asociación del Fútbol Argentino (AFA), y de u$s1,5 para los presidentes de otras siete federaciones sudamericanas.

«Todos podemos resultar perjudicados por esto… Podríamos terminar en la cárcel», anticipó Burzaco al reunirse con sus socios de Datisa en el sur de la Florida unos días después de crear la empresa para discutir cómo se pagarían los sobornos, señala la investigación.

Tras divulgarse el informe, la justicia estadounidense reclamó a Argentina la detención de ambos empresarios Jinkis y de Burzaco. Y el juez que recibió el pedido rechazó la solicitud de excepción de prisión que le formularon los acusados.

El argentino Alejandro Burzaco, presidente de la empresa de medios deportivos Torneos y Competencias, fue imputado en el escándalo de corrupción de la FIFA. La empresa tiene como cliente al gobierno argentino, que la contrata para emitir el fútbol local por TV y le pagó por los derechos de transmisión del Mundial Brasil 2014 y la Copa América entre otros eventos.

Su presidente Burzaco fue además cercano a Julio Grondona, el poderoso vicepresidente de la FIFA que dirigió la AFA por 35 años y era considerado el «dueño» del fútbol argentino hasta su muerte el año pasado.

Ahora las autoridades argentinas no descartan pedir la «intervención judicial de Torneos y Competencias» por el escándalo de la FIFA, según confirmó el jueves el jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/212754-Las-empresas-de-Amrica-latina-que-estn-en-el-centro-del-escndalo-de-fraude-corrupcin-y-lavado-de-la-FIFA?page_y=0

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *