Dilma lanza un ajuste por R$26.000 millones y el real se recupera de su caída

El Gobierno brasileño anunció hoy una serie de medidas para revertir el déficit fiscal de 0,5% del PIB que prevé para 2016 y pasan por más recortes de gasto, que afectarán planes sociales, y un nuevo tributo a las operaciones financieras.

El mercado reaccionó de manera positiva a los anuncios y tanto la Bolsa paulista como el mercado de cambios reflejaron la entrada de dólares al país. En el momento del anuncio el Bovespa escaló posiciones y finalmente cerró con un alza de 1,9% a 47.281 puntos. El real, que había comenzado la rueda con una nueva devaluación, revirtió su tendencia y subió 1,63%, a 3,8138 unidades por dólar, marcando así su mayor alza desde el 10 de agosto, cuando trepó 1,86%.

Las medidas fueron anunciadas días después de que la agencia de riesgo Standard & Poor’s redujera la nota de Brasil al nivel BB+, o “bono basura”, lo que supuso retirarle el “grado de inversión”.

El paquete presentado ayer pretende revertir el déficit equivalente al 0,5 % del Producto Interno Bruto (PIB) previsto en el presupuesto nacional para 2016 y convertirlo en un superávit primario equivalente al 0,7% del PIB, que era la meta inicial del Gobierno, explicaron en rueda de prensa los ministros de Hacienda, Joaquim Levy, y de Planificación, Nelson Barbosa.

Los recortes del gasto llegarán por primera vez a áreas sociales, como un plan de viviendas populares y salud pública, y supondrán en conjunto un ahorro de 26.000 millones de reales (6.842 millones de dólares), dijo Barbosa.

El paquete de ajuste también plantea postergar de enero a agosto del año próximo la aplicación de un alza de salarios que se discute con los empleados públicos, por lo que Barbosa pidió la “comprensión” de los funcionarios ante el “difícil” momento que vive el país.

En el frente tributario, Levy explicó que una “medida central” será la creación de un nuevo impuesto a las operaciones financieras, con una tasa del 0,2 %, destinado “integralmente” a cubrir gastos de jubilaciones y pensiones.

Ese nuevo tributo, que igual que casi todas las medidas requerirá de la aprobación del Parlamento, será similar a uno eliminado hace ocho años por presiones de la oposición y que tasaba en 0,25 % cada operación financiera realizada en el país para financiar el sistema de salud.

Además, según indicó Levy, las medidas contemplan una eliminación o reducción de beneficios fiscales otorgados al sector exportador y a la industria química, entre otras.

En conjunto, según los cálculos del equipo económico, las nuevas medidas tributarias aumentarán la recaudación en cerca de 40.000 millones de reales (u$s10.526 millones) que, junto con el recorte del gasto, ayudarán a obtener el superávit fiscal primario del 0,7% que el Gobierno se ha trazado como meta para 2016.

Barbosa sabe que muchas de las medidas dependerán de la aprobación del Congreso, pero explicó que ya han sido discutidas con líderes parlamentarios, empresarios y con el “grueso de la sociedad”, con lo cual confía en que no encontrarán obstáculos

Levy busca acuerdos con otros bloques

El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, respaldó ayer la firma de acuerdos de libre comercio con otros bloques, pese a que Brasilia requiere el consenso del Mercosur para establecer convenios de ese tipo, mientras se espera el intercambio de ofertas con la Unión Europea.

El funcionario expresó su apoyo a la “discusión sobre nuevos acuerdos de libre comercio y la convergencia hacia los patrones establecidos por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo de la ONU)”. Para Levy, estos tratados comerciales se complementan con el ajuste anunciado.

 

Fuente: http://www.diariobae.com/notas/96520-brasil-anuncia-un-plan-de-austeridad-para-capear-la-crisis.html

compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *