Argentina y Brasil se destacaron dentro del grupo de los 20

Caída de la desigualdad

Un informe del G-20, el FMI, la OIT y la OCDE destaca que los dos países más grandes de Sudamérica fueron los únicos de aquel grupo en lograr una reducción de la desigualdad social mediante una mayor participación de los trabajadores en el ingreso nacional.

En un contexto de crisis global y fuerte deterioro de los indicadores sociales en varios países del mundo, Argentina y Brasil se destacaron como los únicos miembros del G-20 que en la última década redujeron sus índices de desigualdad a través de una mejora en la participación de los trabajadores en el ingreso nacional. Así los destaca un informe difundido ayer por el Banco Mundial, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Según estos organismos, la Argentina se presenta como la que más reducirá su desempleo en los dos próximos años. “Se espera que la desocupación baje 1,4 punto porcentual, de una estimación para este año de 8,1 a 6,7 por ciento en 2017”, dice el informe.

Desde el estallido de la burbuja de las hipotecas subprime en 2008, los principales países del mundo apenas lograron, y no en todos los casos, estabilizar sus niveles de crecimiento económico. Pero son muy pocos los que pudieron mantener sus estrategias de inclusión (los que la tenían previamente). Por lo general, a la debacle financiera la acompañaron políticas de salvataje a bancos y ajustes presupuestarios, que sólo intensificaron los niveles de desigualdad. Argentina logró amortiguar el impacto recesivo de la crisis global con estímulos al mercado interno. En ese contexto se inscriben medidas la creación de la Asignación Universal por Hijo y el Progresar, los planes de pago en doce cuotas y los controles de precio.

De acuerdo con el informe “La desigualdad de ingresos y la participación en el ingreso laboral en los países del G-20: tendencias, impactos y causas”, que elaboraron los citados organismos multilaterales, entre los países emergentes, solo la Argentina, Brasil, México y Turquía la redujeron, mientras que entre las naciones desarrolladas, únicamente lo hizo el Reino Unido. El documento destaca que, de esos seis casos, Argentina y Brasil son los únicos donde la reducción en la desigualdad fue combinada por un aumento en la participación de los trabajadores en el ingreso nacional. En 2013 la participación de los trabajadores argentinos en el Producto Interno Bruto superó por primera vez en casi sesenta años el 50 por ciento.

En otro informe sobre mercados laborales, la OIT señala que la Argentina aparece como el país entre los miembros del G-20 que más bajará su desempleo en los próximos dos años y medio. Según las estimaciones de este organismo, hasta 2017 se espera que la desocupación baje 1,4 punto porcentual, de una estimación para este año de 8,1 a 6,7 por ciento en 2017, mientras que el promedio para el G-20 se mantiene sin cambios. Según la reciente cifra difundida por el Indec, el desempleo se ubica en un 6,6 por ciento para el segundo trimestre del año, lo que ubicó a la Argentina entre los países con menor tasa de desocupación en el mundo. Para las economías avanzadas la OIT espera una baja de 0,4 punto y para emergentes, una suba de 0,1.

“El contexto actual de débil crecimiento económico e insuficiente creación de empleo en los países del G-20 muestra un ciclo de escaso incremento de salarios y de ingresos que se retroalimenta y que genera un déficit de demanda agregada, falta de confianza y de inversiones de las empresas, así como una recuperación del mercado laboral insuficiente”, según el informe de la OIT. El documento destaca que desde el estallido de la crisis mundial en 2008 se “ha dado lugar a un déficit estimado de 50 millones de empleos en todo el G-20”. “El crecimiento de los salarios ha experimentado una desaceleración significativa que, unida al déficit de empleos, ha provocado una disminución de la participación del trabajo en la renta nacional y un incremento de las desigualdades en la mayoría de las economías”, agrega.

El informe señala que la desigualdad de los ingresos aumentó de manera significativa en los países del G-20 más avanzados. “Cada vez son más numerosas las pruebas de que la participación de la renta del trabajo en los ingresos ha seguido una trayectoria descendente en gran parte de los países del G-20 a lo largo de los últimos años”, agrega la OIT. La Argentina, Brasil, México, Turquía y el Reino Unido son los del G-20 que bajaron la desigualdad desde el 2000 medido como ingreso disponible, es decir, luego de la aplicación de impuestos y transferencias del Estado. Por el contrario, Australia, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, España y Estados Unidos aumentaron la desigualdad.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-281181-2015-09-08.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *